Próximas reseñas:

Próximas reseñas:

Al otro lado de las llamas, Vanessa Requena.
Las almas de Brandon, César Brandon Ndjocu.

domingo, 29 de abril de 2018

Caminos a Oniria, Vanessa López.

Esta entrada del blog va a ser un poco diferente de lo habitual, este libro es especial para mi porque conozco personalmente a su autora y estuve en su presentación (mi primera vez en una presentación) y me pareció un ratito tan mágico, tan íntimo entre la autora y la amiga que escogió para que le hiciese la presentación, que ha sido casi como espiar por el ojo de una cerradura una conversación entre amigas.Y también porque es un libro de relatos, en vez de una novela, y creo que nunca antes he reseñado un volumen de relatos cortos.
Adjunto el cartel de la presentación, que tuvo lugar el pasado 21 de abril en un conocido restaurante de esta localidad. Dejo por aquí el enlace a la web de Susana Vallejo que fue quien hizo la presentación y que me pareció una señora tan maja que me apunto en pendientes leer algo suyo, transmite buen rollo y sensación de gran profesionalidad. 

De Vanessa no quiero hablar en términos de amistad, pues este blog es para reseñar libros, así que voy a copiar el texto de presentación de las portadillas, su mini biografía, que opino que la define muy bien. 

 "Se crió en L'Hospitalet de Llobregat. Se licenció en Sociología en la Universidad de Barcelona y trabajó diecisiete años en una consultora de comunicación para la que cubrió diferentes puestos, hasta que la maternidad le llevó a cambiar de estilo de vida. 
Desde que aprendió a leer, la literatura siempre ha sido su refugio. Ha leído y creado historias desde que tiene consciencia de su memoria, así que no puede concretar cuándo empezó a escribir. Actualmente, además de escribir relatos en diferentes plataformas, lleva un círculo literarivao en Cubelles, donde reside, y colabora en un programa en la radio local, desde donde transmite su pasión por la literatura. Para ella escribir es un fin en sí mismo, una necesidad básica, como beber agua cuando se tiene sed. Que la estés leyendo hoy es para ella un reconocimiento, un regalo, una recompensa. Y lo que sientas mientras lees, y después, es el premio más prestigioso que jamás pueda recoger".

Y vayamos a lo que es la reseña en sí.

El argumento: Caminos a Oniria son once relatos sobre las fronteras de la condición humana. Una científica en el límite de la ética, un padre desesperado, un enamorado cobarde, un nieto entrometido, una venganza mal calculada, un genio maltratado o un abuelo silente son ejemplos de la fragilidad de la línea que separa lo deseable, lo bueno, lo bello, de sus contrarios. Once historias sobre la importancia de comprender que cada perspectiva hace de la misma historia, mil (Texto de la contraportada).

Mi opinión: este pequeño volumen, de apenas ciento y pocas páginas está compuesto por once historias de unas cuantas páginas cada una, en esas pocas páginas se ha de resumir una presentación, nudo y desenlace coherentes, no se tiene tanto espacio como en una novela, en la que hay un margen infinito para poner tramas y añadir páginas sin parar. Le reconozco un gran mérito por ser capaz de resumirse tanto y conservar la esencia de las historias, yo carezco de capacidad de síntesis y me costaría infinito resumirme en pocas páginas. 

Los títulos de los relatos que conforman el volumen son:
-No toques.
-Tainus.
-Serendipia.
-Decisiones decisivas.
-Tabaco de pipa.
-El hilo rojo.
-Maldad.
-La silla.
-Oculto.
-Barracones de la memoria.
-Ojos de cielo.
-El códice Voynich.
-El viejo seiscientos.

No voy a escribir un resumen sobre el argumento de cada relato, pero sí diré que la sensación que da es la de un gran trabajo de investigación detrás de cada uno de ellos, especialmente en los lenguajes técnicos y en la descripción de ciertos procedimientos lo que los hace muy creíbles y que facilita la inmersión en la ambientación de cada historia. 

Sí me atrevo a decir que mis favoritos han sido La silla y Barracones de la memoria y quizá el que menos me haya gustado sea Tainus, que curiosamente está teniendo una gran aceptación. 

De Vanessa, a título personal puedo elogiar su cultura literaria, es muy fan de los clásicos y su gran sensibilidad, tal como hablas con ella un rato, ya notas que tiene ciertos puntos sensibles a flor de piel, yo lo achaco a lo muy apasionadamente que vive la literatura, se mantiene en ese estado casi místico de inspiración contínua.

Y ahora hablaremos de la autora, podemos leer más de ella, sus relatos y oir los podcast de su programa de radio (en catalán) en su blog personal, dejo la dirección aquí: Onirialina.wordpress.com    

Sobre el Círculo Literario que Vanessa organiza, al que suelo acudir y que recomiendo muchísimo tanto por los temas que solemos tratar, como por el variopinto grupo de mujeres que nos juntamos con nuestros diferentes criterios y voces, hacen que cada dos jueves de 10 a 12 sea una cita casi ineludible y que se espere con ganas siempre. En la foto que se adjunta está el calendario de reuniones en la columna rosa de la derecha, todavía nos quedan algunas antes de acabar la temporada, que suele terminar prácticamente cuando los niños terminan el calendario escolar. 


Y para comprar el libro, pues podemos encontrarlo en el gran Amazon tanto en e-book, como en papel, adjunto enlace. También se puede pedir en El Corte Inglés y bueno, con hacer una búsqueda en Google, sale que se puede pedir ya online en muchas webs y que te lo manden a casa. 

Vanessa de momento no cuenta con página propia en Wikipedia, que es el enlace que suelo poner para dirigirnos hacia la historia del autor, pero más arriba he puesto la dirección de su blog y su pequeña biografía. 

Como curiosidad decir que salgo en los agradecimientos de este libro, formé parte del selecto y reducido número de lectores que Vanessa eligió como Beta Testers, así que un motivo más para sentirme honrada con su amistad. 

Deseo que os haya gustado esta entrada distinta a lo habitual y que sirva para dar a conocer a más gente a una escritora que se lo está currando con un género distinto, como son los libros de relatos en la época de las enormes novelas históricas, de fantasía o de aventuras. 

¡¡Suerte Vanessa!!



sábado, 28 de abril de 2018

Calendar Girl 2 (abril, mayo y junio), Audrey Carlan.

El argumento: Ya han pasado tres meses desde que Mia se embarcó en la aventura más increíble de su vida. Tres meses desde que conoció a Wes. Boston, Hawai y Washington, D.C. son sus próximos destinos, en los que, junto con Mason, Tai y el senador Shipley, Mia se adentrará en el mundo de las wags, conocerá el valor de la amistad y vivirá unas experiencias sexuales que la llevarán hasta límites insospechados. Aunque Mia no puede olvidar a Wes, sabe que su viaje debe continuar. Pero algo le dice que sus caminos volverán a cruzarse... (texto de la contraportada). 

Mi opinión: Estamos ante la segunda parte de la cuadrilogía sobre el año que Mia Saunders trabaja de scort para saldar una deuda de un millón de dólares que su padre contrajo con uno de sus exnovios, quizá con el peor; pues los matones que envió a darle una paliza a su padre lo hicieron tan bien que en este volumen el buen señor todavía permanece en coma en la residencia. 

La reseña que hice hace un par de meses sobre el primer volumen, la dejo por aquí. 

 A diferencia de la primera parte, esta segunda parte no me ha gustado apenas. El estilo de la narración ha cambiado, hay momentos en que el texto parece escrito por una quinceañera, como si no fuese la misma pluma que escribió el primer libro. Ya no hablamos del gran número de escenas sexuales, ese aspecto es igual que en el primer volumen, y por supuesto, todos los tíos del libro tienen un cuerpo increíble y unas pollas enormes (con perdón) y follan increíblemente bien (otra vez perdón). No sé si al escribir esta reseña sueno como una purtitana o reprimida, pero lo cierto es que me aburren las escenas explícitas de sexo con gente tan perfecta. ¿Es que no la va a contratar ningún cliente que no tenga una cara y cuerpo impresionantes y que la hagan mojar las bragas al primer vistazo? 

En el caso de Mason, es un jugador de beisbol famoso por su buen hacer en el campo, pero también por ser un gran juerguista y mujeriego legendario. Su papel es el de parecer su novia formal durante el mes de abril y darle un aspecto más serio para no perder patrocinadores. Durante este tiempo se dará cuenta que Mason está enamorado de su agente publicitario, Rachel; que a su vez lo está de él, pero que son tan (absurdos) digo... torpes, que tanto él cree que no es digno de una chica seria y formal como Rachel, como ella cree que alguien que tiene cualquier cosa que se le antoje, como Mason, jamás se fijaría en alguien como ella. Y así andan, a vueltas como pollos sin cabeza. Pero Mía, que es muy observadora, ha llegado a sus vidas en el momento justo para hacer de casamentera y facilitar que empiecen a vibrar en la misma onda y por fin se fijen el uno en la otra. Con Mason no tendrá sexo, no porque él no se lo proponga desde el primer momento y ella se humedezca pensando en el cuerpazo del deportista; pero para eso echará mano de Alec, el artista francés, que hará en este volumen una caliente aparición estelar. 

En mayo viajará a Hawai para trabajar de modelo fotográfica para un prestigioso diseñador que hace trajes de baño para tallas grandes (ella usa una talla 42, grande mis narices) en este mes el contratante es un mero accesorio y casi carece de importancia. Pero su pareja fotográfica es Tai, un hawaiano que tiene la polla (perdón) más enorme que Mia ha visto hasta ahora y al que, por supuesto, se empezará a follar (perdón otra vez) en apenas 24 horas de haberse conocido. A mi este señor me ha puesto muy nerviosa, primero porque la llamaba "criatura", una cosa que a Mia pone muy cachonda y a mi me pone muy nerviosa porque en el fondo lo interpreto como que se lo dice de modo paternalista y me molesta soberanamente. Otro aspecto que me pone muy nerviosa de este Tai, digo tío, es que cuando están en faena le dice a ella que le enseñe, muestre o de "la flor", ¿se puede ser más cursi? También en esta ocasión Mia ejercerá de casamentera buscando una pareja de verdad para Tai. 

En junio será el florero -literalmente- de un gran empresario, padre de un senador bastante conocido. El hombre tiene en marcha un gran proyecto humanitario y para establecer contactos en las altas esferas debe aparecer con una chica que podría casi ser su nieta para ser aceptado en el grupo de hombres poderosos con los que desea codearse. Pero como con este señor con tendrá que tener sexo, tendrá una cierta tensión sexual no resuelta con el hijo de su cliente. El senador es un tío tan seguro y pagado de sí mismo que me ha caído gordo desde el primer momento, él y sus trajes gris marengo hechos a medida. En esta ocasión tambíén le dará tiempo a descubrir que su cliente está enamorado de una persona "inadecuada" por decirlo así y meterá mano por hacer que el buen señor se atreva a dar la cara y presentar a la mujer a la que ama en su círculo social. 

Como se puede ver hay argumentos que se repiten, en los tres meses hará de casamentera, y bueno,  no quiero destripar del todo el libro, pero en algunos momentos se producen variables como cuando su hermana y su amiga la acompañan durante unos días en uno de sus destinos, o cuando su hermana se compromete en matrimonio con apenas 20 años y a ella le sienta fatal, o cuando en uno de los destinos es víctima de una agresión sexual. 

En general el libro me ha parecido entretenido, pero previsible y sobre todo lo que he puesto casi al principio de la reseña, escrito con un estilo muy basto, como si lo hubiera escrito una quinceañera.He decidido no invertir más en esta colección en formato papel, así que si me animo a leer las dos partes que me quedan lo haré en modo ebook en el kindle, porque este último volumen no creo que me compense lo que me costó y el espacio que va a ocupar en mis atestadas estanterías con respecto a lo que he disfrutado leyéndolo. 



domingo, 8 de abril de 2018

Origen, Dan Brown.

El argumento: Robert Langdon, profesor de simbología e iconografía religiosa de Harvard, acude al Museo Guggenheim de Bilbao para asistir a un trascendental anuncio que "cambiará la faz de la ciencia para siempre". El anfitrión de la velada es Edmond Kirsch, un joven multimillonario cuyos visonarios inventos tecnológicos y audaces predicciones lo han convertido en una figura de renormbre mundial. Brillante exalumno de Langdon, se dispone a revelar un extraordinario descubrimiento que dará respuesta a las dos preguntas que han obsesionado a la humanidad desde el principio de los tiempos. 
¿De dónde venimos? ¿Adónde vamos?
Al poco de comenzar la presentación, meticulosamente orquestada por Edmond Kirsch y la directora del museo Ambra Vidal, estalla el caos para el asombro de cientos de invitados y millones de espectadores en todo el mundo. Langdon y Ambra, perseguidos por un atormentado enemigo, deben huir a Barcelona e iniciar una carrera contrarreloj para localizar la críptica contraseña que les dará acceso al revolucionario secreto de Kirsch. 
Siguiendo un rastro de pistas compuesto por símbolos ocultos en obras literarias y de arte moderno, tendrán pocas horas para intentar desvelar la fascinante investigación de Kirsch... y su sobrecogedora revelación sobre el origen y el destino de la humanidad. (Texto de la contraportada)

Mi opinión: Compré este libro con mucha ilusión, ya sabes... uy, está situado en tu país, salen cosas que igual conoces, escenarios que puedes visitar con relativa facilidad, etc.. y luego me dio pereza empezarlo y lo he tenido aplazado durante un par de meses.  En cierta manera es como si previese lo que me iba a pasar. Y lo que ha pasado es que he encontrado este libro muy flojo, como si cada vez los libros de Brown, a fuerza de ser todos más rizo sobre lo mismo en diferentes escenarios, fuesen perdiendo fuelle. 
Para mi gusto he encontrado pocas descripciones, en el anterior que reseñé, Inferno, era una constante las descripciones de los escenarios, había muchos momentos en que dejaba el libro y buscaba tal o cual edificio que se estaba describiendo en ese instante y lo miraba, y admiraba la descripción por lo acertada, todos sabemos que las licencias literaria son frecuentes; es decir, es fácil teatralizar un poco el entorno o situación si con ello nos queda una escena más espectacular o atractiva para el lector y las obras de Brown en eso son una cascada de información de todos los escenarios en los que sucede la acción. Pero este libro a mi me ha parecido que se quedaba corto en ese aspecto. 
Luego viene el tema de los personajes, la ambientación social del libro. En otros libros quizá como hablaban de países en los que no he estado o a los que no he prestado demasiada atención (muy mal por mi parte) si me decía que en Italia hay un rey que se llama Ludovico XXX, pues tal vez me lo crea a pies juntillas o no me lo cuestione todo lo que debería; pero cuando la historia está ambientada en el país propio es difícil que no te chirríe cuando se cambian los nombres y detalles muy destacados de la familia real. Soy consciente y es obvio el motivo por el cual no se pueden usar nombres y detalles de las personas reales y más tratándose, precisamente, de la familia real, pero no deja de quedársele a una cara de póker la primera vez que lee acerca del príncipe Julián. 
No quiero dar muchos detalles porque soy consciente de que es un libro bastante nuevo y que hay muchas personas que lo leerán en próximas semanas o meses y que si llegan aquí igual se leen un espoiler y les estropea el libro. 
Otro detalle a destacar de los libros de Brown es que Robert Langdon siempre lleva una muchacha a su lado para descubrir los misterios del volumen en cuestión. En Ángeles y demonios tenemos a Vittoria Vetra, que es científica; en El código Da Vinci encontramos a Sophie Neveu que es criptóloga; en El símbolo perdido investigará con Katherine Solomon que es experta en ciencias neoéticas; en Inferno va con Sienna Brooks y en este que nos ocupa su compañera es Ambra Vidal, que es la directora del Guggenheim de Bilbao. Sólo en su primera novela, La fortaleza digital, encontramos a una personaje principal femenina, la criptógrafa Susan Fletcher.
 ¿Encontraremos alguna vez que el profesor Langdon elija un partenaire masculino, o estamos así por temas de paridad? A mi, sinceramente me da igual que lleve un compañero, en vez de una compañera "florero", porque el personaje de Ambra Vidal tampoco es que sea la quinta esencia del conocimiento y que complemente al profesor a la perfección, más bien es un hilo que hace que al viajar juntos todos los focos se fijen en él. Si en algún momento hubiera dejado a Ambra en buenas manos, él hubiera podido investigar sin temor de que le diesen un tiro, pero claro, entonces quizá estuviéramos hablando de otro libro.
Sobre el final, pues sin desvelar, solo decir que a mi no me ha parecido tan super impactante el descubrimiento de Edmond Kirsch, esperaba algo más místico, más espiritual y si lo piensas bien una vez que lo sabes porque lo has leído, es un paso lógico al hilo en el que se está desarrollando la evolución humana. Ahora, que se llegue a dar en realidad o no, ya lo veremos. 
A este libro, pese a la expectación generada, le tengo que dar una puntuación relativamente baja, un cinco, por todo lo explicado anteriormente, es bastante flojo, esperaba más espectacularidad. 
La página del autor os la dejo por aquí, como siempre, por si queréis más información.