Próxima reseña:

Próximas reseñas:

Un lugar a dónde ir, María Oruña.

viernes, 17 de diciembre de 2010

La Cinta Roja, Carmen Posadas.

El argumento: Carmen Posadas nos trae una biografía diferente al resto, como si la propia Teresa Cabarrús nos llevara de su mano a través de la Revolución Francesa y el papel que ella misma, una muchacha española casada con un noble de 2ª fila, desempeñó en la historia del país vecino. Pero esto es sólo el principio de la larga y azarosa vida de Teresa.

Mi opinión: Lo primero es reconocer que no tenía ni idea de qué iba el argumento del libro antes de comenzar a leerlo, y para cuando lo empecé, ya era demasiado tarde para echarme atrás. Había publicado en la cabecera del blog que este sería el próximo libro a criticar y debía cumplir con mi compromiso. En mi opinión, tanto una mujer, como un hombre, cuando no tiene nada de valor con lo que apostar, debe hacer valer el poder de su palabra. Y en mi caso, mi palabra ha de ser garantía.
Debo decir que no me gusta leer biografías, porque soy de la opinión que ninguna vida es tan sumamente interesante como para tener que escribir o leer de ella hasta el último y más intimo detalle. Así pues, esta ha sido la primera biografía que leo completa.
Desconocía la existencia del personaje de Teresa Cabarrús y su importancia en la revolución francesa, el cómo una mujer puede actuar y manejar a su gusto a los hombres, incluso a los muy importantes. Este es un comportamiento que, me temo, no ha cambiado en 21 siglos de evolución humana. Como dice el viejo refrán español: tiran más dos tetas que dos carretas.
Me ha resultado un poco pesado de leer, no por el libro en sí, ¡ojo! Sino por que no me gustan las biografías, sean reales o ficticias. El texto en sí es exquisito, una gramática amable y dulce, digna de la época en la que se supone que nos la están contando la propia Teresa, pero lo que nos cuenta no es para nada amable... La guillotina cortando una media de 32 cabezas cada 25 minutos, como bien dice en uno de los pasajes del libro, vivir la época bien apodada como el Terror, no debió ser una prueba fácil para ninguno de los contemporáneos de aquellos duros años.
En fin, debido a que no me gustan las biografías, incluso una tan bellamente narrada como esta, no puedo darle una nota muy alta, pero la recomiendo especialmente a los amantes de la historia y sus entresijos, pues es digno de leer como una muchacha como Teresa puede hacer tanto bajo la sombra de su marido.
El artículo de la Wikipedia dedicado a Teresa Cabarrús, aquí. Y el de Carmen Posadas, autora de la biografía-novela, aquí.

domingo, 12 de diciembre de 2010

Tengo un "juguete" nuevo.

Tengo un juguete nuevo y un sueño cumplido. Mi marido me ha regalado un e-book reader o lector de libros electrónicos. Este dichoso invento me ha traído por la calle de la amargura desde que supe de su existencia; me enamoré y quise tener uno, pero los motivos económicos de siempre me impedían hacer el importante desembolso que supone comprar un aparato como este. Sobre todo cuando eran novedad y eran muy caros, no los había por menos de 200 euros y desde ahí, para arriba hasta lo que quisieras pagar...Como habréis notado he dicho que "mi marido" me ha regalado el e-book, es porque me he casado el pasado viernes día 10 y como nos han hecho algunos regalitos económicos, hemos aprovechado y nos hemos dado un par de caprichitos, sin gastarlo todo, ¿eh? que hay que tener moderación.Este lo hemos encontrado por 129 euros y la verdad es que aunque es bastante pequeño, la pantalla mide sólo 5 pulgadas, es una maravilla: puedo ver fotos, videos, oir la radio y archivos en mp3 y por supuesto, libros en formatos de los que ni siquiera había oído hablar.
Ya no tengo excusa para no leer cuando me voy a la cama; que si el portátil es un coñazo y tal... esto es lo más. Y como ya tengo un sueño cumplido más, soy feliz porque ya puedo hacer más cosas y leer en más sitios.
Continúo leyendo el libro "La cinta roja" de Carmen Posadas, pero con el jaleo de la boda y que no es lo que me esperaba encontrar, casi que lo he dejado un poco arrinconado. Ahora con mi nuevo y flamante e-book reader, podré darle un buen achuchón y terminarlo en pocos días.

lunes, 22 de noviembre de 2010

La Cúpula, Stephen King.

El argumento: El pueblo llamado Chester's Mills de Maine, era una localidad como otra cualquiera hasta que les cayó encima la cúpula. Un día que podría haber sido como otro cualquiera se volvió especial cuando una enorme burbuja de cristal resistente y casi invisible les atrapó a todos los que en ese momento se encontraban entre los límites del pueblo como a una mosca dentro de un vaso de cristal invertido. Debido a la rutina del día a día, la gente cuenta con un espacio y un tiempo limitado para dar rienda suelta a sus perversiones pero, ¿qué pasará cuando el pueblo aislado se vaya quedando sin combustible para los generadores, sin gasolina o sin oxígeno? ¿Y si se queda aislados para siempre, quién va a juzgarles? ¿Quién y por qué ha colocado eso ahí? Y lo que es más importante, ¿por cuánto tiempo?

Mi opinión: Este es, sin dudas, el libro más largo que he leído en mi vida, pero tiene ese estilo de S. King que hace que no se te salga de la cabeza en todo el día. He tardado bastante tiempo en leerlo porque se me han juntado varias razones: trabajo, motivos personales, etc. Desgraciadamente no puedo dedicar el 100% de mi tiempo a la literatura, tanto a leer como a escribir (aunque sea en el blog) porque tengo otras cosas que hacer, pero la verdad es que uno/a necesita tiempo para que la historia que va leyendo, sobre todo si es una gran historia y muy larga como esta, se "asiente" en la cabeza de uno/a y la pueda razonar y comprender.
Este libro ha resultado ser una novela muy coral, hay una gran multitud de personajes con grandes papeles protagonistas en la historia y al ser tan larga, les da tiempo de desarrollar todo el potencial, de ayudarse o entorpecerse unos a otros... Dignos de mención son, por citar a unos muy pocos: Julia Shumway, la dueña-redactora del periódico local, Rose Twitchell, la propietaria del resturante donde trabaja uno de los protagonistas, Dale Barbara -Barbie-, que lleva sobre sus espaldas el peso de casi toda la trama. Y en el bando de los odiosos, tenemos a Big Jim Rennie y a su "adorable" hijo Junior Rennie, digno heredero de la crueldad y la miseria de su padre. Al tal Big Rennie se le comienza a aborrecer tan pronto como asomo su asqueroso hocico por la historia. Yo que odio a los fanáticos de las religiones (la que sea), nada más me falta aguantar durante tantas páginas su repelente presencia y su fanatismo absurdo capaz de llevar a un pueblo entero hacia la destrucción más absoluta con su avaricia y su estupidez.
El misterio de la trama de este libro es grande, sin duda. ¿Cómo se le ocurriría el señor King la idea de que un pueblo entero quedase atrapado bajo una especie de fuente de cristal Pyrex invertida de varios kilómetros de altura y también varios de profundidad, para que no pudiese ser sorteada ni siquiera haciendo un túnel? La verdad es que este hombre, pese a ser mi escritor fetiche y encantarme como escribe y lo que escribe, no deja de sorprenderme; cada vez que leo un libro suyo, nuevo o viejo que todavía no hubiese leído, me pregunto qué clase de mente tan retorcida debe tener este hombre para escribir lo que escribre... y lo más grande, cómo lo escribe. Es un talento, sí señor, por eso lo admiro.
De vuelta al libro, es muy curioso que la gente, en vez de unirse para pensar en algo útil, o hacer algo positivo con sus vidas, se les ocurra liarse a jugar a ver quién ostenta el poder y cómo puede colocarse por encima del resto de sus conciudadanos. El asqueroso personaje de Big Jim Rennie, tan detestable como me parece, es un buen reflejo de la sociedad de hoy en día; de cómo la locura es una de las plagas más contagiosas y lo peligroso que puede ser dejarse llevar ciegamente por las ideas de otro, sin cuestionarse siquiera las preguntas más elementales. En el fondo todos somos un poco borregos, en momentos de crisis, buscamos la piedra bajo la cual esconder la cabezota en espera de que venga alguien a rescatarnos. Y si quien viene en auxilio es alguien con dos dedos de frente, puede que al menos tengamos alguna esperanza de sobrevivir, pero si quien viene en nuestra ayuda es un petardo tarado como Senior Rennie, apaga y vámonos.
El final, si bien ha sido bueno y queda cerrado y es relativamente un final feliz a pesar del cortísimo número de supervivientes de la vida bajo la cúpula, tiene algo que no acaba de contentarme. Esos personajes... los que colocaron la cúpula. No sé, no sé. Bueno, es Stephen King, ya debería estar acostumbrada a estas cosas viniendo de él, ¿no?
Me ha gustado mucho, pese a sus personajes amables y a pesar de los personajes odiosos, es uno libro que recomendaría, incluso a los que no sean fans del señor King, pero mejor no leerlo si se tiene un poco de claustrofobia.
El perfil del señor King en Wikipedia, aquí.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Sigo aquí aunque no lo parezca.

Pues nada, hoy quiero hacer un pequeño post recordándole a toda la gente que pasa por aquí, aunque seáis pocos, que sigo por aquí aunque guarde silencio.
El motivo de mi silencio es doble o triple, como queráis verlo: 1-estoy leyendo un libro larguísimo, que me está gustando mucho, pero que estoy esforzándome por leer despacio porque hay muchos personajes y no quiero perderme (es mi escritor fetiche), 2-después de haber pasado un año bastante irregular en el tema laboral, este mes tengo bastantes días de trabajo y hay que aprovecharlos, aunque sea a costa de restarle horas a la lectura y... 3- estoy con los preparativos de mi boda, que falta menos de un mes.
En fin, que pronto tendré la crítica para el libro de Stephen King y a no ser que tenga un final patata, será buena sin duda.
Un saludo a todos y todas y nos seguimos leyendo.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Casi la luna, Alice Sebold.


El argumento: Cuando la vecina de su madre llamó a Helen, ella no podía siquiera imaginar que sería el día en que, con sus propias manos, acabaría con la vida de su progenitora. Clair había sido durante toda la vida de su hija, una madre indigna, incapaz de demostrarle ninguna clase de cariño o de comprensión y ella se había sentido mucho más unida a su padre que a su bella madre. Pero quiso el destino que él muriese antes y ella, hija única, tuviese que hacerse cargo de una persona que nunca la había querido y a la que no podía soportar.

Mi opinión: Bien, a ver, ¿qué es esto? Me ha absorbido la mente como si fuera una esponja, no podía dejar de leerlo o de pensar en él durante los pocos días que me ha costado terminarlo; y al cerrarlo me doy cuenta de que tampoco es una gran cosa.
Si bien el argumento es crudo y duro, tampoco es para tanto porque tiene un final espantoso. Yo y mi obsesión por los finales coherentes hacen que sea tan crítica con los libros que leo. Es terrible pensar en la desesperación que debe sentir la protagonista para llegar a tomar la decisión de terminar con la vida de su madre, pero la verdad es que resulta un comportamiento bastante “humano”, al menos para los que somos partidarios de la eutanasia y abogamos por una muerte justa. Personalmente siento pánico a que me llegue el momento en que deje de ser “yo misma” y me convierta en una carga para la gente que me rodea, tanto si pierdo capacidades físicas como mentales; a decir verdad, son las mentales las que más me preocupan, tuve una abuela con alzheimer y era un sentimiento terrible verla tan perdida.
El hecho de que Hellen se replantee toda su vida a partir del punto de inflexión que supone el hecho de matar a su madre con sus propias manos, está bien. Repasa prácticamente desde que tiene recuerdos, pero se nota que ha tenido siempre la machacante presencia de su madre y de intentar averiguar qué demonios le pasaba. Es curioso que en momentos de extrema tensión o desesperación se puedan encontrar esos momentos brillantes en los que uno/a se da cuenta de que había otro punto de visa, otra perspectiva en algunas cosas que habíamos dado por sentadas desde que nos dura la memoria.
Tengo otro libro de esta autora, el archiconocido Desde mi cielo (The Lovely bones), ya convertido también en película desde hace un par de años y que he leído un par de veces. El estilo de la autora no es tan reconocible como el de otros, seguramente si hubiera leído esta novela sin saber que era de Alice Sebold, no la hubiera adjudicado a la autora de la historia de Susie Salmon.
La autora aún no tiene perfil en Wikipedia.

sábado, 30 de octubre de 2010

El evangelio del mal, Patrick Graham.

El argumento: ¿Qué pasaría si todo lo que nos han contado sobre Dios, Jesucristo y la Iglesia durante siglos fuera falso? ¿Y si hubieran pruebas de que nos han mentido y alguien pretendiese sacarlas a la luz pública y desmontar el imperio de la iglesia católica? Esta es la historia de la búsqueda de un libro encuadernado en piel humana, un libro maldito escrito por la misma mano del Diablo, el Evangelio de Satán. Aprovechando la “oportuna” muerte del Papa, los infiltrados en el mismísimo Vaticano y que son adoradores del Mal, intentarán colocar en el trono de San Pedro a un representante del Humo Negro, los que vendieron su alma al maligno, ¿lo conseguirán? El mejor exorcista de la iglesia, el padre Alfonso Carzo, deberá unirse a la agente especial del FBI Marie Parks, que tiene la capacidad de ponerse, literalmente, en la piel de otros, para encontrar el Evangelio del mal antes que los Ladrones de almas, y su cazador, Caleb.

Mi opinión: Es la segunda vez que leo este libro, y aunque tenía ganas de darle otro repaso desde hacía varios meses, me he decepcionado al ver cómo me voy adelantando a la trama; no es porque sea previsible, sino porque todavía lo recuerdo demasiado bien desde que lo leí la primera vez, hace más de un año. Supongo que el motivo de recordar tanto la trama de este libro es porque me impactó en su momento, y así es, me impactó la crudeza de la narración incluso en los momentos más explícitos. Por ejemplo, cuando hacen una autopsia, es un poco difícil que no te den arcadas; o es que yo soy de vómito fácil.
La descripción de las torturas es tal que casi te duelen a ti misma y es esto lo que hace que uno se integre tanto en el argumento que, como me ha pasado a mi, se te grabe dentro y te des cuenta cuando intentes volverlo a leer. Es una sorpresa algo desagradable, porque no puedes disfrutar de un libro tanto como la primera vez en una segunda lectura, desde luego, pero esperas encontrar algún detalle que se te hubiera pasado en aquella primera vez.
La trama en sí es muy interesante, yo también me he preguntado a veces qué pasaría si todo lo que nos han contado fuera mentira. La manía de la iglesia de guardar bajo mil llaves sus verdades, y querer engañarnos con secretismos o contándonos cosas que no tienen ni pies ni cabeza, pero que hay que creerse a pies juntillas sin hacer preguntas porque son “dogma de fe” ha sido siempre una de las cosas que me han molestado de la Iglesia católica y sus representantes. Ese es uno de los motivos de que a fecha de hoy sea un descreída de todo lo que me han contado durante años y tenga mi propia opinión sobre Dios y todo lo que rodea al misterio de nuestra creación.
¿Es posible que en los últimos instantes de su vida, justo antes de su muerte, Jesucristo renegase del Padre y entregase su alma al eterno enemigo de Dios? No tengo una idea formada sobre esto, pero tal y como lo explica el libro es razonable que pudiera suceder, o no. Si ya venció a las tentaciones del Diablo en el desierto, cuando le ofreció varias cosas (perdonadme, pero ahora no me acuerdo muy bien, hace años que me alejé de la iglesia) y a todas las cosas las rechazó, ¿por qué iba ahora a rendirse ante él? Según nos explica el libro, Jesucristo, pese a toda la persecución y las torturas a las que fue sometido, contaba con la “visión beatífica” lo que significa que en cualquier momento que él cerrase los ojos, podía ver el Paraíso y tener consciencia de que su Padre no le había abandonado. Pero en esta historia nos dicen que justo cuando esperaba a la muerte en la cruz, la perdió y pudo ver con sus ojos de humano torturado, a secas, lo que le estaba pasando y cedió ante la tentación de pensar que Dios le había abandonado... y se rindió ante Satán. Supuestamente se convertiría en Janus, el hijo de Satanás y éste, el maligno, recogería encantado su alma hacia el infierno. Con este argumento, el autor nos viene a justificar la idea de que la iglesia nos lleva mintiendo dos mil años y que las cosas no fueron ni parecidas a lo que nos han contado.
El problema de la iglesia es que se ha politizado tanto y mantiene tan ocultos tantos secretos que es difícil que una persona común, con problemas y dudas a nivel espiritual y mental diarios, pueda sentirse en modo alguno cercano a ellos. Ya comento un par de párrafos ahí arriba sobre el “dogma de fe” y esto no es algo que haya aprendido en un libro, esto me ha pasado a mi en mi vida real. Tal vez es que he tenido la mala suerte de encontrarme en mi vida con representantes de la iglesia que no tenían muchas ganas de complicarse la existencia dando explicaciones y se acogían al dichoso Dogma y a la idea de que “si no lo entiendes, igualmente tienes que aceptarlo” cosa que mi cerebro lleno de curiosidad no se va a “tragar” así como así y no me voy a quedar para nada tranquila.
Considero esta historia como muy buena y bien desarrollada. Evidentemente ningún miembro de la iglesia o católico practicante estaría de acuerdo conmigo, pero es mi opinión. Si tenéis el estómago débil, no os recomiendo leer este libro, sobre todo por algunos pasajes, que son muy crudos.
Debo otorgar a este libro una de las puntuaciones más altas, sin duda. Aunque ese final... siempre te dejan en duda y eso no me gusta, ya lo sabéis que soy muy maniática con los finales y que me gustan cerrados y bien cerrados.
No existe perfil del autor en Wikipedia, pero sí sobre la novela, aquí su enlace.

miércoles, 20 de octubre de 2010

Sinsajo, Suzanne Collins.

El argumento: Tercera y última parte de la Trilogía de los Distritos creada por Suzanne Collins. Retomamos el hilo donde se quedó al terminar el segundo libro. Katniss consiguió romper el campo de fuerza que mantenía hermética la arena de los Juegos del Hambre del Quarter Quell y fue rescatada por los rebeldes del distrito 13. Muchos distritos se han levantado contra el Capitolio durante los días que los vencedores estuvieron en los Juegos del 75 aniversario; muchos más han caído aplastados de nuevo por el Capitolio; pero los rebeldes no tienen intención de rendirse, ahora tienen en su poder a un mito, una cara visible que podría soliviantar a todos los que se mantienen en la duda de si alzarse o no contra la dictadura del presidente Snow. Ahora tienen a su Sinsajo de carne y hueso, tienen a Katniss. Pero ella no puede ser feliz, no puede concentrarse en nada porque no sabe en quién confiar, ya que ni siquiera puede confiar en Gale como antes de que empezara el primer Juego en el que le tocó participar. La única persona en la que creía poder confiar es Peeta, pero él no fue rescatado por los rebeldes, como ella; él está en el Capitolio, sometido a quién sabe qué clase de torturas.

Mi opinión: *****Atención: Si tienes intención de leer este libro, tal vez sería mejor que no continuases leyendo este comentario, es muy posible que contenga spoilers que hagan desmerecer la lectura imparcial del mismo, estás avisado/a*****

El distrito 13 está vivo, tal y como las rebeldes que Katniss encontró en el bosque le dijeron, pero la vida allí no tiene mucho que ver con lo que ella considera normal. Básicamente se vive bajo tierra y bajo unas extrañas normas que la hacen sentir poco menos que en una cárcel. Añora profundamente la libertad que sentía en los bosques tras la valla de su distrito y cree que si esto es ser revolucionario, tal vez no vale la pena.
El Comando, gobierno de los rebeldes del distrito 13, intenta convencerla para que se convierta en el Sinsajo de carne y hueso, que lea en voz alta los incendiarios textos revolucionarios escritos por ellos y hechos para activar el instinto de rebelarse en las pobres gentes de los distritos que aún no se hayan decidido a levantarse contra el Capitolio.
En este libro encuentro a Katniss muy cambiada. Sobre todo lo que le ha tocado vivir, ella siente un profundo cansancio; ya no sabe qué quiere, a quién creer, en quién confiar. Y la verdad es que el hecho de que todo el mundo le guarde secretos no le sirve de ayuda. Se siente muy desconcertada y perdida.
Me ha sorprendido que la autora se haya atrevido a eliminar a algunos protagonistas de la historia, ya que no es algo que se suela hacer, pero Collins si se atreve. Por si Katniss todavía no había perdido suficiente, se enfrenta a la pérdida más dolorosa que podía imaginar. Dio un paso al frente para evitar su muerte, ha desencadenado una gran guerra con su gesto, y finalmente ella ha muerto... y no lo puede aceptar.
Tanta guerra, tanta guerra, tantas trampas y gente que no es lo que parece, tiene un par de momentos en los que resulta ligeramente aburrida, pero si le doy el 9 es sin duda por la simpatía que siento hacia el personaje de Katniss y al final tan bonito que tiene.
El final es sorprendente, sin duda. Supongo que es el que todos queríamos leer, al menos yo es lo que esperaba, que tomase por fin la decisión entre Gale y Peeta. Pero ha sido el tiempo y el sufrimiento quién le ha dado la solución. Ella se dio cuenta realmente de lo importante que era él para ella cuando consiguieron rescatarle del Capitolio y vio el terrible estado mental en el que estaba.
Por mucho trozo del libro he llegado a dudar de que él lograse recuperarse, porque quería que ellos quedaran juntos. No podía ser menos. Y en las tres o cuatro últimas páginas, se te humedecen los ojos al leer el emotivo final de su historia, cuando Katniss habla de sus hijos, los hijos que ha tenido con Peeta.

domingo, 17 de octubre de 2010

En Llamas, Suzanne Collins

El argumento: En esta segunda entrega de la Trilogía de los Distritos de Suzanne Collins nos encontramos en el punto en que terminó el primer volumen, la vida de los muchachos -Katniss y Peeta- tras vencer al resto de tributos de los otros 11 distritos en los Juegos del Hambre. Pero no todo son ventajas tras la victoria; Peeta se ha independizado y Katniss y su familia se han mudado a la aldea de los vencedores, la parte que se edificó para que la habitasen los ganadores. Sólo tienen un vecino, Haymitch, el otro único vencedor del distrito 12.
Katniss se escapa siempre que puede a cazar y a seguir buscándose la vida por fuera de las alambradas de la ciudad, aunque ya no le hace falta para comer. Los tiempos de necesidad y hambre acumulada han quedado atrás. Pero de cara a la galería tiene que seguir “fingiendo” estar enamorada de Peeta, sin saber siquiera ella lo que en realidad siente por él. Ni por Gale, a quien ella ha encontrado muy cambiado a su vuelta.
Pero el Presidente de Panem, el señor Snow sigue sintiendo una fuerte antipatía contra los ganadores, sobre todo contra Katniss; así que le tiene reservada a la muchacha una aterradora sorpresa... ¿qué tal volver a enfrentarse a otra edición de Los Juegos del Hambre? Para volverse loco, sin duda.

Mi opinión: En esta libro nos encontramos de nuevo con los carismáticos personajes de la primera parte, la bella y dura Katniss y el inteligente y sensible Peeta, entre otros. La autora nos cuenta cómo ha evolucionado la vida en el distrito 12 tras la victoria de los muchachos, los habitantes tienen unos días con premios de comida una vez al mes y los vencedores han mejorado sustancialmente su economía, tienen una nueva casa y no les faltará comida nunca más.
******* Atención, el siguiente texto contiene spoilers que podrían estropearte la lectura de este libro, si tienes pensado leerlo, mejor que no sigas leyendo este comentario *******
La relación entre Peeta y Katniss se empeña en ser complicada, ella aún no sabe qué es lo que quiere, o mejor dicho: ¿a quién quiere? Por un lado está Gale, que siempre ha sido un amigo muy importante para ella, pero que un día la besó después de regresar de los Juegos, tras su victoria; llenando su mente y su corazón de dudas. Y Peeta, el bueno de Peeta a quien resulta casi imposible no amar. Es tan dulce, tan delicado, tan amable con ella, finge tan bien que la quiere, que casi no parece mentira; pero, si de verdad la ama... ¿qué siente ella por él? No lo sabe.
En el fondo yo opino que ella, aunque los quiere a los dos, lo que siente por Gale puede quedarse reducido a una amistad grande, incluso a un cariño fraternal siempre que no avancen hacia el contacto físico, en cuyo caso podría ser que no pudieran echarse atrás, estropeando una gran amistad. En el caso de Peeta, es que ella se obstina en pensar que no le ama, pero cuando lo besa “de verdad”, siente mariposas en el estómago y cuando hace una reflexión sobre lo útil que sería Peeta para encabezar una revolución -principalmente con su labia porque sabe encadenar las palabras de manera que sea capaz de mover masas de gente-, y ella piensa que en el caso de existir un futuro, el único hombre que merecería ser padre, es Peeta; inconscientemente está declarando su amor.
La autora ha creado a estos tres personajes de forma muy definida, Katniss que sufre mucho porque es increíblemente responsable con todo el mundo; Peeta que es un hombre muy valioso y que todavía puede dar la sorpresa en el tercer libro de la trilogía y Gale, que aún no se ha expuesto del todo y que seguro será también todo un descubrimiento en el volumen que queda.
La entrada de los tributos vencedores de años anteriores en los juegos de este año, hace que en vez de encontrarse entre gente sin ideas y vulnerable, se encuentren entre gente experimentada, que se conoce desde hace tiempo; muchos de ellos son amigos y pronto se empiezan a formar alianzas. Pero Katniss y Peeta no se fían de nadie, no quieren hacer amigos, ni tener aliados entre los otros tributos, porque saben que sólo puede quedar uno.
Como sorpresa en este libro tenemos, por fin, el alzamiento de los distritos contra la crueldad del Capitolio, a los habitantes de las ciudades esclavas les ha llegado el momento de pedir venganza por obligarles a ser espectadores del derramamiento de sangre de sus hijos. Todo el desarrollo de la guerra nos queda para el próximo libro, que será mi próxima lectura: Sinsajo, de Suzanne Collins y que pone fin, esperemos que con un brillante final, a la trilogía de los Juegos del Hambre.

jueves, 14 de octubre de 2010

Los Juegos del Hambre, Suzanne Collins

Trilogía Distritos, vol.1.

El argumento: Tras una serie de catástrofes naturales que azotaron la antigua Norteamérica hasta casi destruirla, surgió Panem, el nuevo continente. Compuesto por 13 distritos en vez de muchos más estados; pasado un tiempo sobrevino la guerra de los Días Oscuros y todos los distritos se volvieron contra el Capitolio, la capital del continente y donde está el gobierno. Pero el Capitolio se levantó en armas y venció a doce de ellos y aniquilaron al decimotercero. Para recordarles quién manda y que siempre tuvieran presente que viven bajo un yugo pesado, se establecieron los Juegos del Hambre. Una vez al año, todos los habitantes de cada distrito, de entre 12 y 18 años, entran en el sorteo de los Tributos. Un chico y una chica deberán representar a cada uno de los doce estados en una especie de Olimpiada a vida o muerte en la que sólo puede sobrevivir una persona. El juego puede llegara durar varias semanas y mientras, es retransmitido por televisión a todo el continente. Este año le ha tocado a Primrose Everdeen de 12 años, la hermana de Katniss de 16, pero ella se ha ofrecido voluntaria para salvar la vida de su hermanita pequeña. Su compañero es Peeta Mellark de la familia de los panaderos, que en una ocasión le salvó la vida al darle a escondidas un par de hogazas quemadas. Juntos habrán de enfrentarse a los representantes de los otros once distritos y vencer; pero, ¿serán capaces de matarse uno al otro? Sólo uno puede sobrevivir y ellos lo saben.

Mi opinión: Me encanta esta trilogía, tiene algo de mágico la forma de narrar de Suzanne Collins, sin duda. Es la segunda vez que leo este libro y el motivo es que he conseguido el tercer y último volumen y para apreciarlo en todo su esplendor, hay que leer la trilogía entera de corrido; es como la ceremonia de catar el vino, tienes que abrirlo, olerlo, paladearlo... no puedes coger y mezclarlo con Coca-cola directamente, jeje.
Estas historias sobre futuros catastrofistas no dejan de ser curiosas e inquietantes en sí mismas. Tengo mis favoritos entre esta “subespecie” por llamarles de alguna manera: están la saga del señor John Twelve Hawks, de la que ya tengo el primer ejemplar; El viajero, y el segundo, El río oscuro y que ya comenté en su día; y otra trilogía de la que sólo tengo el primer volumen y que me gustaría enormemente conseguir los dos que me faltan, aunque sean en formato e-book. Me refiero a la saga Los señores del Cielo de John Brosnan, si alguien los tiene y quiere (puede) pasármelos, que me deje un comentario en este post, por favor.
¿Podrían estos “futuros” llegar a ser reales en algún momento? La verdad es que no lo sé, espero que reine el sentido común entre las personas antes de convertirnos en algo tan decadente y cruel como la sociedad de los Distritos. Millones de personas sometidas a voluntad de unos pocos que son quienes ostentan el poder y hacen mal uso de él, esto ya lo tenemos ahora, sin duda, pero aquí está tan extrapolado que da miedo.
La crueldad de los Juegos del Hambre... ¿qué pasó con las Olimpiadas? ¿dónde quedó el ejemplo de los deportistas y sus hazañas en los juegos mundiales de cada cuatro años? En este futuro posible y cruel, se han erradicado. Aquí se participa obligatoriamente cada año y no hay manera de zafarse, si te toca, tienes que irte haciendo a la idea de que posiblemente no regresarás con vida.
¿Llegaremos a ver algo así en televisión? ¡quién sabe! A mi este libro me recuerda a la antigua película de los ochenta de Arnold Schwarzennegger “Perseguido”(The running man, sacado del libro de Stephen King del mismo nombre, publicado bajo el seudónimo de Richard Bachman), donde los criminales más sanguinarios son soltados en un recinto amurallado, si no recuerdo mal eran ruinas de un terremoto o algo así y son cazados como animales por asesinos profesionales que cuentan con el beneplácito de la audiencia. Es la personificación de la justicia divina, el pago público por los pecados cometidos.
Tal vez la parte más sobresaliente de la historia, por encima de la crueldad que se ven obligados a ejercer matándose unos a otros, sea el romance a tres bandas entre Katniss (me encanta el nombre), su amigo de cacerías Gale y su compañero en los juegos del hambre Peeta, que declara su amor por ella como parte de una estrategia... ¿o no será una estrategia?
Una historia interesante sin duda y un final bien logrado que nos deja la puerta abierta para el segundo volumen, En Llamas, que será mi siguiente lectura.
El perfil de la autora en Wikipedia, aquí.

jueves, 7 de octubre de 2010

Bella malicia, Rebecca James.

El argumento: Katherine sufrió uno de los reveses más terribles que puede sufrir una adolescente, vio como mataban a su hermana menor y fue incapaz de ayudarla. Debido a esto, cambió de ciudad, de entorno, de instituto y hasta de apellido. La prensa hizo de su familia carnaza y todos debían huir para reconstruir sus vidas. Donde vive ahora no conoce a nadie y tampoco le interesa tener amigas. Hasta que aparece Alice.

Mi opinión: La novela en sí es bonita, pero para mi gusto noto como si le faltase algo. No sé si emoción, agilidad o se puede reducir a algo tan coloquial como el término vidilla. Los personajes están bien definidos, la sufrida Katherine que ha intentado convertirse en otra con tanta fuerza que casi lo consigue; el bueno de Robbie, siempre amigo y compañero, algun que otro personaje secundario que toma bastante relevancia en algún momento y la presencia incorpórea de Rachel, la hermana pequeña fallecida de Katherine. Y Alice. De Alice mejor no decir nada, porque es en su papel de protagonista, casi más protagonista que la propia Katherine.

Leí en otro blog que a la blogger le recordaba mucho a esas películas de media tarde que ponen en la tele para rellenar hueco y a mi también me lo ha recordado en muchos momentos. Es algo previsible, ha habido momentos en los que me he adelantado a la trama, he cruzado hilos y he resuelto el capítulo antes de que lo hiciera la autora y hay también algunos momentos aburridos, que hacen que no te apetezca mucho leer. Pero sólo son momentos, si se hace el esfuerzo para continuar la lectura, tiene un final "algo" previsible (de hecho, la novela empieza diciendo que Alice está muerta) pero hay un detalle que a mi no me gustó. ¿Por qué tiene que morir él? No quiero espoilear su nombre... A no ser que sea para cuadrar perfectamente la pareja final, que sí hace un final bonito, pero creo que tal como la autora nos había representado a Él, hacían mejor pareja que Katherine con el otro.
El perfil de la autora en Wikipedia, aquí.

jueves, 30 de septiembre de 2010

Tiempo de matar, John Grisham.

El argumento: El estado de Mississippi, a principios de los 80 sigue siendo un lugar donde ser negro significa ser más culpable que los blancos, y Carl Lee Hailey ha cometido una locura que puede costarle una condena a muerte en la cámara de gas, ha asesinado a dos hombres blancos. Pero hay que tener en cuenta que esos hombres blancos habían secuestrado, violado, apaleado y torturado a su hija de 10 años y que luego la abandonaron a su suerte para que muriese como un perro. Jake Brigance, abogado local de Clanton se enfrenta al caso más importante de su vida, conseguir que Carl Lee sea declarado inocente en un juicio con un jurado compuesto por blancos, con un juez blanco y un fiscal también blanco y que además le odia personalmente desde hace años porque siempre le gana en los juicios. La ópera prima de John Grisham, es una de esas novelas que se te pegan a las manos y no puedes dejar de leer hasta que las terminas.

Mi opinión: He tenido suerte de que esta novela caiga entre mis manos, aunque como quién dice ha sido fruto del azar, mi suegro la encontró en alguna parte y como sabe que me encanta leer, me la ofreció, leí la sinopsis y ya no paré de pensar en ella.
A pesar de que la sociedad de la que habla, de principios de los ochenta, el trato a los negros como animales y hasta la presencia aterradora de los tarados de Ku Klux Klan, quiero suponer que está ya absoleto este modelo de vida; que las cosas han cambiado en Mississippi y en el resto de estados de sur en el que se tratase a los negros como seres inferiores a los blancos solo por el color de su piel.
Pero el trasfondo de la novela es un tema muy importante: ¿qué haríamos nosotros en la misma situación? ¿Qué haríamos nosotros si sola y exclusivamente por diversión dos malnacidos (sean del color que sean) violasen, torturasen cruelmente y humillasen a una hija nuestra? El primer instinto es el de tomarse la justicia por la mano, y más en el caso de Carl Lee Hailey, que sabe que siendo negra, a pesar de ser la víctima, su hija tiene las de perder en el juicio porque quienes le hicieron daño son de una raza superior, son blancos.
Así que cuando Hailey no puede soportar más su rabia y decide hacer la justicia que su hija necesita y que todos necesitan para vivir tranquilos, se enfrenta a morir en la cámara de gas. Su única esperanza es que el abogado que una vez salvó a su hermano de la cárcel, le salve a él de un caso mucho más grave, alegando enajenación mental transitoria.
La novela en sí es un tochazo de más de 400 páginas que engancha, ayer mismo estuve leyendo hasta las 3 de la mañana, deseaba acabármela a pesar de que se me cerraban los ojos y me costaba un enorme esfuerzo mantenerlos abiertos. A pesar de no saber nada de leyes, es muy interesante, emocionante incluso ver como todos los de la raza negra del condado se vuelcan con el que consideran su héroe local.
Detecto la presencia de algún que otro detalle incómodo, algún que otro personaje secundario que tan de repente como aparece, desaparece... dejando algún que otro cabo suelto que “ensucia” el total de la novela. Hay detalles como el desenlace del problema de Ellen Roark, la pasante, que de repente desaparece y no se sabe nada más, sí nos dice que está en el hospital, pero ahí acaba, tras haber sido durante casi 100 páginas un personaje importante. También fastidia al lector que la novela acabe sin enseñarnos el drama personal que puede ser y será, sin duda, el momento en que Jake le cuenta a Carla que su casa se ha quemado hasta los cimientos y que hasta su hija, Hanna, ha perdido abrasado a su perrito Max. ¿Por qué se han obviado estos detalles? En mi opinión la historia sería mucho más redonda con un pequeño puñado de páginas más, pero... sabe Dios por qué el autor, o los editores deciden dejarlo así; y dejarnos a los lectores a medias.
El perfil del autor en Wikipedia, aquí.

viernes, 24 de septiembre de 2010

Los caballeros las prefieren brutas, Isabella Santo Domingo


El argumento: Isabella Santo Domingo nos propone un manual de feminismo de conveniencia, porque sí, es muy bonito ser jefa, tener éxito, ganar nuestro propio dinero y tomar decisiones sobre nuestra vida, pero la autora nos cuenta que es mucho más práctico ser mantenida por un hombre; fingirse una “bruta”, creo que la traducción de bruta aquí sería “tonta”. Manual de feminismo moderno para poder seguir siendo lista sin dejar de parecer tontas y que nuestros hombres se marchen con otras más listas pero que dan el pego de ser más tontas.

Mi opinión: No estoy para nada de acuerdo con los argumentos de la autora en cuanto a que los hombres son todos unos lerdos y más simples que el mecanismo de una cuchara, infieles por naturaleza y maltratadores sibilinos (cuando menos) de sus esposas legítimas. Será porque soy una soñadora, será porque tengo una vida sentimental feliz, pero no creo que se pueda catalogar a todos los hombres, a todo un género, por el mismo patrón, igual que no me parece apropiado decir que todas las mujeres somos putas, o tontas. De todo hay en la vida, tanto de hombres como de mujeres, aunque algo sí que tenemos en común, en un momento dado hasta los buenos más buenos (y las buenas más buenas también) pueden volverse malvadamente crueles si se sienten heridos.
Creo que la autora de este libro, basándose en sus propias malas experiencias y en las de su entorno, nos aconseja a las mujeres una técnicas para hacernos pasar por tontas en casi todos los aspectos de nuestra vida, a fin de hacer que nuestros compañeros se sientan más contentos con nosotras porque somos torpes, patosas, frágiles y que no sabríamos valernos por nosotras mismas sin ellos. Así como ella nos aconseja que finjamos orgasmos, que nos echemos un amante para que nos de lo que nuestro marido de verdad no nos da, yo quisiera darle un consejo a ella: Isabella, bonita, cambia de ambiente, relaciónate con otro entorno y otras personas; si hace falta cambia de país porque no creo que haya tanta frustración en donde quiera sea que vivas. Tal vez tu felicidad dependa de ello. Y si en todo caso no logras que un señor te mantenga a pesar de hacerte la tonta, tal vez debas aprender a aceptar que una mujer no necesita de un hombre a su lado para ser feliz. Igual que un hombre puede serlo también sin una mujer al lado.
No sé si el libro pretendía ser de humor, pero no me he reído en ningún momento. No se debería generalizar así, es incluso peligroso para mucha gente que anda suelta por el mundo con unas mentes muy frágiles dentro de sus duras cabezotas.
Sí le encuentro razón en el capítulo en el que explica lo que yo siempre digo y que nunca las mujeres me dan la razón, aunque los chicos sí lo hacen: las mujeres entre nosotras somos peores amigas que los hombres entre ellos. Cuando un hombre obtiene algún logro, los colegas de su grupo le felicitarán honestamente, se alegrarán sinceramente por él y se esforzarán por conseguir lo mismo en su respectivo asunto. En cambio las mujeres somos diferentes, si una amiga consigue un ascenso, inevitablemente pensaremos que se ha “tirado al jefe” o si aparece de repente otra amiga con un novio guapísimo o millonario (o guapísimo y millonario a la vez) en vez de felicitarla honestamente y mirarla con sana envidia, lo que haremos será desear que se separen cuanto antes para cogerlo nosotras y este es otro punto a tratar. Los hombres no tocarán (salvo raras excepciones) a la ex-novia de un amigo, las chicas intentarán zumbarse al ex-novio de una amiga sin dudarlo y si aún es novio, ¡da igual! Todo tiene arreglo. Sé que estoy generalizando, pero pararos a pensar, es triste, pero somos así de malos y simples.
A falta de 30 páginas para el final, la autora hace una interesante reflexión sobre el feminismo radical, el feminismo del principio y el actual, en cuanto a que ahora mismo muchas mujeres no saben por qué se está luchado, en tanto que otras son feministas porque odian a los hombres, tienen al hombre como al enemigo al que hay que batir, en vez de como un compañero, o no, pero como un ser humano digno del mismo derecho a la vida y a la felicidad que el resto de personas. Interesante reflexión, interesantes palabras, que hacen pensar que tal vez las primeras 70 u 80 páginas estaban escritas en clave de humor y yo no las he sabido entender, pero me mantengo en mi postura de unos párrafos más arriba, no le encuentro la gracia, hay muchos peligros en tratarnos como trapos un género a otro y más en estos tiempos en los que el maltrato y los crímenes pasionales están a la orden del día. Yo diría que el problema está en la educación que recibimos y en que tenemos la “necesidad” de no estar solos, cuando deberíamos tener conciencia de nosotros mismos y no esperar que nadie nos aguante o venga a arreglarnos la vida cuando nosotros mismos somos incapaces de soportarnos frente al espejo de nuestra soledad.
No existe perfil en Wikipedia de esta autora, pero curiosamente sí que se hizo en Colombia, país natal de Isabella Santo Domingo, una serie de televisión de unos 30 capítulos basados en el libro.

martes, 21 de septiembre de 2010

Presentimientos, Clara Sánchez.

El argumento: Julia y su marido, Félix junto con su hijo Tito, se marchan desde Madrid a un pueblo de la costa a pasar las vacaciones de verano. La misma noche de su llegada ella sufre un accidente de tráfico que la hace entrar en coma, situación de la que ella no es consciente. Julia queda atrapada en un bucle de situaciones y personas de las que no sabe cómo salir, lo único que sabe es que no puede encontrar a su familia. En el hospital, Félix vigila sus sueños con la esperanza de que pronto su esposa logre hallar el camino de vuelta a la realidad dónde él y Tito la esperan.
Mi opinión: Si bien la historia es muy sencilla, es la manera en la que la autora ha conseguido implicarnos en la historia, vivirla con Julia y sentirnos perdidos con ella, o cómo a través de los pensamientos de Félix, que se siente a su manera también perdido porque no sabe cómo hacerla volver, lo que hace que te atrape.
Durante el desarrollo de la trama van a apareciendo otros personajes, que si bien van siendo más o menos secundarios en la misma, es interesante ver cómo las cosas se sienten desde dos ángulos totalmente opuestos. En la realidad, cuando Félix le habla o el niño llora, y en la mente y los sueños de Julia, cuando es capaz de percibir esos estímulos e integrarlos en su particular percepción de la realidad en su mundo de la inconsciencia.
Es una historia bonita, tierna, aunque un poco agobiante en el hecho de que Julia está perdida y no logra encontrar el apartamento, nadie la conoce, no tiene dinero, una situación desagradable que ahogaría a cualquiera y que ella consigue sobrellevar.
Bien narrada, los personajes están bien definidos y el que se hace de caer gordo, cae gordo tanto dormido como despierto. La mente súper analítica y organizada de Félix se complementa con la pasional y práctica Julia.
El libro me ha gustado y si vuelvo a ver alguno de esta autora, les daré una oportunidad. Yo diría que echo en falta algo más de agilidad en la intriga y tal vez algo de carisma, queda un poco sosa.
El perfil de la autora en Wikipedia, aquí.

lunes, 13 de septiembre de 2010

Los ojos de la oscuridad, Dean R. Koontz.

El argumento: Christina (Tina) Evans intenta sobreponerse al que seguramente ha sido el peor año de su vida, primero el fallecimiento de su único hijo Danny en un accidente cuando iba de excursión con unos monitores muy experimentados y luego el divorcio de su marido, Michael, cuya relación ya estaba rota, pero a la que le faltaba la gota para colmar el vaso en forma de la pérdida de lo único que todavía les unía. Pero cuando parece que ya va saliendo del trance doloroso, de repente comienzan a pasar cosas raras en casa, los objetos personales de su hijo se mueven... ¿o alguien los mueve?
Mi opinión: La verdad es que a pesar de ser un autor al que nunca había leído, su nombre me sonaba bastante, ha sido una casualidad que leyese un libro suyo; aunque este precisamente es uno bastante antiguo, escrito en 1981, se nota lo antiguo en la descripción de los ordenadores, por aquellos entonces aparatos arcáicos, voluminosos y casi prehistóricos en comparación con los actuales, así que cuando habla de que los ordenadores de la historia van con cassettes, casi me da un algo de risa.
El desarrollo de la historia está bien formado, aunque seguramente sea un defecto de traducción desde el original en inglés, no deja de ser sorprendente la gran cantidad de veces que se repite la palabra “condenadamente”, y resulta chocante porque no es un término de gran uso al menos en estos tiempos y en el ambiente donde vivo, por lo menos.
La trama está bien pensada, aunque en su tiempo quizá fuese más llamativa que en la actualidad, donde estos temas se han tratado muchas veces ya, pero está bien trazado, lo único malo y que por ello estropea toda la historia, es el final. Me fastidian mucho estos finales tan absurdos, a ver, te has escrito una historia de 263 páginas, ¿tanto te cuesta emplear un poco más de tiempo y unas cuatro o cinco páginas más y escribir un final decente? Yo, por lo menos, no me quedo satisfecha con un final tan malo y tan poco explicativo. ¿Qué nos deparará el futuro? Pues espero que algo mejor que el final tan desastre y poco aclarador de la novela.
Debido a la cagada en el final, que estropea toda la historia, no puedo darle la buena puntuación que sí hubiera merecido con un final más adecuado, así que sólo le puedo dar un 6.
El perfil del autor en Wikipedia, en español, aquí.

jueves, 9 de septiembre de 2010

La edad de la inocencia, Edith Wharton.


El argumento: Los años setenta del sigo XIX, Nueva York es la cuna de la alta sociedad estadounidense, unas pocas familias son tenidas en alta estima por la pureza de su sangre y la antigüedad de sus negocios familiares; el resto de las familias intentan llegar a la parte alta de la sociedad a través de lazos matrimoniales o de negocios. Los hijos de dos de las familias más influyentes de la alta sociedad, May Welland, perteneciente a la rama de los Mingott y Newland Archer están enamorados y a punto de anunciar su compromiso, cuando regresa a Nueva York la prima de May, Ellen Olenska, que viene huyendo desde Europa de un fallido matrimonio y de la figura de su marido, el conde Olenski. Newland, que trabaja en una firma de abogados y además se verá unido por lazos familiares a Ellen tras casarse con May, deberá encargarse de los asuntos legales de madame Olenska, pero él caerá rendido ante la personalidad de la prima de su prometida.

Mi opinión: Es curiosa la transformación de los sentimientos de Newland, el prometido enamorado de May Welland, que pasa de estar casi obsesionado con anticipar el matrimonio y molestar con su insistencia a su prometida y a toda su familia, a molestarle las cosas de su novia que antes tanto le agradaban.
La primera parte de la novela nos cuenta como Newland ve encantadora la manera de May de sonrojarse, su manera de actuar en actos públicos como el teatro y su forma de expresarse, hasta el punto de considerarla una persona súmamente inocente y como dice él: la vida pasa por su lado sin mancharla; a no poder soportar su aspecto de niña, y comienza a encontrar un claro doble sentido en casi todo lo que su esposa dice, sobre todo cuando se refiere a su prima Ellen.
Es extraño en estos tiempos que corren en los que todo se hace deprisa y corriendo, leer esta historia de amor en la que la gente se enamora sin hablar casi, se casan sin conocerse y se hablan más que nada con los ojos en lugar de con las palabras, porque había muchas palabras, muchas expresiones y conversaciones que no se podían decir, porque era vulgar expresar o sentir tales sentimientos. Así se daban esos extraños matrimonios que funcionaban sólo de puertas para afuera.
A lo largo de la novela, primero siento pena por May y por lo cruel que es Newland al enamorarse de otra, minusvalorando sus virtudes; conforme la historia avanza y veo lo infeliz que él es y cómo ella se descubre como una exacta copia de su madre y cómo a veces actúa con maldad, con tal de conservar a su marido y las indirectas que lanza a Newland con los ojitos brillantes, como dándole a entender que lo sabe todo pero que igualmente perdona, cuando en realidad está preparando el golpe final... la figura de May Archer acaba por convertise en una mujer odiosa. Justo cuando su marido había decidido abandonarla (ya sé, es una putada) ella se saca el as que llevaba escondido en la manga y ¡zás, en toda la boca! Deshace todos los planes de su marido y le “obliga” a permanecer a su lado. Todo esto no sería cruel si no fuera porque antes de su matrimonio, May le juró a Newland que jamás sería capaz de construir su felicidad sobre la desdicha de otros, aunque finalmente parece que le puede la ambición por conservar su posición social, su matrimonio y las buenas apariencias, frente a su propia lealtad a sus promesas.
El final, pues triste pero cierto, ¿cuántas veces no habremos dejado escapar algo sumamente importante por miedo a romper un recuerdo amable que hemos guardado durante años? ¿y si realmente no era tan guapa/o? ¿y si he vivido toda mi vida penando por alguien que no lo merecía?
Una bonita historia, sin duda. Y la película que hicieron hace años, con Winona Ryder en el papel de May Archer y Michelle Pfeiffer en el de madame Ellen Olenska, le hace justicia al libro.
El perfil de la autora en Wikipedia, aquí.

domingo, 5 de septiembre de 2010

La mosca de la muerte, Patricia Cornwell.


El argumento: la excelente médico forense Kay Scarpetta intenta recomponer su vida tras el trance de haber sido agredida (en algún libro anterior) por un psicópata homicida, Jean-Baptiste Chandonne. Pero éste, pese a estar en el corredor de la muerte en una cárcel de Texas, consigue ponerse en contacto con ella y atraerla hasta él, con el objetivo de perturbar su vida una vez más; porque pese a que "El Hombre Lobo" como se llamaba a Jean-Baptiste, lleva bastante tiempo entre rejas, se siguen comentiendo crímenes de similares características a los suyos en la zona de Baton Rouge.
Mi opinión: Para empezar debo decir que no sé o no recuerdo cómo llegó este libro de papel a mis estanterías, así que tras mucho tiempo de verlo aquí, el día que me lanzo a leerlo, resulta que es parte intermedia de una serie, y que como tal, los personajes ya están ampliamente desarrollados en otros libros y la lectura de este libro en particular si haber leído los anteriores queda un poco coja.
La historia en sí es buena, no lo dudo, pese a lo manido de las historias de crímenes y forenses y tal, ahora que me estoy aficionando a la serie Bones, me llama la atención; pero es lo que digo, no se puede ser todo lo objetiva que debería serlo, sin conocer la trayectoria de los personajes en los libros anteriores.
Pese a este enorme fallo mio, debo decir que detecto muchos personajes en el libro que prometen mucho, como por ejemplo la inspectora de policía Nic Robillard, que luego no pasa de ser una segundona. A no ser que este personaje se desarrolle y tome importancia en los siguientes libros es un cabo que queda suelto.
La historia hace constantes referencias a personajes muy importantes que deben venir de los libros anteriores, así que en mi opinión y como no he leído los anteriores, da la impresión de quedar un poco desordenada.
Este fallo se corregiría, sin duda, leyendo todos los libros (ordenados) de la autora sobre la forense Kay Scarpetta, personaje bien desarrollado y que da bastante juego.
El perfil de la autora en Wikipedia, aquí.

lunes, 30 de agosto de 2010

Deliciosa Chiara, Nicky Pellegrino.

*Este es uno de los viejos libros de mis estanterías, que de vez en cuando vale la pena volver a echarle un vistazo. Se publicó en España en 2005.

El argumento: En San Giulio, un pueblo pequeño en Italia, vive María Domenica, la mayor de los seis hijos de Pepinna y Erminio, una familia tradicional a finales de los años sesenta que se verá envuelta en el escándalo cuando su primogénita se escape un día para irse a trabajar y a conocer museos a Roma, porque ama el arte y el pueblo se le queda pequeño, huye también de un posible matrimonio impuesto con un hombre muy guapo, pero también muy inconstante. A su regreso, un año después de su partida, también la acompaña el escándalo, pues regresa embarazada de 8 meses. Queriendo evitar la vergüenza, sus padres la casan con Marco, el hombre tan guapo e inconstante que entre ponerle los cuernos y molerla a palos, nunca tendrá un instante para hacerla feliz. Cuando María Domenica escapa por segunda vez lo hace con intención de no volver jamás y con su hija de pocos meses en un carrito. Más de treinta años después, Chiara, regresa a San Giulio buscando a su familia...

Mi opinión: Creo que es la tercera o cuarta vez que leo Deliciosa Chiara y existe una razón para que me siga gustando cada vez que la saco de su lugar en la estantería; al ir cambiando yo con los años, también comprendo otros aspectos de la novela y las vidas que en ella se entrecruzan que en anteriores momentos no vi.
Es una novela que por lo que veo por internet no ha sido muy famosa en su momento y ahora seguramente será difícil de encontrar, pero tal como dije en el primer post de este blog, quiero que ningún libro caiga en el olvido y leer de vez en cuando y escribir aquí sobre él, algunos de mis viejos compañeros que he ido comprando a lo largo de mi vida.
La dura vida de María Domenica, que busca la libertad y la belleza del arte, se parte en dos cuando se queda embarazada de Chiara y el padre de la criatura desaparece; cuando no le queda más remedio que regresar a casa y sus padres la obligan a casarse con Marco, no se entiende que hoy en día se pudiese dar un comportamiento así, pero estamos situados en los años sesenta y muchas cosas de esas pasaban. Cuando la pobre huye con su hija hasta Inglaterra, buscando la libertad que su pueblo le está quitando y finalmente encarrila su vida, parece que por fin va a ser feliz, pero la vida siempre se guarda un as en la manga.
Chiara es una persona muy diferente a su madre, y cuando decide buscar a su familia es un momento intenso, ella no sabe lo que va a encontrar, ni siquiera sabe si alguien de su familia vive aún.
No me gusta la revolución que forma entre el libro de cocina, mezclado con la biografía novelada de su madre que ella medio inventa-medio averigua investigando aquí y allá, parece como si ensuciase el nombre de su madre y su memoria. Pero a veces esas cosas pasan, como lo de casarse para evitar la deshonra, más deshonroso es estar mal casada y ser una infeliz y hacer infelices a otros.
Este libro sigue estando entre mis favoritos, no lo puedo evitar... y seguramente de aquí a un tiempo indeterminado vuelva a leerlo y seguramente vuelva a descubrir algún detalle sobre él que se me haya vuelto a escapar.
Pese a la preciosa y evocadora portada que he escaneado para colgarla aquí (esta vez no la he buscado en internet, esta vez he puesto mi propio libro) detecto varias faltas de ortografía en su texto, y me da rabia que no se cuiden esos detalles tan importantes.
Simplemente deliciosa, aunque también dura. Si tenéis ocasión de leerla, os la recomiendo encarecidamente.
El perfil de la autora en Wikipedia, aquí; está en inglés, porque en español no lo ha escrito aún nadie.

sábado, 28 de agosto de 2010

Sabrina:1- El mundo:0, Rebeca Rus.

El argumento: Sabrina tiene 26 años y trabaja como creativa júnior en una importante agencia de publicidad. Convive en un piso de alquiler con Ana y Candela, una que trabaja como secretaria y otra que estudia y juntas forman un trío tremendamente desordenado y muy fiestero que vivien al día a día y siempre llegan en números rojos a fin de mes. Sabrina se siente poco valorada en el trabajo, pero quizá debería tomarse las cosas más en serio para que toda su vida comenzase a cuadrar, su madre dejase de dejarle mensajes asustados en el contestador, para poder encontrar alguna vez algo en el desastre de su dormitorio, para conseguir organizarse con sus compañeras de piso y tener un mínimo de orden y limpieza en casa y para que, por fin, el trabajo comience a darle buenos resultados y poder sentirse valorada y realizada. Pero todo esto va a cambiar, porque Sabrina ha decidido encarrilar su vida y va a empezar a tomarse en serio su propio trabajo y su propia vida.
Mi opinión: A la primera impresión, Sabrina me parece una loca divertida muy ingeniosa, me río con la manera en la que el personaje ve, vive y cuenta las cosas que le pasan, pero pronto voy cambiando de opinión. Me doy cuenta que el personaje es una chica dejada y que, para tener 26 años ( y yo ya los he tenido) no es nada responsable en ninguno de los aspectos de su vida. El tener la casa llena de mierda, la habitación con todo tirado por el suelo y la cama sucia de restos de comida y desechos humanos, hace que a mi deje de hacerme gracia para darme asco, y pase a pensar que si conviviera conmigo nos llevaríamos fatal. El desorden que tiene en el trabajo, la falta de lealtad con su compañera de equipo, Mónica, el escaquearse a las primeras de cambio y no tener ni un poco de delicadeza para con nadie, tampoco me hace gracia. La manera de ver la vida de Sabrina pasa de ser graciosa y divertida para convertirse en un desastre que molesta y una de las cosas que más molesta es que el personaje quiere tener razón siempre.
Me da mucha rabia del personaje que además de ser irresponsable con su vida, perjudica con sus acciones a su compañera, pero queda claro que Mónica es una segundona en la historia cuando todo el mérito por un contrato conseguido es adjudicado por la autora a Sabrina, habiendo sido un trabajo hecho entre las dos. También hay personajes que reflejan la sabiduría popular española, como Pacheco, que siempre recurre a su propia experiencia para dar unos consejos la mar de raros.
La historia está bien narrada, hay chistes graciosos, momentos brillantes y escenas hilarantes, pero me condiciona disfrutar de la historia en sí el hecho de que el modo de vida de la protagonista no sea de mi agrado. Pero tal vez si la protagonista fuese de otra manera, la historia no tendría gracia.
Es la primera vez que leo una ejemplo de ChickLit español y la verdad, ha tenido sus altibajos, tal vez esperaba un pco más de la historia en sí. Está contada en primera persona, como si fuera una conversación de tú a tú, como si Sabrina se lo estuviera contando a una amiga.
También es muy interesante cómo nos enseña que a veces se puede conseguir que la gente que nos juega malas pasadas pague la putada que nos ha hecho, pero que es muy probable que en la mayoría de las ocasiones se queden sin castigo, pero que no por ello debemos rendirnos, debemos seguir adelante, teniendo más cuidado con en quién depositamos nuestra confianza la próxima vez y teniendo controlado al enemigo; como dice aquel refrán: quiero tener cerca a los amigos, pero aún más cerca a los enemigos.
El final, tal vez un poco previsible, como todo el resto de la novela, pero si ha servido para que el personaje por fin se gane mis simpatías, bien escrito está.
En fin, no conocía a ninguna autora española del género ChickLit y no ha sido una experiencia desagradable, aunque mi favorita sigue siendo Marian Keyes con su saga de las hermanas Walsh.
No se hace pesada de leer y si la lee otra persona menos exigente y quisquillosa que yo, lo pasará bien, se reirá todo el rato y disfrutará con el humor de Rebeca Rus.
El perfil de la autora en Wikipedia, aquí.

miércoles, 25 de agosto de 2010

Los papeles de agua, Antonio Gala.


El argumento: Deyanira Alarcón es una escritora que ha dejado de escribir; y es ahora, cuando ha dejado de hacer lo que creía que daba sentido a su vida, cuando se da cuenta de que su vida es un desastre y que no sabe por dónde empezar a arreglarla, si es que tuviese arreglo. Esta novela es un monólogo, una discusión entre Asunción, la mujer auténtica y Deyanira, el personaje ficticio, el seudónimo de la escritora, que buscan -ambas- el sentido de su vida, el por qué de haber hecho y permitido que su vida llegase a ser en lo que se ha convertido y que tan insatisfecha la hace sentir. Refugiada en Venecia, acompañada de unos nuevos amigos italianos, va describiendo en unos cuadernos baratos, el mundo que ve a través de sus ojos. Un ensayo sobre cómo nosotros mismos trazamos nuestro camino, sorteando o no, los errores y los obstáculos.

Mi opinión: A pesar de que lo primero que sentí al comenzar la lectura fue una pereza casi excesiva que me animaba a abandonar la lectura, finalmente me decidí a continuar y a partir de la página 20 más o menos, comenzó mi disfrute. Conseguí meterme en la historia, ver a través de los ojos y la vida de Asunción y a encadenar lo que cuenta el libro con mis propios recuerdos y mis experiencias vividas. He reído, me he emocionado hasta humedecérseme la mirada, he evocado viejas vivencias, he viajado por Venecia con las palabras de Antonio Gala.
A la altura de la página 80 más o menos, la profundidad del texto es tal, al menos para mi, que me cuesta alcanzar el estado de concentración suficiente para leer y avanzar a través de la historia y me sorprendo a menudo releyendo una y otra vez la misma página. El hecho de que esté teniendo algunos problemas de concentración hacen que la novela pierda gran parte de su encanto, porque contiene tantos detalles, tantas palabras, tanta retórica... que si pierdes un hilo, se te hace una carrera que echa a perder todo el tejido de la historia en mi cabeza.
Antonio Gala hace un alarde de cultura en este libro, abundan las frases célebres, las alusiones a otros libros, a otros personajes, mucha mitología, mucha información, quizá me esté resultando excesiva y por eso me cuesta retenerla. Pese a todo, no me está resultando pedante y relamido en su manera de expresarlo.
Pero a partir de las ciento y pocas páginas ya empezó a dejar de gustarme, hablando de temas que rompen con la magia que había transmitido hasta aquí, encontrando nuevas sensaciones, nuevos motivos por los que el personaje principal escribe, hablando de política, de mafia, de calles y más calles, de góndolas, de motoras, de sexo, de posturas, de drogas... me costó mucho convencerme de que debía terminar de leerlo, de que todo esto no sería más que uno de esos bajoncillos que dan algunas novelas antes de dar el subidón y terminar genial, pero todavía me quedaban otras ciento y pico páginas por delante y la verdad, a mi llegó un momento en que se me hacía muy cuesta arriba la idea de continuar.
El final del libro, pues de los que yo acostumbro a decir que me gustan, deja todo atado y bien atado, pero no es bonito, y me resulta un poco cogido por los pelos; como si dijera, ya estoy harto de escribir, acabo así y punto final.
Llamamiento: Por favor, si alguien lee este libro y tiene este mismo problema con la espesura del texto y la capacidad de concentración, que deje un comentario en esta entrada. Al menos no me sentiré tan castrada como me hace sentir no poder leer un texto sin perderme en un párrafo de diez líneas.
Esta es mi opinión sobre el libro, si me expreso con la mentalidad poética que me gustaría tener, pero si me vuelvo mundana y humana, puedo llegar a decir, que tantas vueltas, tanta prosa, tanto verso, sólo para decir que el libro es un coñazo. Prefiero seguir siendo medianamente poética y pensar que es que lo he leído en mal momento.
Este es el segundo libro que leo de este autor, pese a que tiene escritos una barbaridad de ellos, el primero fue “El dueño de la herida” y lo compré por el texto de las portadillas, tocó ese punto de mi curiosidad que hace que ya no pueda dejarlo escapar. Aquel libro de papel que tiene un puesto preferente en mis atestadas estanterías, consta de muchos relatos cortos sobre el amor, la pasión, el sexo y las distintas fases y formas del querer... me gusta la manera de escribir de este autor, es en esta obra en la que he acabado de vislumbrar la sensibilidad que puede llegar a tener este hombre; claro que antes de poner la mano en el fuego por nadie (y menos un español, ¡con lo volubles que somos!) me gustaría leer algún otro texto suyo; todavía tengo pendiente de leer “La pasión turca” aunque la película es bastante impactante y dura en cuanto a temas carnales, el libro merece una oportunidad, ¡sin duda!.
El perfil del autor en Wikipedia, aquí.

sábado, 21 de agosto de 2010

Desinspirada.

Desde hace unos días tengo problemas de concentración. Me cuesta retener lo que estoy leyendo y centrarme en la historia, empaparme y meterme dentro de ella; además, hace casi un mes que dejé de escribir, abandonando mi nuevo manuscrito a la altura y peso de unos 80 folios. Estaba lanzadísima, escribía a cualquier hora y en cualquier momento y de repente, ¡zas! Se esfumó.
Quizás ha llegado el momento de tomarme un tiempo de relax y dejar de leer durante un par de meses, para asimilar todo lo que he leído en poquísimo tiempo; porque yo soy una “sprinter” en la lectura, aunque eso no quiere decir ni mucho menos, que no me entere de lo que leo. Tengo una capacidad para adentrarme en la lectura, para abstraerme del mundo y sus ruidos y vivir dentro de los libros que me ha traído más de una discusión, por ejemplo, con mi madre. A ella le gusta hablar conmigo, como a cualquier padre o madre con sus hijos, pero yo cuando estoy leyendo y concentrada, me abstraigo de tal manera que aunque me hablen, o me llamen por mi nombre, no estoy... y esto me ha pasado desde que puedo recordarme con un libro entre las manos, a no ser que me des una voz bien alta o me toques... como si no estuviera. A mi madre particularmente le molesta que me pase esto, ella decía (cuando vivíamos en la misma casa, porque ahora vivimos en sitios distintos y no suele verme leer) que cuando tengo un libro en mis manos soy como un mueble, que no atiende a razones, que no respondo por mi nombre. Menos mal que a mi pareja no le molesta que me pase esto, porque comprende que estoy disfrutando soberanamente aunque esté más quieta que una planta. Cuando escribo me pasa exactamente lo mismo, no hay horas, no pasa el tiempo, estoy absorta.
He leído muchos libros en pocos meses, he disfrutado mucho de casi todos ellos y de cada uno he aprendido lo que ha tenido a bien enseñarme el escritor/a, desde técnicas y trucos en narración, hasta cosas que no funcionan, la experiencia con el señor Moccia me ha espantado mucho, jejeje, pero sé que no tengo razón absoluta y que es más fácil que sea yo quién esté equivocada que los millones de personas que compran sus libros.
El problema de tomarme un descanso es que no sé qué demonios voy a hacer en mi tiempo de ocio si no leo; no me gustan los videojuegos, ya salgo a pasear varios kilómetros a diario con mi perra y tampoco es plan de hacer un surco en el suelo de tanto pasear, ¿no?, la televisión da bastante asco a casi todas horas, entre que es verano y dan una programación terrible y que cuando no es verano ya es bastante telebasura, nada más falta que me autoimponga el castigo y la penitencia de ponerme a mirarla a todas horas. No me gusta el deporte, me da muchísima pereza, estoy en paro, así que tengo tiempo para aburrir, y he echado currículums también para aburrir, así que ya no sé que hacer. Si al menos dispusiera de dinero a espuertas como para poder hacer lo que me viniese de gusto... pero es que lo que me viene de gusto es leer y he dicho que quiero (debo) tomarme una pausa para descansar el coco de tanto absorber información. No me gusta viajar, soy tan casera, tan casi territorial que necesito al finalizar el día, por tarde que sea, por largo que el día haya sido, volver a dormir a casa. No es por mi cama, que no tiene nada más ni menos que cualquier otra, es porque es mi territorio, mi templo, es el único lugar donde poder sentirme libre. La república independiente de mi casa, como dicen esos del anuncio de cuya marca aunque me acuerdo no me da la gana hacerle publicidad.
Tengo una manera de vivir y unos principios tan sencillos que mucha gente se asombraría de que se pueda vivir tan a la propia bola de uno/a. Sólo se necesita sentirse satisfecho con lo que uno/a tiene, no es que no tenga aspiraciones, ¡claro que las tengo! Quiero hacer algo de una vez por todas con mis textos, ir al registro de una vez y dejar de dejarme vencer voluntariamente por la pereza, buscar la manera de editar y publicar, y a ver si voy vendiendo algo, tal y como está el panorama laboral, cualquier ingreso que entre en casa, aunque sea algo tan inconstante y poco previsible como la venta de libros, bienvenido será.
¿Qué pasará con el blog si dejo de leer durante un tiempo? La idea no es abandonarlo, por supuesto. Un blog es un compromiso con uno mismo y algo que me fastidia es toparme con un blog que lleva meses (y hasta años) sin actualizarse -hombre/mujer, ya que lo dejas, déjalo del todo y bórralo, no dejes eso ahí estorbando- ¿para qué sirve tener un blog si no se escribe en él, o se cuelgan fotos, o lo que sea? Por si alguien no lo ha notado, soy bastante enemiga de colgar fotos mías. No es por complejo ni de guapa ni de fea, es que considero que el escritor debe vender historias, no belleza, que la cara, mi cara, nuestras caras, pertenecen al campo de la vida privada, la parte que no se cuenta en los libros y en la que no quiero intrusos. Tener una cara conocida puede ser un problema, la primera vez que alguien me reconozca en la calle/tren/súper o donde sea, me dará una vergüenza terrible, que ya me conozco, llevo 30 años conviviendo conmigo y sé lo insoportable que me puedo volver. Me gusta escribir historias, pero la mía es mía y esa sólo la comparto con quien yo quiero.
Bueno, mientras me tomo mi tiempo para leer el libro de Antonio Gala con la delicadeza que se merece, pensaré qué voy a hacer luego, si me tomo una pausa, o sigo adelante con el proyecto. Todo esto se arreglaría si dejase de tener problemas de concentración, que me está fastidiando mucho esto.

viernes, 13 de agosto de 2010

Rivales, Anna Godbersen.


EL ARGUMENTO: tras la misterosa desaparición de Elizabeth Holland que dio al traste con los planes de matrimonio convenido con Henry Schoonmaker, la vida debe seguir su curso. Los jóvenes de la nueva generación de la alta cuna neoyorkina vuelven a la normalidad de sus vidas, y Henry pronto volverá a continuar con su vida pública. Dos mujeres rivalizan por sus afectos, la bella pero insoportable Penélope Hayes, y Diana Holland, hermana de la ex-prometida del joven.

MI OPINIÓN: En esta segunda entrega de la saga The Luxe de la autora Anna Godbersen, nos encontramos con más mundo rosa, más mujeres exquisitamente bellas y terriblemente podridas por dentro. Tiene el mismo número de páginas que su hermano primogénito, pero es algo diferente.
MEJOR QUE NO SIGAS LEYENDO SI TODAVÍA NO TE HAS LEÍDO EL PRIMER LIBRO O SI TIENES INTENCIÓN DE LEERTE ESTE, PORQUE PUEDE PERDER GRAN PARTE DE SU MISTERIO...
Henry se vuelve loco por momentos porque se siente culpable de la desaparición de la que iba a ser su esposa, pero se siente al mismo tiempo muy enamorado de la hermana de Elizabeth... la joven Diana, de 16 años. Pero Penélope no piensa renunciar a su trofeo, porque para ella casarse con Henry Schoonmaker no significa lograr cumplir su sueño de amor, si no que quiere decir que tiene en su poder el trofeo más preciado de toda la alta sociedad.
Elizabeth regresa a casa asustada por un telegrama en el que Diana le dice que su madre está muy enferma; pero no vuelve sola, vuelve con su gran amor. Pero cuando por fin consigue vencer la reticencia del resto de su familia y cumplir el sueño de su corta vida, la tragedia vuelve a cernirse sobre su vida. Momento en el que, por si me quedaba alguna duda, confirmo la idea de que la madre de las muchachas es una mujer aborrecible y abofeteable, querer e intentar vender a sus hijas al mejor postor, es despreciable en el siglo que sea.
Es curioso, realmente son una novelillas que no tienen gran complicación en su trama, son historias sencillas, pero lo que realmente era complicado era las absurdas normas sociales que mantenían a la gente bajo condiciones mortificantes y que hacían a la gente muy infeliz. Una chica joven y casadera no puede dejarse ver con un hombre más que un par de veces antes de que empiecen los rumores, rumores capaces de destrozar su reputación; tampoco puede verse con varios amigos, pues aún sería peor el resultado. Tampoco es muy confiable tener amigas, porque queda patente en la historia, en ambos libros, que entre las chicas no hay más que falsas intenciones y una enorme rivalidad por ser la más hermosa, la más apreciada, la que más corazones cautive, aunque en el fondo muchas sean malas personas, y tengan una reputación buena pero una vida secreta terriblemente escandalosa.
Quedo en espera de que pronto caiga entre mis manos el siguiente volumen de la saga, la 3ª entrega, Envidia, de la misma autora.

martes, 10 de agosto de 2010

Latidos, Anna Godbersen


El argumento: Manhattan 1899, las hermanas Holland -Elizabeth y Diana- son admiradas entre la alta sociedad de Nueva York por su belleza y saber estar, pero todo puede cambiar si se descubre que a la muerte del patriarca de la familia, éste no les legó más que un gran puñado de deudas. Para evitar la deshonra que supondría que la gente se enterase de su caida a la pobreza, se fija el matrimonio de conveniencia entre Elizabeth y Henry Schoonmaker, también un famoso heredero de una de las mejores familias de la ciudad. Pero ni todas las vidas son fáciles, ni todos los comportamientos ejemplares, ni todas las chicas tan buenas como aparentan...

Mi opinión: Bueno, bueno, para ser un vivo ejemplo de literatura rosa adolescente no está mal del todo. Es uno de esos libros a los que podría calificar de "caramelito" pues es perfectamente legible y devorable en cuestión de pocas horas. Pese a no contar, quizás con una trama muy compleja o un trasfondo muy complicado y de los que hacen pensar y repensar, es agradable de leer y hasta puede que gracioso. Al fin y al cabo, todas las mujeres hemos pasado por la adolescencia, hemos leído libros de este tipo y hemos envidiado a las protagonistas, ¿qué chica no ha querido alguna vez vestirse con uno de esos maravillosos vestidos de finales del siglo XIX, que resultaban tan incómodos como vistosos? Pues evidentemente, una que no se viera obligada a vestirlos a diario.
Entre los personajes cabe destacar a la abnegada y en el fondo pasional Elizabeth y a su vivaracha hermana Diana, que tiene algunos destellos de la Jo de Mujercitas, la curiosidad y la picardía personificadas; a la petulante y herida de amor y celos Penélope, que será capaz de formar un buen lío con tal de conseguir a su deseado Henry, que tiene que casarse con su buena amiga y nueva rival Elizabeth. Pero Henry ha encontrado la horma de su zapato, lejos de la apabullante personalidad de Penny, y de la suave y dulce postura de flor medio marchita de su prometida, su corazón ha sido cautivado por la pícara mirada de una jovencísima muchacha... y hasta aquí quiero descubrir, si queréis saber más, tendréis que leeros el libro, que ya digo que prácticamente se lee solo.
Cuenta con una segunda parte ya publicada en España que se llama Rivales, que será mi segunda lectura a fin de cerrar el círculo. Normalmente prefiero no leer sagas, porque es fácil que uno de los libros me decepcione, que deje de gustarme la historia o que yo crea que no está a la altura de sus compañeros de saga.
La autora, Anna Godbersen, no cuenta todavía con un perfil en Wikipedia, pero enlazo el artículo relativo a la propia novela, aquí.

sábado, 7 de agosto de 2010

Cartas que siempre esperé, María de la Pau Janer.


El argumento: Por una vez y sin que sirva de precedente, voy a copiar, literalmente, lo que pone en la sinopsis de la contraportada.
Una apasionada historia sobre secretos escritos en cartas que nunca llegaron a tiempo a su destino. «Hay un lugar donde las cartas van a morir. Hay quien espera una carta toda la vida» Así comienza esta novela marcada por el azar, la espera y los secretos. Cada mañana Miguel, el cartero de un pequeño pueblo, pasa por delante de la ventana de Ricarda. Ella espera desde hace años una carta, pero cuando ésta finalmente llega, ya es demasiado tarde. Luís, su hijo, queda marcado por la imagen de una madre melancólica, siempre esperando noticias, y comienza a trabajar en el departamento de «cartas muertas», el lugar a donde van a parar las cartas que nunca llegaron a su destino. Allí encuentra las cartas perdidas de «Paula», cuyo nombre le atrae de forma misteriosa e inexplicable.

Mi opinión: En este segundo libro que leo de esta autora tras “Las mujeres que hay en mi” finalista del premio Planeta del año 2002 , he vuelto a descubrir el mismo estilo narrativo, esta es otra autora a la que reconocería fácilmente si hubiera leido el libro sin saber que había salido de su propia pluma.
María de la Pau Janer se descubre como una escritora detallista, que se implica tanto en la descripción de los ambientes para poder ubicarnos bien en la escena, como en los misterios de las mentes de los protagonistas, de las vidas privadas y sus pensamientos secretos. Es casi mágico descubrir que no somos tan raros ni tenemos derecho a estar tan solos como a veces nos sentimos... aunque sean los personajes de una novela escrita, tienen su personalidad y a veces asusta lo que pueden llegar a parecerse a personas reales.
El principio de la historia no deja de ser un poco confuso, nos habla sucesivamente de varias historias que más adelante confluirán en una sola, pero que en el momento de la presentación a mi me dieron la impresión de estar quizás un tanto desordenadas, tal vez hubiera montado de otra manera el comienzo.
El desarrollo de la novela es bueno, hay historias tristes, que ya intuyes que no van a terminar bien, hay personajes felices, que tratan de transmitir su amor por la vida a los demás, y que por el mismo amor hacen sacrificios que a veces no son lo suficientemente valorados. En cuanto al tema que da nombre al libro, las cartas, es una temática recurrente en toda la historia, los personajes se escriben cartas entre ellos varias veces y aunque ninguna se nos presenta literalmente transcrita, nos hacemos una idea clara de qué es lo que nos quieren decir.
Es un libro que me ha gustado, pese a la curiosidad de Luis, el desamor de Ana, la adoración de Jaime, la senilidad de Gerardo y la ausencia de Martina, todos estos personajes rodean a la principal protagonista, Paula, que hace enormes sacrificios a lo largo de su vida por mantener en pie la imagen de gran pintor de su padre, y que como a muchos nos ha pasado alguna vez, tiene momentos de no entender qué está haciendo ella en ese momento de la vida, cuál es su misión, por qué le pasan esas cosas... Una vida solitaria y una mujer valiente, la verdadera protagonista de la novela y guardiana de grandes secretos.
El perfil de la autora en Wikipedia, aquí.

jueves, 29 de julio de 2010

Perdona si te llamo amor, Federico Moccia.

El argumento: Niki tiene 17 años, toda la vida por delante y vive una juventud divertida y casi desenfrenada mientras sale con su grupo de amigas, las Olas. Alessandro, Alex, tiene 36, es publicista y acaba de darle plantón su novia de toda la vida, justo cuando él le había pedido formalizar la relación casándose. Debido a un leve accidente de tráfico, Niki entra en la cuadriculada vida de Alex para cambiársela, para rejuvenecerle y para madurar ella a su paso... Pero hay más de 600 páginas para llenarlas de letras y alargar la historia hasta el infinito.

Mi opinión: ¡Qué rumbosa que soy escogiendo alegremente libros para leer! Y qué mala leche me entra cuando veo que tiene más de 600 páginas y que como no me guste y me lo tenga que comer entero, como mínimo porque me he comprometido a leerlo en el blog, me voy a cagar en todo.
Empiezo, lo siento pero es un libro que no me ha gustado, así que si te lo vas a leer y no quieres que te condicione, por favor, NO SIGAS LEYENDO.
¡Por Dios qué cosa más ñoña de novela! La protagonista, la petarda de Niki es la típica niñata adolescente a la que me dan ganas de abofetear repetidamente la cara: prepotente, descarada; no salerosa y atrevida como pretende ponérmela el autor, sino repelente y odiosa, que no para de tocar los cojones, marujear, manosearlo todo y disponer del tiempo y del dinero de los demás sin ninguna clase de respeto hacia las personas. ¿Esto es romántico? ¡¿En serio?! Por Dios, que alguien me mate... Pese a que he tenido páginas para aburrirme, no ha conseguido caerme simpática, lo siento; nunca me han gustado las personas que son "demasiado largas" de esas que les das la mano y se toman el brazo, y la tal Niki, es una de estas.
El señor Alessandro, un tipo de 36 años que le sigue el juego a una chavala de 17, a la chica de 17 que acabo de describir, que se vuelve aún más infantil, petardo y estúpido que ella, y la lleva a todas partes y le paga todos los caprichos.
¿En serio este libro es un Best Seller? Si llego a saber lo que era, paso de leérmelo, como paso absolutamente de ver la jodía película que han hecho de este libro.
El autor de este libro, EN MI OPINIÓN, (que no se me ofenda nadie, que este es mi blog y estas son mis opiniones), va de cultureta, de tipo súper profundo y es un cardo, un coñazo absoluto y pasteloso hasta decir basta. He acabado harta de frases de canciones, de referencias a películas que pretenden ser lo más de lo más y quedar como un tipo súper culto y vivido y por supuesto (y tengo que decirlo) estoy harta que cada dos por tres aparezca la expresión "mal fario", ¿qué pasa, que no conocemos ningún otro sinónimo de mala suerte? Y por supuesto, he acabado harta del callejero encubierto de Roma que mister Moccia nos ha escondido en la historia.
Las conversaciones insulsas, banales y largas como la cola del mismísimo demonio, encima en estas páginas y páginas de charla súper larga, interminables hasta el hastío en las que me pierdo y ya no sé quién dice qué cosa, porque el autor no se entretuvo en poner, al menos de vez en cuando: él dijo, ella respondió, y recursos como estos para que los que no estamos dentro de su cabeza sepamos a qué cuernos se refiere.
Yo no digo que uno tenga que escribir cosas absolutamente reales, la vida suele ser demasiado trágica o aburrida y escribir sobre cotidianidades quizá no tiene gancho, pero este señor se pasa de increíble... me niego a pensar que exista en el mundo gente tan ñoña, facilona y vacía como los protagonistas de la novela. Tal vez soy yo, que he perdido en alguna parte el espíritu del romanticismo, pero que es tan, mejor dicho, que pretende ser tan profunda, tan poética, tan romántica, que se queda como atontada y absurda.
Será todo lo Best Seller que sea, lo habrán traducido a todos los idiomas del universo, que yo a veces dudo de por qué tal o cual libro llega a ser súper ventas, pero a mi, personalmente, no me ha gustado.
A no ser que un día me levante rebozada en azúcar, no creo que vuelva a leer ningún otro libro de este autor. Con uno basta, no deseo tentar mi propia suerte.
El perfil del autor en Wikipedia, aquí.

lunes, 26 de julio de 2010

Marina, Carlos Ruiz Zafón.


El argumento: 1980; Óscar Drai vive en un internado mientras sus padres viajan, pero como se aburre soberanamente, aprovecha las tardes para escaparse y dar paseos por la vieja Barcelona de majestuosas mansiones abandonadas, nobleza decadente y gente que lo tuvo todo y todo lo perdió pero se aferra a su antigua existencia. Siguiendo el sonido de una preciosa voz que canta ópera desde la trompeta de un viejo gramófono se mete de estrangis en la casa de Germán, un viejo pintor que paró el tiempo en su reloj el día en que murió su esposa, la dueña de la voz que canta a tavés del aparato... Pero Óscar no sabe que aún le queda alguien más por conocer en casa de Germán, a su hija, Marina. Marina es la viva imagen en versión adolescente de los cuadros que Germán pintó de su madre; pero está muy sola, así que Óscar y ella se hacen amigos y juntos comparten la afición de pasear por Barcelona y descubrir e inventar misterios para poner un poco de emoción en sus vidas. Pero hay misterios auténticos que son más emocionantes y peligrosos de lo que ellos mismos son capaces de inventar...

Mi opinión: Ésta novela, también ambientada en Barcelona, como sus hermanos El Juego del ángel y La Sombra del Viento, nos hace fácilmente reconocible el mismo estilo literario de Ruiz Zafón. No quiero decir que el autor sea repetitivo y que leyendo uno de sus libros ya es como si los hubieses leido todos, porque no sería justo y porque cada historia tiene su intríngulis y quizá sea esta la que menos me ha gustado, sino que el estilo del autor es idéntico en todas ellas; si hubiera leído este libro sin saber que es de Ruiz Zafón, estoy segura de que lo hubiera reconocido.
Ahora paso a darle un poquito de caña a la novela en sí; creo que el autor se ha pasado en esta historia... ¿autómatas?, ¿engendros?, ¿muertos vivientes? Me callo por no desvelar más, pero creo que se ha pasado con la imaginación tela... Me gusta la historia, la bonita relación entre Marina y la adoración que Óscar siente por ella, pero creo que es la menos creíble de las historias que lleva escritas sobre Barcelona el autor; aunque ahora que reflexiono, anda que El Juego del ángel, que se trata de un ángel cabroncete que se divierte jugando con los sentimientos de un pobre escritor, tela también. Pero, ¡qué se yo de lo humano y lo divino!
En fin, me ha gustado porque es cómoda de leer y el autor tiene una manera de escribir muy absorbente y evocadora, que te traslada hasta allí mismo y sientes que estás espiando descaradamente las vidas de otros, pero no logra superar, ni por asomo, la magia con la que cautivó al mundo en La Sombra del Viento; sin duda, mi favorita de Ruiz Zafón.
¿Tendremos una nueva entrega de la vida en Barcelona a través de los ojos de Zafón? Continúo a la espera.