Próxima reseña:

Próximas reseñas:

Un lugar a dónde ir, María Oruña.

viernes, 17 de diciembre de 2010

La Cinta Roja, Carmen Posadas.

El argumento: Carmen Posadas nos trae una biografía diferente al resto, como si la propia Teresa Cabarrús nos llevara de su mano a través de la Revolución Francesa y el papel que ella misma, una muchacha española casada con un noble de 2ª fila, desempeñó en la historia del país vecino. Pero esto es sólo el principio de la larga y azarosa vida de Teresa.

Mi opinión: Lo primero es reconocer que no tenía ni idea de qué iba el argumento del libro antes de comenzar a leerlo, y para cuando lo empecé, ya era demasiado tarde para echarme atrás. Había publicado en la cabecera del blog que este sería el próximo libro a criticar y debía cumplir con mi compromiso. En mi opinión, tanto una mujer, como un hombre, cuando no tiene nada de valor con lo que apostar, debe hacer valer el poder de su palabra. Y en mi caso, mi palabra ha de ser garantía.
Debo decir que no me gusta leer biografías, porque soy de la opinión que ninguna vida es tan sumamente interesante como para tener que escribir o leer de ella hasta el último y más intimo detalle. Así pues, esta ha sido la primera biografía que leo completa.
Desconocía la existencia del personaje de Teresa Cabarrús y su importancia en la revolución francesa, el cómo una mujer puede actuar y manejar a su gusto a los hombres, incluso a los muy importantes. Este es un comportamiento que, me temo, no ha cambiado en 21 siglos de evolución humana. Como dice el viejo refrán español: tiran más dos tetas que dos carretas.
Me ha resultado un poco pesado de leer, no por el libro en sí, ¡ojo! Sino por que no me gustan las biografías, sean reales o ficticias. El texto en sí es exquisito, una gramática amable y dulce, digna de la época en la que se supone que nos la están contando la propia Teresa, pero lo que nos cuenta no es para nada amable... La guillotina cortando una media de 32 cabezas cada 25 minutos, como bien dice en uno de los pasajes del libro, vivir la época bien apodada como el Terror, no debió ser una prueba fácil para ninguno de los contemporáneos de aquellos duros años.
En fin, debido a que no me gustan las biografías, incluso una tan bellamente narrada como esta, no puedo darle una nota muy alta, pero la recomiendo especialmente a los amantes de la historia y sus entresijos, pues es digno de leer como una muchacha como Teresa puede hacer tanto bajo la sombra de su marido.
El artículo de la Wikipedia dedicado a Teresa Cabarrús, aquí. Y el de Carmen Posadas, autora de la biografía-novela, aquí.

domingo, 12 de diciembre de 2010

Tengo un "juguete" nuevo.

Tengo un juguete nuevo y un sueño cumplido. Mi marido me ha regalado un e-book reader o lector de libros electrónicos. Este dichoso invento me ha traído por la calle de la amargura desde que supe de su existencia; me enamoré y quise tener uno, pero los motivos económicos de siempre me impedían hacer el importante desembolso que supone comprar un aparato como este. Sobre todo cuando eran novedad y eran muy caros, no los había por menos de 200 euros y desde ahí, para arriba hasta lo que quisieras pagar...Como habréis notado he dicho que "mi marido" me ha regalado el e-book, es porque me he casado el pasado viernes día 10 y como nos han hecho algunos regalitos económicos, hemos aprovechado y nos hemos dado un par de caprichitos, sin gastarlo todo, ¿eh? que hay que tener moderación.Este lo hemos encontrado por 129 euros y la verdad es que aunque es bastante pequeño, la pantalla mide sólo 5 pulgadas, es una maravilla: puedo ver fotos, videos, oir la radio y archivos en mp3 y por supuesto, libros en formatos de los que ni siquiera había oído hablar.
Ya no tengo excusa para no leer cuando me voy a la cama; que si el portátil es un coñazo y tal... esto es lo más. Y como ya tengo un sueño cumplido más, soy feliz porque ya puedo hacer más cosas y leer en más sitios.
Continúo leyendo el libro "La cinta roja" de Carmen Posadas, pero con el jaleo de la boda y que no es lo que me esperaba encontrar, casi que lo he dejado un poco arrinconado. Ahora con mi nuevo y flamante e-book reader, podré darle un buen achuchón y terminarlo en pocos días.