Próxima reseña:

Próximas reseñas:

Un lugar a dónde ir, María Oruña.

miércoles, 2 de diciembre de 2015

Revival, Stephen King.

El argumento: Jamie Morton es un niño cuando la sombra del nuevo pastor de la iglesia de su pueblo se cierne sobre él mientras juega con sus soldaditos, a partir de un hecho tan trivial como este, la vida de Jamie quedará unida a la del pastor Charles Jacobs, que siente una fascinación por los experimentos con electricidad que le llevará a seguir por caminos muy diferentes una vez que abandona la iglesia.

Mi opinión: Tengo que decir una vez más que el señor King es mi escritor fetiche y que me gusta muchísmo casi todo lo que escribe y esta novela no podía ser menos.  

Siempre me ha fascinado la capacidad de King para inventarse vidas enteras, el cómo coge un personaje desde que es un niño y nos hace acompañarle durante todo el largo de su vida. Por poner un ejemplo; en casi cualquier otra novela de otros autores, el tramo de vida del personaje que vemos es en el que se refleja la acción que se narra en la propia novela, como ver la vida del vecino por la ventana, que solo podemos ver el trozo que la ventana abarca. En cambio, con el señor King, es como si tuviéramos cámaras dentro de la casa del vecino, una máquina del tiempo para viajar a su pasado y hasta una cámara grabando sus sueños cuando duerme. Su estilo es inconfundible y por eso me fascina.

En esta ocasión tenemos al personaje principal, que al arranque de la historia es un niño de seis años y que conoce al pastor Charles Jacobs cuando la sombra de él le cubre mientras juega con sus soldaditos en el patio de su casa. A partir de ahí, la vida de este niño y posterior hombre, se verán íntimamente unidas y se irán encontrando con cierta regularidad, aunque Jaime no quiera, aunque llegue un punto de la historia en que llega a odiarle con todas sus fuerzas, no le queda más remedio que acudir a su llamada cuando Jacobs le reclama a su lado.

Charles Jacobs llega al pueblo para hacerse cargo de la iglesia, poco tiempo después se le unen su bella esposa y su hijo pequeño, como familia se ganan en seguida las simpatías y el respeto de la comunidad de un pueblo de Nueva Inglaterra. Pero a los pocos años de vivir allí, una tragedia cambiará tanto y de forma tan radical la vida de Charles Jacobs que hará que rompa con todo y que se aparte de la fe y se vuelque completamente en su "hobby" de hacer experimentos con electricidad. 

Luego nos volcamos en la vida de Jamie durante muchos años, le vemos crecer, madurar, hacerse músico y caer de cuatro patas en el mundo de las drogas y cuando parece que por fin ha tocado fondo y que de ahí no puede más que subir, pues el grupo con el que tocaba le ha dejado abandonado en un hotel de mierda tras pasarse muchísimo con las drogas, vagando por la feria del pueblo, se encuentra por sorpresa con su antiguo pastor y le reconoce inmediatamente. 

Los experimentos del antiguo pastor con la electricidad han avanzado tanto, que aunque usa trucos de para ganarse el dinero de la gente en las ferias, su verdadero interés está en la sanación mediante la electricidad. Y es a la gravísima drogadicción de Jamie a dónde aplicará su poder y conseguirá sanarlo en una sola sesión. 

Pero Jamie ya no es el mismo Jamie. No es la misma persona, tiene como una especie de ecos, empieza a padecer sonambulismo y movimientos repetitivos involuntarios, aunque a veces puede pasar meses entre crisis. 

Jacobs le ayudará a encontrar un nuevo empleo y a encaminar su vida, pero a cambio de salvar su vida, se reserva el derecho de contar con él cuando llegue el momento de realizar el experimento final, y aunque para entonces Jamie no quiere saber nada de Jacobs porque ha investigado mucho y descubierto que muchos de los enfermos que fueron sanados como él también tienen efectos secundarios, se ve obligado a acudir y a observar el número final. 

Hay una frase en la contraportada, en la que se dice que este es el final más oscuro escrito por King, y bueno... no estoy muy de acuerdo, he leído finales que me han impactado mucho más, por ejemplo el de Un saco de huesos, o el de Cell. 

Pero como ya os he dicho varias veces, soy una fan acérrima de King y lo voy a recomendar siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina libremente. Respeta a los demás y sus opiniones. Se educado. Gracias por tu opinión.