Próxima reseña:

Próximas reseñas:

Un lugar a dónde ir, María Oruña.

domingo, 26 de junio de 2011

El silencio de los corderos, Thomas Harris.



El argumento: Una serie de misteriosos y crueles asesinatos de mujeres jóvenes tiene en jaque a todo el personal del FBI; pero será una novata, la todavía estudiante Clarice Starling la que deberá a enfrentarse al único personaje capaz de saber quién es y cómo encontrar al asesino, mientras éste sigue matando. Clarice deberá enfrentarse a la prodigiosa mente del doctor Aníbal Lecter, prestigioso psiquiatra que vive encarcelado en una institución mental de alta seguridad por su curiosas aficiones, entre ellas: matar a sus pacientes... y comérselos.
Mi opinión: Solía pensar que las adaptaciones a cine de libros famosos no llegaban siquiera a la altura del talento del artista que diseñó las tapas de la edición impresa. Salvo muy raras excepciones, siempre me daban la sensación de que era imposible resumir en una película, por larga que la quisieran hacer, todos los detalles y datos que pueden encontrarse en una novela. Pero claro, todo esto lo solía decir hasta que vi El Perfume, la adaptación muy lograda de la famosa novela de Patrick Süskind, pero en este caso había visto varias veces la película protagonizada por Jodie Foster en el papel de Clarice Starling y Anthony Hopkins en el del inquietante doctor Aníbal Lecter, pero todavía no me había tomado la molestia de leer el libro.
Este libro llegó a mis manos por casualidad, como suelen pasar las mejores cosas de la vida; pero me resistía a leerlo porque me daba la sensación de que me pasaría como con la película, que la encontraba extraña y retorcida. Debo decir con honestidad que es la mejor adaptación al cine de un libro que se haya hecho jamás. Por supuesto obviando que el libro es más completo, pero al leer el libro la película se entiende mucho mejor. Se entiende el carácter de Clarice y la peligrosidad extrema del doctor Lecter que es lo que causa su grado de aislamiento.
Me ha enganchado mucho, está muy bien narrado, y desde luego creo que lo hubiera entendido y disfrutado mucho más si no hubiese visto antes la película, varias veces, además. Recomiendo este libro a todos los lectores del género policíaco o incluso dramático, pero si no habéis visto primero la película, mejor, cosa harto difícil estando, como estamos hablando, de una que ya tiene varios años y hasta han emitido por la tele varias veces.
Le voy a dar, sin duda una calificación alta porque la merece y me apunto el nombre del autor para leer algo más suyo en otra ocasión, espero que próxima.
El perfil del autor en Wikipedia, aquí.

viernes, 17 de junio de 2011

Amor, selección de citas; Paulo Coelho.


El argumento: Cuidada selección de citas del afamado autor de El Alquimista, Paulo Coelho en una cuidada presentación, acompañadas por los bellos dibujos e ilustraciones de Catalina Estrada.
Mi opinión: Escribir una opinión personal sobre este libro sería una osadía, ya expliqué hace un par de post, dónde hablaba de que había comprado este libro y el de "El cuento número 13" que un libro de citas no es para leérselo de carrerilla, sino más bien para consultarlo. Bien, yo lo he leído de carrerilla, contraviniendo mi propia recomendación y, como cada vez que leo algo de Paulo Coelho, me quedo con ganas de más.
Me ha servido para descubrir frases muy inspiradoras, algunas muy reconocibles, como las extraídas de El Alquimista, que es un de mis libros favoritos y por eso lo he leído varias veces y reconozco las citas, antes aún de llegar al final de las mismas en dónde está indicado de qué libro proceden. También me ha picado la curiosidad sobre otros libros de este autor que todavía no he tenido la oportunidad de leer, como: La bruja de Portobello, Brida, Manual del Guerrero de la Luz, Maktub, La quinta montaña o El demonio y la señorita Prym. Todos ellos están a la espera de que les meta mano algún día, pero no quiero convertir este blog en un monográfico de alabanzas o críticas hacia ningún autor en concreto.
Me ha encantado la presentación, esas ilustraciones tan bonitas, o al menos a mi me lo han parecido, coloridas, inspiradoras, no sé... que me han gustado mucho, vamos.
Desconocía a la autora, la colombiana afincada en Barcelona, Catalina Estrada, pero descubro en su artículo de Wikipedia que tiene una dilatada carrera como ilustradora, podéis echarle un vistazo vosotros mismos, aquí.
Poco más que añadir, excepto que con Paulo Coelho pasa como con muchos otros, hay quiénes le adoramos y leemos vorazmente cualquier cosa salida de su pluma que caiga en nuestras manos y están también sus detractores, que tachan sus lecciones de vida y su idea de autoayuda, por decirlo de alguna manera, de facilonas y sin fundamento. A mi me pasa esto mismo con Jorge Bucay, autor que me produce una pesadez espantosa.

lunes, 13 de junio de 2011

Anécdotas de enfermeras, Elisabeth G. Iborra.


El argumento: A modo de recopilación de anécdotas y opiniones personales, Elisabeth G. Iborra nos cuenta en este breve libro, con la propia voz de las enfermeras una serie de relatos acerca de los avatares de su trabajo y el modo en que ellas (porque son mayoritariamente de género femenino) viven el paso de nuestras vidas por entre sus manos.
Mi opinión: He querido leer este libro, que preveía que me duraría dos asaltos, como así ha sido, tras el rotundo fiasco que me ha supuesto el ser incapaz de terminarme el de La elegancia del erizo. El motivo principal que me ha impulsado a leerlo, aparte de desconectarme del otro rotundamente, ha sido por mi relación indirecta con el mundo de la enfermería.
Trabajo en un hospital, aunque mi puesto es el de limpiadora, estamos en relación tanto con los pacientes como con las enfermeras, auxiliares, celadores y camilleros. Con los médicos, bastante menos, porque van más a su bola y para uno que te encuentras que te da los buenos días cuando te lo cruzas por las escaleras, hay veinte que pasan a tu lado con la cabeza agachada y no te miran. Ya me avisaron en la formación que el deber de las limpiadoras era ser invisibles, que se notara nuestro trabajo, pero no se nos viera a nosotras, ¡y vaya si lo somos! Y mirad que es difícil en mi caso con mi estatura; pero bueno, que estamos allí y aunque yo sea particularmente tímida y poco comunicativa tanto con los pacientes como con el personal del hospital, hay veces en las que coincidimos en la hora del café y mantenemos breves charlas.
Una de las cosas que más me impactan cuando hablo con las enfermeras del hospital en el que trabajo es cuando me dicen que no les impresiona o afecta la muerte de sus pacientes, que la mayoría son viejos y vienen allí a morir, que los jóvenes tal vez un poco más, pero que procuran poner sus distancias para no verse involucradas sentimentalmente. Y en cambio, todas las enfermeras que hablan en este libro cuentan lo terrible que es para ellas cuando se muere algún paciente. Sinceramente, no sé si es que en "mi" hospital trabajan las más despiadadas o las demás se tiran el moco dándoselas de sensibles. Entiendo que todo el mundo no puede ser igual, por ejemplo, yo ya lo sabía, pero leyendo este libro lo he confirmado, no tengo vocación de enfermera. Lo primero por mi pánico irracional a los cadáveres, soy incapaz de aceptar que una persona que hace un momento tenía movimiento, respiración y vida, ahora sea un trozo de carne que se corromperá en cuestión de horas. Mi cabeza no puede aceptar ni procesar eso. Pero aparte de eso, es porque soy una persona empática, pero me cuesta un horror demostrar mis sentimientos, sólo los demuestro libremente con mi marido y porque tenemos un grado de confianza que no he logrado con ninguna amiga, en ninguna época de mi vida.
Volviendo al libro, que me voy por los cerros de Úbeda, es entretenido de leer, sobre todo porque sabes que son historias reales, es interesante saber cómo se sienten los y las profesionales de la enfermería ante las situaciones en los que les metemos, nuestras absurdeces, nuestra necesidad de atención cuando estamos enfermos, nuestra necesidad de cariño siempre, incluso de parte de desconocidos.
Caso aparte y para reírse, como siempre, el de las personas que acuden a Urgencias con cosas introducidas en el ano o en la vagina, incluso en el hospital en el que trabajo se cuentan dos o tres buenas de estas, jeje.
Desde luego que leer este libro vale para aprender a valorar, todavía más si cabe el trabajo muy meritorio de las enfermeras y auxiliares, pues son ellos y ellas quienes pasan más horas entretenidas en nuestro cuidado, empeñadas en que nos pongamos bien cuanto antes, pese a que hay acompañantes de pacientes que son muy tocanarices y esto lo detecto y lo sufro yo también, que soy limpiadora.
En fin, que es un libro que os recomiendo si queréis vaciar la cabeza un rato de tramas profundas y personajes complicados y absorbentes y liberaros de complicaciones hasta el punto de echaros algunas risas, así como lo recomiendo para todos aquellos que no valoran el trabajo de las enfermeras, que piensan que sólo los médicos curan, y que esas del pijama blanco sólo están allí para tontear. Son muy importantes las enfermeras para la medicina y es una pena que gran parte de las licenciadas españolas se marchen a trabajar a otros países porque aquí no se sienten suficientemente valoradas.
Aunque todavía no tiene perfil en Wikipedia, esta autora también es blogger, su blog lo encontraréis aquí.

sábado, 11 de junio de 2011

La elegancia del erizo, Muriel Barbery.

Bueno, me doy por vencida. He empleado un mes de mi vida en leerme apenas 50 páginas (según mi e-book, que mide las páginas a su propia bola) de este libro y no puedo más con él. No lo entiendo, no consigo entender nada de lo que leo y me vuelvo a leer una y otra vez la misma página y no lo entendía, o me daba un sueño mortal que no podía pasar de la quinta página leída por día.
No sé, he comentado también con algunas personas que estaba leyendo este libro y me han dicho que lo dejase, que era malísimo. No sé que pensar y no debería suscribir tan negativa opinión acerca de un libro que no he tenido narices de terminar de leer.
Lo dejo, de momento, en espera de que en otra ocasión, tal vez en otro momento de la vida, me sienta más preparada para leer este texto que ahora se me ha vuelto tan insoportablemente aburrido e ininteligible.
Si alguno de vosotros lo ha leído, lo ha entendido y le ha gustado, por favor, que me explique si es que no lo estoy haciendo bien o cómo y por dónde hay que cogerlo, porque no le he pillado el tranquillo.

martes, 7 de junio de 2011

Nuevos libros a la cola.


Bueno, pues yo pasaba por aquí unos momentos sólo para decir que la experiencia de lectura de "La elegancia del erizo" no me está resultando nada grata y me está costando una barbaridad ya no sólo engancharme al libro en sí, sino animarme a intentar continuar con la lectura. Me está costando un gran esfuerzo ir leyendo, y eso que tenía grandes esperanzas puestas en ese libro en concreto. Me da pena decirlo, pero yo que siempre presumo de leer bastante rápido, lo cierto es que llevo casi un mes liada con este libro y todavía no he llegado ni a la página 50.
Aprovecho para colgar una foto de mis últimas adquisiciones en materia de libros, un libro de citas de Paulo Coelho acerca del Amor, extraídas de sus propios libros y bellamente ilustrado y que no es un libro de lectura rápida, ni una novela, ni de poesía, es más bien un libro de consulta, como para consultar o para inspirarse; algo que a mi me gusta mucho, me gustan las frases inspiradoras de P. Coelho, a pesar de que mi escritor fetiche sea Stephen King, mi libro favorito es de Coelho, El Alquimista.
Y también he comprado "El Cuento número 13" que tiene una sinopsis muy interesante y que estoy deseando comenzar a leer. Pero para ello debo terminar primero con el que estoy ahora. Lo debo al blog, lo debo a mi palabra, lo debo a mi propia fuerza de voluntad.
También tengo pedido otra novela por correo al Círculo de Lectores, pero soy incapaz de recordar el título ahora mismo; yo y mi mala memoria. Pero tenia también una sinopsis interesante y era más bien literatura juvenil. Hay libros de literatura juvenil que, realmente valen mucho la pena echarle una ojeada. Al igual que hay libros que han sido auténticos Best Seller que son una patata y un despilfarro de papel y tinta. Paradojas de la literatura.
En fin, que sólo quería decir que sigo aquí, que no abandono el proyecto del blog, ni mucho menos, es sólo que además de tener bastante trabajo (¡¡aleluya!!) el libro que estoy leyendo se me ha atravesado. Una pena.