Próxima reseña:

Próximas reseñas:

Un lugar a dónde ir, María Oruña.

lunes, 24 de mayo de 2010

Una pausa para escribir...

Bueno, hago esta entrada principalmente para decir que la próxima va a tardar un poco en aparecer. Lo primero porque el libro que estoy leyendo está escrito en catalán antiguo (aunque yo diría que más que catalán es en valenciano, que viene a ser lo mismo, pero no es igual); y que si si ya me cuesta leer en catalán sin hacer la traducción simultánea al castellano, en catalán antiguo aún me cuesta un poco más. Pero hay que practicar el idioma, que para eso vivo aquí.
En segundo lugar, quiero decir y esto es motivo de alegría para mi, que estoy escribiendo de nuevo. He tomado un par de meses para hacer una pausa que esta vez ha sido muy cortita entre mi anterior novela y esta que estoy empezando a construir. La tercera está en proceso de maduración, dentro de unos meses le daré de nuevo un repaso y empezaré a plantearme lo de imprimir, encuadernar y registrar. Que ya me da hasta vergüenza decirlo, pero al paso que voy, se juntará con las otras dos novelas, que sí que están encuadernadas y listas, pero no las he llevado a Barcelona, al registro.
Normalmente, cuando estoy escribiendo, abandono la lectura. Durante las temporadas de escritura, dejo de leer libros; ni los de otros autores, ni repasar mis otros manuscritos. Estoy totalmente dedicada y concentrada en lo que estoy creando, pues es el centro de mi imaginación en esos momentos. Pero con esto que estoy leyendo, debe ser porque es en catalán, quién sabe, que no me molesta leer un rato para despejarme cuando me da dolor en la muñeca de tanto escribir. Sigo con mi costumbre de escribir primero a mano y luego pasar al ordenador, al tiempo que corrijo, amplío, detallo o recorto aquí o allá.
O tal vez sea cosa de la madurez, que 30 años son unos buenos pocos ya... Jeje! Aunque ojalá llegue el momento de doblarlos y hasta triplicarlos.
Nada más, sólo que sigo en la brecha. Voy haciendo de todo un poco y feliz porque avanzo en esto de la escritura, aunque de momento... y lo que queda, no publique.

jueves, 13 de mayo de 2010

La Brújula, Tammy Kling & John Spencer Ellis.


El Argumento: Jonathan ha empezado un viaje en busca de sí mismo y pretendiendo huir de la dura realidad de su vida. Su esposa Lacy y su hija Boo han tenido un grave accidente, una de las dos ha muerto y la otra permanece en coma sobre la cama de un hospital. Durante este viaje improvisado; porque Jonathan no sigue ningún itinerario establecido de antemano; se encontrará con personas que estaban ahí, en el momento y el lugar correctos, para darle una lección importante que puede mejorar su vida.
Mi opinión: Según dice la contraportada, este libro pretende seguir la senda marcada por El Alquimista (Paulo Coelho), uno de mis libros favoritos y que condensa en una historia de lo más sencilla, una lección magistral de vida. No puedo estar de acuerdo.
Hasta la mitad del libro, fui encontrando frases de esas que quiero guardar en mi cuaderno negro, de esas profundamente inspiradoras a la par que sencillas y que parecen haber sido escritas para mi en concreto. Pero desde la mitad hasta el final la historia se vuelve mundana, se produce un cambio en el personaje, se pierde toda la espiritualidad de la novela desbordaba hasta ese punto, dejan de aparecer esas misteriosas frases fantásticas.
Al principio de la novela, cuando Jonathan habla o piensa en el accidente, da la impresión de que ambas han fallecido (Lacy y Boo) luego resulta, de repente, que la cosa cambia y se especifica que sólo una de las dos ha muerto. Yo me pregunto: ¿a qué se debe ese giro sin sentido en la historia? ¿No sabían terminarla? ¿Al estar escrita por dos autores, no se pusieron de acuerdo en ese punto? No sé, detalles como esos y la clara diferencia entre las primeras 120 páginas y el resto, hacen que no pueda dar una buena puntuación a este libro y que no pueda, ni de lejos, compararlo con El Alquimista. Creo que se han marcado ahí un enorme farol.
En mi opinión, está más en la línea de El Secreto, de Rhonda Byrne, que en la de el libro de P. Coelho, pero aún así, me parece aspirar a demasiado.
No encuentro perfiles de los autores en Wikipedia...

lunes, 10 de mayo de 2010

El río oscuro, John Twelve Hawks.


2ª parte de la trilogía del señor “Doce Halcones” comenzada con el libro “El viajero” publicado en 2005. Para la crónica sobre el primer volumen ver artículo anterior, en él se encuentra también el wikiperfil de John Twelve Hawks.

El argumento: El primer libro finalizó con Maya gravemente herida y Gabriel dándose cuenta de qué clase de bicho es su hermano Michael. Ahora estamos ante la búsqueda de Mattew Corrigan, el padre de los viajeros, al que ambos quieren encontrar, aunque por distintos motivos. Conoceremos a la mítica Arlequín Madre Bendita y viajaremos por varios países.

Mi opinión: En la misma línea que la 1ª parte, me produce escalofríos ver las grandes similitudes entre ese futuro no lejano y el presente de nuestros tiempos. Me ha parecido un libro ligeramente más místico que la 1ª parte, aunque también en algunos pasajes bastante más duro; también hay un par de escenas que serían lo que yo vengo llamando “momentos potra”, porque si tú no has hecho en tu vida freerun, a mi no me fastidies que por muy viajero que seas vas a poder pegarte la vacilada de ganar una carrera a varios cabecillas de diferentes grupos de freerunners; o son muy malos esos cabecillas o tú eres un fenómeno, o un potrero.
Estos libros, tanto el primero como el segundo volumen, tienen la gracia de saber cómo hacer una pausa con intriga. Acaban de tal manera que por mucho tiempo que pase, cuando oiga hablar por alguna parte de que la 3ª parte está a la venta, seguramente, acudirá a mi recuerdo todo lo leído en estos días y tendré la necesidad de saciar mi curiosidad y darles un 2º repaso a estos (que entonces ya serán) viejos volúmenes y ansiosamente después sumergirme en la historia de los Seis Dominios, el misterio de la Hermandad, la Tábula; y la historia de Maya y Gabriel.

Bien contado, con gracia a pesar de todo y con muy buena dosis de intriga, aunque considero innecesario el sacrificio de la vida de uno de los personajes que más simpatías ganó, al menos para mí, desde el primer momento en que aparece en escena. No daré su nombre, que cada uno lo descubra por sí mismo.

martes, 4 de mayo de 2010

El viajero, John Twelve Hawks.

El argumento: En un futuro no muy lejano, toda la humanidad está controlada por La Gran Máquina. Con la excusa de velar por nuestra seguridad, montones de cámaras nos graban constantemente, satélites nos vigilan y controlan todos nuestros movimientos a través de una simple llamada de móvil o la señal gps de los navegadores de nuestros coches. Desde tiempos inmemoriales han existido personas capaces de realizar viajes astrales, de dejar que la Luz, el alma, abandone sus cuerpos y cruzar a otros dominios, otras dimensiones; son los llamados Viajeros. Pero esta gente necesita vivir ocultos de la cúpula dirigente de la Gran Máquina, llamada la Tábula, porque estos pretenden eliminarlos. Desde siempre a cada Viajero le ha correspondido un guardaespaldas, un protector capaz de dar la vida con tal de salvaguardar la de su viajero asignado, son los Arlequines: excelentes luchadores, fríos, calculadores, sin sentimientos. Pero la cosa cambia cuando Maya, que nunca quiso ser Arlequín, debe proteger a Michael y Gabriel Corrigan, posiblemente los dos últimos Viajeros vivos del mundo, antes de que la Tábula les capture.
Mi opinión: Es la segunda vez que leo este libro, aunque lo tengo desde 2005, el año de su publicación, así que es uno de mis viejos compañeros de viaje literario. Recuerdo que la primera vez que lo leí, me pareció extrañamente real, como si todo esto realmente pudiera estar pasando a espaldas de la realidad cotidiana de los Ciudadanos (como nos denominaría Maya) los humanos sin poderes especiales.
Siempre que veo películas futuristas-catastrofistas, en las que acabamos aniquilados por los ordenadores y las máquinas que nosotros mismos construímos con la idea de que nos facilitaran la vida, tengo la sensación de que finalmente algo de esto nos sucedera. Aunque sólo sea por lo del cuento de Pedro y el lobo.
A lo que iba; me gusta de esta historia que aunque está basada en el futuro, no es un futuro de naves espaciales en vez de coches, ni espadas láser, como en la guerra de las galaxias; este escenario que nos presenta el libro de John Twelve Hawks es fácilmente identificable, sólo tenemos que asomarnos a la ventana.
Me gusta desde la dureza de la joven Maya, que nunca quiso ser Arlequín, y se ve abocada a tener que apechugar con su destino; hasta la relación de los pocos amigos que se va permitiendo el lujo de mantener a su lado. Es consciente de que establecer lazos afectivos puede entorpecer su misión de proteger a los Viajeros, pero se siente demasiado sola y tiene la suerte de toparse con gente muy válida entre algunos traidores que también aparecen en la historia.
He decidido darle una segunda leída a este libro porque hace poco conseguí el segundo volumen de la trilogía, por supuesto del mismo autor, que esta vez se llama El río oscuro, y que estoy deseando leer porque me causa una enorme curiosidad.
Una de las peculiaridades de este libro es su propio autor, cuyo perfil en Wikipedia encontramos aquí; es un señor que no existe. Publicado bajo seudónimo, en algunos foros incluso se cuestiona que no sea otro autor más reconocido que experimente con nuevos géneros literarios, hasta que no sea un hombre si no una mujer, etc...
Siempre que aparece algo que nos rompe los esquemas aunque sea mínimamente, tenemos que cuestionarlo, es el sino del ser humano, chafardero hasta el final.