Próxima reseña:

Próximas reseñas:

Fin de guardia, Stephen King.

lunes, 20 de marzo de 2017

Quien pierde paga, Stephen King.

El argumento: "Despierte, genio."Así comienza la fascinante nueva novela de Stephen King sobre un lector fanático. El genio es John Rothstein, autor de culto y creador del personaje de Jimmy Gold. Morris Bellamy está fuera de sí no solo porque Rothstein haya dejado de escribir, sino también porque considera que el incorformista Jimmy Gold se ha vendido para dedicarse a la publicidad. Morris decide matar a Rothstein y vaciar su caja fuerte para llevarse un verdadero tesoro además del dinero: los cuadernos de notas de otra novela protagonizada por Jimmy Gold. Morris logra esconderlo todo antes de acabar en la cárcer por otro crimen terrorífico. Décadas más tarde, un chico llamado Pete Saubers encuentra el tesoro, y ahora son él y su familia a quienes han de salvar Bill Hodges, Holly Gibney y Jerome Robinson del vengativo y trastornado Morris cuando salga de la cárcel tras 35 años (texto de las portadillas). 

Mi opinión: Atención, esta entrada del blog puede contener espoilers, es un aviso por si aún no has leído este libro. 
Esta novela se presenta como la secuela de Mr Mercedes, pero puede leerse independientemente puesto que hace muy leves referencias al volumen anterior y a que la aparición de los personajes de Holly, Bill y Jerome es muy superficial. 
Según la sinopsis, Bill Hodges, Holly Gibney y Jerome Robinson han de resolver el problema de Pete Saubers, pero leyendo el libro he notado que Pete es perfectamente capaz de librarse de un asesino a sangre fría que lleva a varias víctimas a su cargo. 
El principio de la novela es impactante, cuando Morris y sus cómplices despiertan a John Rothstein con la intención de robarle los manuscritos y también el dinero, aunque a Morris la pasta es lo que menos le importa, se te pone la carne de gallina y vemos al más auténtico Stephen King en su manera de narrar con pelos y señales cada detalle de la escena. 
Pasan los años y mientras Morris está en la cárcel por otro delito que tendrás que descubrir leyendo el libro; Pete Saubers, un adolescente de aproximadamente 13 años, descubre sin querer el escondite donde Morris escondió todas las pruebas de aquel robo y asesinato, su familia está pasando por un momento terrible: la relación entre sus padres está a un hilo de romperse y su hermana Tina, unos años menor que él, está afectada por las continuas peleas y reproches de los que son testigos a diario ambos chicos. Su padre resultó afectado por el atropello del Mercedes en la feria de empleo y está tardando tanto en recuperarse que el nivel económico de la familia está cayendo a mínimos porque no puede volver a trabajar todavía y la madre aunque hace todo lo que puede, también está cansada de soportar todo el peso de la responsabilidad sobre sus espaldas. 
Pete decide hacer algo que, por una parte le honra y por otra te lleva a pensar en qué harías tú en la misma situación. Pete decide enviar periódicamente y de forma anónima el dinero a su familia en porciones iguales. Esta ayuda, este pequeño milagro anónimo hará que la presión que sus padres sienten por el peso de sus cargas se relaje y así se logre salvar la unión familiar. Pero todo lo que empieza ha de terminar y cuando pasados unos años el dinero se acaba, Pete intentará vender los manuscritos de Rothstein -de quién es un acérrimo fan- a un coleccionista privado que esté dispuesto a pagar mucho y a hacer pocas preguntas, para ello acudirá a la tienda de Andrew Halliday, antiguo amigo de Bellamy y que reconoce los cuadernos al instante y sabe qué son y de dónde proceden, aunque no sabe dónde han estado escondidos todos estos años. 
Y justo cuando Pete no podía tener más problemas, pues Halliday se descubre como un usurero que le intenta chantajear, Morris Bellamy sale de la cárcel con la libertad condicional y una única idea rondando su cabeza después de 35 años de espera... conseguir los cuadernos de John Rothstein y leerlos. 
Como dije al principio de la opinión, creo que si King hubiera seguido la historia sin introducir a Bill, Holly y Jerome también hubiera quedado redonda, puesto que la mayor parte de su aparición en la novela se reduce a perseguir a Pete por toda la ciudad, que a su vez va huyendo de Morris Bellamy. 
Como toque mágico final, el autor ha introducido de nuevo a Brady Hartsfield, que despertó del coma en las últimas páginas de la novela anterior y que permanece en estado vegetativo o no... Bill tiene la costumbre de visitarlo periódicamente sólo por estar seguro de que no se producen cambios en su estado, pero pronto empiezan los rumores de que en la zona cercana a la habitación de Hartsfield empiezan a moverse y a caer cosas de manera inexplicable. ¿Será que al reiniciarse el cerebro de Brady tras los golpes de la cachiporra que le dio Holly algo se ha activado en su interior y ahora tiene una suerte de telequinesia? 
Tendremos que esperar a la tercera entrega para ver cómo Stephen King desenreda y desarrolla este y otros cabos sueltos que quedan entre los dos libros ya publicados.

domingo, 19 de marzo de 2017

Mr Mercedes, Stephen King.

El argumento: Justo antes del amanecer, en una decadente ciudad estadounidense, cientos de parados esperan la apertura del a oficina de empleo. De pronto, imperceptible hasta que lo tienen prácticamente encima, un Mercedes surge de la fría niebla y atropella a todos los que se cruzan en su camino. Acto seguido, el conductor da marcha atrás y vuelve a arremeter contra ellos. El asesino huye dejando tras él 8 muertos y 15 heridos. 
Meses después, Bill Hodges, un policía jubilado obsesionado con este caso sin resolver, recibe una carta anónima de alguien que se declara culpable de la masacre. Brady Hartsfield vive con su madre alcohólica en la casa donde nació. Disfrutó tanto sintiendo la muerte debajo de los neumáticos del Mercedes que ahora quiere revivir la emoción (Texto de la contraportada).

Mi opinión: Lo primero que quiero comentar, como anécdota, es que me costó encontrar este libro en castellano, en el centro comercial donde siempre lo veía estaba en inglés y me llamó tanto la atención que lo busqué hasta conseguirlo a través de la página Iberlibro. 
 En esta novela, el genial Stephen King abandona un poco su vena terrorífica y se adentra en la novela policíaca, aunque evidentemente no falta el toque misterioso suyo tan característico. 
El argumento a mi me ha parecido estupendo, un tipo que está un poco a vuelta de todo pese a su juventud y que tiene la idea macabra de matar a gente, cuanta más mejor y para ello se vale de su poder de persuasión para conseguir un gran coche y aprovecha la feria del empleo para hacer un atropello múltiple y dar una gran campanada. Pero le puede la soberbia y cuando observa que pasa el tiempo y nadie le coge, que nadie sospecha de él ni un poquito... se pone en contacto con Bill Hodges para apuntarse el tanto de que él es el asesino del Mercedes y que es mucho más listo que los demás, pues nadie ha conseguido atraparle. Con lo que no contaba es que Bill, aunque retirado y en una forma física bastante precaria es un hombre muy listo y al enviarle esa misiva, se ha descubierto a sí mismo y les ha puesto tras su pista. 
Los personajes de King siempre me gustan, es una cosa invariable en todas sus novelas que todos los personajes estén vivos: tienen personalidad, pasado y presente, les tomas afectos u odios con facilidad y eso a mi particularmente me encanta. 
Como siempre recomiendo esta novela a los lectores aficionados a King y a su obra o a otros escritores similares, pues aunque cambie de temática su estilo propio es muy reconocible. 
La historia está muy bien narrada, el final es abierto, pero ya en el momento de comprar el libro sabía que la idea de King era la de hacer una serie, posiblemente una trilogía, con los mismos personajes  y que esta que nos ocupa -Mister Mercedes- es la primera entrega. 
En mi propia reseña analizaremos la segunda parte de esta serie, llamada Quien pierde paga.

martes, 7 de marzo de 2017

(Yo) Antes de ti, Jojo Moyes.

El argumento: Louisa Clark sabe muchas cosas. Sabe cuántos pasos hay entre la parada del bus y su casa. Sabe que le gusta trabajar en el café Buttered Bun y sabe que quizá no quiera a su novio, Patrick. Lo que no sabe es que está a punto de perder su trabajo o que son sus pequeñas rutinas las que la mantienen en su sano juicio. Will Traynor sabe que un accidente de moto se llevó sus ganas de vivir. Sabe que ahora todo le parece insignificante y triste y sabe exactamente cómo va a solucionarlo. Lo que no sabe es que Louisa está a punto de irrumpir en su mundo con una explosión de color. 
Y ninguno de los dos sabe que va a cambiar al otro para siempre.(Texto de la contraportada) 

Mi opinión: Atención, puede contener espoilers, lee con precaución si tienes intención de leer la novela sin que nadie te la sabotee. 
Esta es la quinta novela que leo de la misma autora, tras El viaje de las novias, El bazar de los sueños, La casa de las olas y Hasta siempre, mi amor.  Todas las anteriores me habían gustado sin ambages, gustado en general por su forma de narrar, por el tema escogido, por el carisma de los personajes, por reconocer su estilo propio historia tras historia, pero aquí Jojo Moyes se ha embarcado en una novela que trata un tema que estando bien entrado el siglo XXI sigue siendo un tabú en la mayoría de los casos, el suicidio asistido o eutanasia. 
Will era un triunfador, tenía todo lo que podía soñar, no sólo porque se lo trabajase a diario, sino porque además proviene de una familia con con excelente nivel económico, pero todo cambiará cuando sufre un accidente que le deja tetraplégico; es decir, prácticamente paralizado desde los hombros hasta los dedos de los pies, puede girar el cuello y tiene la cabeza en perfecto funcionamiento, pero apenas logra algún movimiento reflejo ocasional en algún dedo de una de sus manos. El hecho de pertenecer a un nivel acomodado económicamente, le permite disponer de los mejores tratamientos, visitar a los mejores especialistas y usar las mejores sillas de ruedas motorizadas a la venta, con tal de disponer mínimamente de su propia independencia, pero eso no ha evitado que no tenga deseos de vivir, incluso que haya intentado suicidarse torpemente, ya que no puede apenas moverse, por lo que ha decidido en contra de la voluntad de su familia, desplazarse hasta Ginebra y administrarse la eutanasia. Para él la vida carece de sentido, no es capaz de resignarse a vivir así, a pesar de disponer de las "máximas comodidades" dentro de lo que cabe, no puede contentarse con vivir así hasta el final de sus días y ha dado a su familia un plazo de seis meses para hacerse a la idea.
En su desesperación, los padres, especialmente su madre, buscan a una cuidadora que se salga de lo normal, más que una enfermera buscan a alguien que sea capaz de ser su amiga, con tal de conseguir que Will cambie de opinión, pues ellos se oponen totalmente a su deseo de dejar de vivir. 
Ahí es donde entra en acción Louisa, en adelante Lou; acaba de quedarse sin trabajo, vive con sus padres, que tampoco están en una situación económica muy boyante y desde la oficina de empleo la envían a casa de los Traynor a optar al puesto de cuidadora de Will. 
Y casi milagrosamente lo consigue. Ahí empieza su trabajo, la principio aburridísimo, pues Will se niega relacionarse con ella, durante las primeras semanas incluso se niega a hablarle más que lo justo, pero con el paso del tiempo, Lou, que pertenece a otro estrato social se convierte en un asombroso descubrimiento para Will, que le recomienda libros, le habla de viajes, le enseña películas que ven juntos para que ella pueda abrir sus horizontes y confiar en sí misma más de lo que lo hace. 
Pasan los meses y Lou y Will son amigos y es entonces cuando ella descubre lo que él ha planeado y que se le está terminando el tiempo y decide hacer algo, entrar en acción y llenar sus últimos meses de experiencias nuevas, demostrarle que aunque sea un cuerpo atrapado en una silla de ruedas, es afortunado al poder contar con buenos equipos y buenos cuidadores y que hay un montón de cosas que todavía puede hacer.
Y hasta aquí quiero escribir. No quiero descubrir el final del libro, quiero que si habéis llegado hasta aquí buscando una opinión podáis ser capaces todavía de leerlo sin que os haya chafado el final.
Quiero decir que me parece una manera muy interesante de abordar un tema tan controvertido como es la eutanasia, ¿cómo aceptar que tu hijo no quiera seguir viviendo? ¿Querrías seguir viviendo enclaustrada en tu propio cuerpo, un cuerpo que aunque joven, por estar paralizado, sufre de problemas de salud causados por su propia parálisis?
Es un ejercicio de reflexión y aunque me ha gustado el final, es decir, la conclusión de la novela, no me ha gustado porque.... Bueno, es mejor que lo leáis vosotros mismos.