Próxima reseña:

Próximas reseñas:

Un lugar a dónde ir, María Oruña.

viernes, 30 de septiembre de 2011

Registro en proceso.

Me ha llevado dos semanas hacerlo, pero he terminado hace un rato de leer, repasar y corregir mis tres manuscritos que yo considero que están terminados.
Es curioso cuando pasa el tiempo y vuelves a leer algo que escribiste, es una sensación extraña, a mi me ha impresionado volver a leer el tercer manuscrito en particular. Los otros dos ya los tengo escritos desde hace más tiempo, los he releído más veces y les he hecho más cambios, pero al tercero no. El tercero lo terminé de escribir hace como un año, lo monté y lo leí ya de una pieza y lo guardé porque me puse a escribir inmediatamente el borrador de lo que sería mi cuarta historia.
Esta cuarta historia está pasando por horas bajas desde hace meses y la tengo abandonada, pero presente; me suelo acordar de ella y quiero hacer un día el esfuerzo de dejar de leer libros de otros y ponerme otra vez a escribir los míos.
No sé cómo escriben los demás, pero yo soy un poco peculiar, en lugar de escribir en un documento de texto enorme y tenerlo todo a mano o a un gesto de ratón, me resulta más cómodo escribir en pequeños documentos de texto más cortos, algo así como si fueran capítulos. Pero antes de eso tengo que escribir a mano, si no escribo a mano no me llega la inspiración. Lo sé, sé que soy rarita, pero es una de mis manías y no las escribo todas porque son un montón y me dan hasta pereza.
De momento he solicitado mi Certificado Digital en la página de CERES, dentro de unos días iré a confirmarlo a la oficina de Hacienda más cercana y lo descargaré al llegar a casa y me pondré manos a la obra.
Espero que sea fácil, o que al menos a mi me resulte fácil, porque lo mío con el registro de mis manuscritos da para escribir por sí mismo otro libro.
En cuanto lo consiga escribiré un post bien escrito, con enlaces a todas las páginas de interés o que yo haya tenido que usar para hacer el registro de los textos y contando detalladamente los pasos a seguir.
Se me olvidaba decir que esto es en España.
Ahora sí que vuelvo al uso normal del blog y a leer y comentar libros de otros, en este caso "El secreto de la Creación" de Enric Balasch, que le tengo ganas desde hace mucho tiempo.

martes, 20 de septiembre de 2011

Corrigiendo.

Escribo esta entrada para darme un poco de tiempo y para explicar por qué tardará un poco en salir mi próxima entrada respecto al libro que tengo anunciado en la entrada del blog, en la sección de "Ahora estoy leyendo". He decidido, otra vez, hacer un esfuerzo y registrar mis manuscritos.
Tengo que aclarar que esta vez el esfuerzo será mucho menor, porque he descubierto que se puede hacer telemáticamente, o sea a través de Internet, lo cual va bien para mi pereza sublime y el paralizante miedo que me impide ir a Barcelona a hacerlo en persona, y por otra parte, pues queda mi enorme inseguridad, lo que me hace necesario el volver a leer una y mil veces de nuevo el montón de manuscritos y retocar de aquí y de allá una vez más.
Debería dejar estos defectos míos aparcados en un cajón, cerrarlo con llave y tirar la llave al fondo del mar, donde la marea lo pueda arrastrar y donde jamás vaya a poder encontrarla para no poder volver a abrir este maldito cajón. No sé si todas las personas que escriben con el ánimo y la intención de llegar a publicar algún día tiene esta aplastante inseguridad, pero es una verdadera angustia no estar nunca seguro de tus capacidades, y cuanto más escribes, más largo se te hace el momento de repasar tus manuscritos, porque cada vez tienes más cientos de hojas para leer.
Además de todo esto, sigo trabajando. Tengo muchos días de trabajo en los últimos meses y cuando no estoy trabajando estoy muy cansada y cuando no, me atrapa la tele y me quedo empanada viéndola. Menos mal que los programadores de tv de vez en cuando tienen la decencia de no programar nada interesante en los tropocientos canales de tdt y en mi casa podemos hacer una noche temática de tele apagada y lectura tranquila.
Pronto volveré a comentar libros, tengo muchas ganas de empezar con el de El Secreto de la Creación. Tiene muy buena pinta.

viernes, 9 de septiembre de 2011

El cuento número 13, Diane Setterfield.


El argumento: Margaret Lea ha vivido toda su vida entre libros, hija de un prestigioso librero antiguo, ella misma es toda una experta en literatura y hasta ha escrito algún que otro libro de biografías, algo que le fascina, las vidas de otros. Un buen día Margaret recibirá un curioso encargo, una famosa escritora ya anciana desea que sea ella quien escriba para el mundo la verdadera historia de su vida, por primera vez se enfrentará a escribir la biografía de una persona viva, copiarla de su propia voz, pero la señorita Vida Winter no es una escritora cualquiera... ni siquiera es una mujer cualquiera...

Mi opinión: Hacía mucho tiempo que no leía una novela así, El cuento número 13 se ha descubierto como una maravillosa y absorbente historia, es maravilloso que un libro me haga olvidarme del mundo que me rodea: dejar de oir la tv, que me tengan que repetir las cosas cuando me hablan... totalmente absorta en la lectura de la novela, y eso me encanta.
El estilo de la narración me ha gustado mucho, es muy evocador, te sientes dentro de la novela absolutamente y pese a tener más de cuatrocientas páginas no se me ha hecho larga, porque su pequeñísima letra se iba devorando. Es curioso como la autora ha conseguido que al lector le entren ganas de leer algo de Vida Winter, lástima que no exista.
Me gusta particularmente que, pese a la gran cantidad de personajes que aparecen entre sus páginas, prácticamente todas las historias quedan cerradas; siempre cabe la posibilidad de hacerse alguna que otra pregunta... ¿qué pasó con aquel cabo que el autor deja suelto? Pero lo cierto es que no he detectado ninguno, o si lo hay me ha resultado tan insignificante que lo he pasado por alto.
Me gusta hasta la portada, así que este libro para a estar automáticamente entre mis favoritos.
El perfil de la autora en Wikipedia, aquí.
Sólo añadir que yo, como seguro muchos otros lectores esperamos que la señora Settefield haga pronto otra intervención en el mundo literario.

jueves, 1 de septiembre de 2011

Escritores amables.

Hace unos meses leí y escribí la crónica del primer libro de una autora novel, que si bien es conocida como periodista, hacía su primera inmersión en el mundo de la literatura con el libro "La memoria del agua", hablo de Teresa Viejo.
La crónica quedó ahí, colgada, como tantas que hay de tantos libros como voy leyendo y comentando, pero un día me llegó un correo a la cuenta que tengo asociada al blog y que prácticamente nunca suele recibir nada.
He dedicado mi vida a la discreción y lo he conseguido, paso absolutamente desapercibida, tanto yo como mi blog, jeje.
Bien, pues en este mail, la mismísima Teresa Viejo me daba las gracias por la crítica que escribí sobre su novela, que le había llegado por medio de su agencia y que le parecía un blog interesante (esto último puede ser claramente peloteo).
Es curioso cuando un autor se pone en contacto contigo y te comenta algo sobre lo que tú has escrito sobre su propia obra. Yo, que soy tímida y vergonzosa a más no poder, me sonrojaba mientras leía sus amables palabras y me ilusionaba cuando leía que deseaba no desilusionarme con su próxima novela.
Sé que todos somos de nuestro padre y nuestra madre, que todos no somos iguales y que esto es parte de la sal de la vida, pero me sorprendió gratamente que una autora se comunicase conmigo.
No diré que espero que se comuniquen conmigo muchos de los que critico, porque entre los que son extranjeros, los que ya fallecieron y los que no quedarían muy satisfechos con las crónicas que les he escrito, la cosa podría terminar como el rosario de la aurora.
Sólo quiero añadir una frase más:
-Gracias Teresa, por tu humanidad, simpatía y profesionalidad. Espero pronto tu nueva novela.