Próxima reseña:

Próximas reseñas:
Inferno, Dan Brown.

miércoles, 19 de abril de 2017

Ya tengo 37.

Sí, sí. Ya tengo 37 años. Me voy acercando a los 40 y no me hace ni un poquito de gracia, pero por otra parte, cumplir años significa que sigo viva. 
Hago esta mini entrada sólo para poder enseñaros el regalo que me ha hecho mi marido puesto que está relacionado con la literatura. 
¡¡Tachán!!
Se ve maravillosamente bien, incluso a la luz del sol y eso me encanta. Ya tengo juguetito nuevo.

La casa de hojas, Mark Z. Danielewsky.


El argumento: Will Navidson, un famoso fotoperiodista premiado con el Pulitzer, se traslada con su familia a una casa del entorno rural de Virginia en un intento de salvar su matrimonio, seriamente perjudicado por sus continuos viajes y su adicción al trabajo.  Además de Navidson, la familia está compuesta por la hermosa exmodelo Karen Green y los dos hijos pequeños de ambos. Poco después, Will descubre que la casa presenta una anomalía arquitectónica singular: su espacio interior es ligeramente más grande que el que debería ocupar según sus dimensiones exteriores. Este es el arranque de El expediente Navidson, un fascinante documento que narra los sucesos acaecidos en la casa de Ash Tree Lane, es decir, La casa de hojas. 
Will Navidson tratará de averiguar qué secreto esconde La casa de hojas, al mismo tiempo que procurará poner a salvo a su fmailia. Un viaje para el que recabará la ayuda de todos los medios a su alcance, incluida la de su hermano gemelo Tom, un profesor universitario y hasta toda una expedición de espeleólogos. Mientras Will y sus seres queridos se enfrentan a los peligos de esta casa encantada, un joven tatuador de Los Ángeles, el carismático y tierno Johnny Truant, malvive y quema las noches a una velocidad vertiginosa de la mano de su inseparable escudero, Lude. Las historias de Truant y Navidson se entrelazarán gracias a un hallazgo que cambiará la vida de todos los personajes inolvidables que pueblan esta monumental novela. (Texto de la contraportada). 

Mi opinión: Una amiga me recomendó esta novela muy encarecidamente cuando le comenté que me encantan las novelas de terror de Stephen King y debo decir que me costó encontrarla, pese a que se publicó en el año 2000, llegó a España aproximadamente sobre el año 2010 y todavía sigue con un precio bastante elevado; la media está en 27€, aunque la conseguí algo más barata en la aplicación Wallapop, unos 22€ de segunda mano en muy buen estado y con gastos de envío incluidos. 
Ahora voy a por el tema de la novela. La verdad es que si bien la historia no es que sea tremendamente original, sí que lo es la forma de maquetar el libro, os dejo dos fotos que sirvan como ejemplo de lo que encontraréis, aunque una foto se ha subido del revés tampoco se va a notar la diferencia: dentro de la novela encontraréis desde páginas con una sola palabra, a partituras, páginas abigarradas de letras con textos en varias direcciones y con diferentes fuentes, fotografías, poemas y aproximadamente unas 400 y pico notas a pie de página.

Acabas por ir dándole vueltas al libro para poder leer según qué páginas, porque lo mismo te encuentras letras que suben, o que bajan... muy curiosa la edición de esta novela. Resulta muy entretenida, si no fuera porque el libro pesa una barbaridad y quizá acabas hasta el gorro de darle vueltas. 
Sobre la trama, decir que la historia principal, la de Will y Karen y sus hijos y todos los personajes que acaban por entrar en la casa internando resolver el misterio de sus pasillos imposibles, me parece bastante buena, aunque me trae recuerdos de otras novelas que he leído anteriormente sobre casas misteriosas, si ir más lejos podría nombrar dos novelas del mismo S. King: La historia de Lisey y El retrato de Rose Madder, sobre todo la segunda, que va sobre un laberinto y un supuesto minotauro, personaje que es recurrente en toda la novela. 
La casa de hojas... ¿qué es lo que hace especial a La casa de hojas? pues para empezar que de repente un día aparece una puerta en una pared que da al exterior, en la que apenas cabría un armario empotrado y de poca profundidad, y al abrir esa puerta encuentran un pasillo completamente negro y sin iluminación, que se tarda en recorrer unos 5 minutos y medio. El tema, por si no fuera bastante con tener un pasillo fantasma en tu casa, es que el pasillo crece y mengua a voluntad, de modo que una noche Navidson se atreve a meterse por el pasillo y encuentra habitaciones, salas gigantescas y una escalera de caracol que baja hasta no se sabe dónde pero que se tarda varias horas en llegar hasta el final. 
Cuando empiezan a llegar los expertos en espeleología y se organiza una expedición, resulta que la casa es interminable, que la radio deja de funcionar a los pocos kilómetros (sí, kilómetros) de adentrarse en los pasillos y que la oscuridad es tan profunda que apenas logran iluminar su paso, pero además descubren que no están solos. De vez en cuando se oyen unos rugidos como si hubiera algo no humano, alguna clase de animal allí dentro. Algo que les persigue y puede ser capaz de hacerles perder la cordura. Y hasta aquí quiero tirar de este hilo, quiero que si alguien lo desea leer lo descubra por sí mismo.
Sobre la historia de Johnny Truant y sus más de 400 pies de página, pues para mi -repito, es mi opinión- ha sido casi una molestia, porque interfiere mucho en la historia principal, que para mí es la de la familia Navidson, el hecho de que te venga un numerito de nota al pie y que esa nota se extienda en divagaciones de Johnny a veces durante tres o cuatro páginas enteras. Cuando al fin la extensísima nota al pie termina, has de retroceder algunas páginas para retomar el hilo de la historia principal. 
Partes de la novela que encuentro accesorias en este libro de 709 páginas, las páginas de poesías, el buen montón de páginas que transcribe las cartas que Pelafina (me fascina el nombre), la madre de Johnny, le escribió a su hijo durante años desde el hospital psiquiátrico en el que permanece ingresada desde que él era un niño, hasta su fallecimiento; el montón de notas a pie de página que hacen referencia a entrevistas, revistas, libros, artículos y demás que (además) ni siquiera existen, han salido todos de la cabeza del escritor. 
La historia de Johnny en sí misma no me molesta, es la manera en la que está entretejida con la historia de los Navidson lo que me molesta, aparte de que es un personaje que en la contraportada del libro se describe como tierno y carismático y a mi no me parece ni una cosa ni la otra, la imagen que saco de él es la de un politoxicómano, promiscuo y obsesivo al que la transcripción del manuscrito de la novela que encuentra en la casa del vecino fallecido de su mejor amigo Lude casi le lleva hasta la locura y la muerte. 
Como curiosidad, comentar que la propia novela aparece dentro de la novela. Uno de los personajes está leyendo este libro dentro de la historia. 
Dejo por aquí el enlace a la web del autor y todavía no he decidido si recomiento esta novela o no porque es extremadamente original y por qué no decirlo, un tanto rara y complicada. 
Sinceramente, esperaba un poco más. 
Postdata: curiosidad curiosa, una más de las que contiene el libro, la palabra Casa aparece coloreada en azul en todas las ocasiones en las que aparece en la novela, en todos los contextos y en todos los idiomas.

viernes, 7 de abril de 2017

Mientras escribo, Stephen King.

El argumento: Pocas veces un libro sobre el oficio de escribir ha resultado tan clarificador, útil y revelador. Mientras escribo empieza con el relato de la asombrosa infancia de Stephen King y su extraño y temprano interés por la escritura. Una serie de vívidos recuerdos de la adolescencia, de la universidad y de los años de lucha que lo llevaron a la culminación de su primera novela, Carrie, aportan al lector ua amena y divertida perspectiva sobre la formación del escritor. A continuación King describe las herramientas básicas del oficio y expone sus opiniones personales sobre el secreto de la escritura. Mientras escribo culmina con el conmovedor relato de cómo su necesidad de escribir lo estimuló de su casi fatal accidente en el verano de 2000 (texto de la contraportada).

Mi opinión: Este pequeño libro ha sido para mi casi como asomarme por encima del hombro de mi escritor favorito, que es King, y ver cómo se gestaron algunas de sus más conocidas novelas. Me ha encantado descubrir en sus técnicas de escritura que odia hacer escaletas y esquemas y que no los usa para sus obras, que es algo que yo odio hacer y que cuando me he visto obligada a usar para cualquiera de mis escritos me ha hecho sentirme encorsetada y poco libre. 
King también es de la opinión de que el escritor es un mero transcriptor de lo que hacen sus personajes, que es como yo me he sentido muchas veces, como una voayeur de la historia que estaba sucediendo dentro de mi cabeza y que me esforzaba por escribir a borrones y grandes trazos antes de que la escena pasase y se me escapase como el agua entre los dedos. 
Descubrir que un grande la literatura como es para mi Stephen King tiene ciertos puntos en común con una humilde juntaletras como yo, que aún no he publicado nada y no sé si algún día siquiera volveré a escribir con la intención de, al menos, acabar dignamente alguno de los dos manuscritos que tengo a medias desde antes del embarazo de mi hija; y de esto hace casi 5 años.
Odio subrayar los libros y es algo que casi nunca hago, pero dentro de este casi se incluyen algunos ejemplares estupendos como El Alquimista de P. Coelho, El Secreto de Rhonda Byrne y ahora también Mientras Escribo de Stephen King. He subrayado frases como por ejemplo: 
- El acto de escribir puede abordarse con nerviosismo, entusiasmo, esperanza y hasta desesperación (cuando intuyes que no podrás poner por escrito todo lo que tienes en la cabeza y el corazón). Sepuede encarar la página en blanco apretando los puños y entornando los ojos, con ganas de repartir hostias y poner nombres y apellidos, o porque quieres que se case contigo una chica, o por ganas de cambiar el mundo. Todo es lícito mientras no se tome a la ligera. Repito: no hay que abordar la página en blanco a la ligera. (Página 119). 
-Escribir bien significa prescindir del miedo y la afectación. De hecho, la propia afectación (empezando por la necesidad de calificar de "buenas" determinadas maneras de escribir, y otras de "malas") tiene mucho que ver con el miedo. Escribir bien también es acertar en la selección previa de herramientas. (Página 141).
-Las palabras crean frases, las frases párrafos, y a veces los párrafos se aceleran y cobran respiración propia. (Página 149).

Para una aprendiz de escritora como yo, estas frases  entre otras, resultan inspiradoras y animan a retomar el hábito de escribir. 

Recomiendo este libro a todos aquellos que -como yo- a veces intentan escribir y se enfrentan al reto del folio en blanco, el desánimo o la falta de ideas, incluso a todos los que no son fans de Stephen King.

lunes, 20 de marzo de 2017

Quien pierde paga, Stephen King.

El argumento: "Despierte, genio."Así comienza la fascinante nueva novela de Stephen King sobre un lector fanático. El genio es John Rothstein, autor de culto y creador del personaje de Jimmy Gold. Morris Bellamy está fuera de sí no solo porque Rothstein haya dejado de escribir, sino también porque considera que el incorformista Jimmy Gold se ha vendido para dedicarse a la publicidad. Morris decide matar a Rothstein y vaciar su caja fuerte para llevarse un verdadero tesoro además del dinero: los cuadernos de notas de otra novela protagonizada por Jimmy Gold. Morris logra esconderlo todo antes de acabar en la cárcer por otro crimen terrorífico. Décadas más tarde, un chico llamado Pete Saubers encuentra el tesoro, y ahora son él y su familia a quienes han de salvar Bill Hodges, Holly Gibney y Jerome Robinson del vengativo y trastornado Morris cuando salga de la cárcel tras 35 años (texto de las portadillas). 

Mi opinión: Atención, esta entrada del blog puede contener espoilers, es un aviso por si aún no has leído este libro. 
Esta novela se presenta como la secuela de Mr Mercedes, pero puede leerse independientemente puesto que hace muy leves referencias al volumen anterior y a que la aparición de los personajes de Holly, Bill y Jerome es muy superficial. 
Según la sinopsis, Bill Hodges, Holly Gibney y Jerome Robinson han de resolver el problema de Pete Saubers, pero leyendo el libro he notado que Pete es perfectamente capaz de librarse de un asesino a sangre fría que lleva a varias víctimas a su cargo. 
El principio de la novela es impactante, cuando Morris y sus cómplices despiertan a John Rothstein con la intención de robarle los manuscritos y también el dinero, aunque a Morris la pasta es lo que menos le importa, se te pone la carne de gallina y vemos al más auténtico Stephen King en su manera de narrar con pelos y señales cada detalle de la escena. 
Pasan los años y mientras Morris está en la cárcel por otro delito que tendrás que descubrir leyendo el libro; Pete Saubers, un adolescente de aproximadamente 13 años, descubre sin querer el escondite donde Morris escondió todas las pruebas de aquel robo y asesinato, su familia está pasando por un momento terrible: la relación entre sus padres está a un hilo de romperse y su hermana Tina, unos años menor que él, está afectada por las continuas peleas y reproches de los que son testigos a diario ambos chicos. Su padre resultó afectado por el atropello del Mercedes en la feria de empleo y está tardando tanto en recuperarse que el nivel económico de la familia está cayendo a mínimos porque no puede volver a trabajar todavía y la madre aunque hace todo lo que puede, también está cansada de soportar todo el peso de la responsabilidad sobre sus espaldas. 
Pete decide hacer algo que, por una parte le honra y por otra te lleva a pensar en qué harías tú en la misma situación. Pete decide enviar periódicamente y de forma anónima el dinero a su familia en porciones iguales. Esta ayuda, este pequeño milagro anónimo hará que la presión que sus padres sienten por el peso de sus cargas se relaje y así se logre salvar la unión familiar. Pero todo lo que empieza ha de terminar y cuando pasados unos años el dinero se acaba, Pete intentará vender los manuscritos de Rothstein -de quién es un acérrimo fan- a un coleccionista privado que esté dispuesto a pagar mucho y a hacer pocas preguntas, para ello acudirá a la tienda de Andrew Halliday, antiguo amigo de Bellamy y que reconoce los cuadernos al instante y sabe qué son y de dónde proceden, aunque no sabe dónde han estado escondidos todos estos años. 
Y justo cuando Pete no podía tener más problemas, pues Halliday se descubre como un usurero que le intenta chantajear, Morris Bellamy sale de la cárcel con la libertad condicional y una única idea rondando su cabeza después de 35 años de espera... conseguir los cuadernos de John Rothstein y leerlos. 
Como dije al principio de la opinión, creo que si King hubiera seguido la historia sin introducir a Bill, Holly y Jerome también hubiera quedado redonda, puesto que la mayor parte de su aparición en la novela se reduce a perseguir a Pete por toda la ciudad, que a su vez va huyendo de Morris Bellamy. 
Como toque mágico final, el autor ha introducido de nuevo a Brady Hartsfield, que despertó del coma en las últimas páginas de la novela anterior y que permanece en estado vegetativo o no... Bill tiene la costumbre de visitarlo periódicamente sólo por estar seguro de que no se producen cambios en su estado, pero pronto empiezan los rumores de que en la zona cercana a la habitación de Hartsfield empiezan a moverse y a caer cosas de manera inexplicable. ¿Será que al reiniciarse el cerebro de Brady tras los golpes de la cachiporra que le dio Holly algo se ha activado en su interior y ahora tiene una suerte de telequinesia? 
Tendremos que esperar a la tercera entrega para ver cómo Stephen King desenreda y desarrolla este y otros cabos sueltos que quedan entre los dos libros ya publicados.

domingo, 19 de marzo de 2017

Mr Mercedes, Stephen King.

El argumento: Justo antes del amanecer, en una decadente ciudad estadounidense, cientos de parados esperan la apertura del a oficina de empleo. De pronto, imperceptible hasta que lo tienen prácticamente encima, un Mercedes surge de la fría niebla y atropella a todos los que se cruzan en su camino. Acto seguido, el conductor da marcha atrás y vuelve a arremeter contra ellos. El asesino huye dejando tras él 8 muertos y 15 heridos. 
Meses después, Bill Hodges, un policía jubilado obsesionado con este caso sin resolver, recibe una carta anónima de alguien que se declara culpable de la masacre. Brady Hartsfield vive con su madre alcohólica en la casa donde nació. Disfrutó tanto sintiendo la muerte debajo de los neumáticos del Mercedes que ahora quiere revivir la emoción (Texto de la contraportada).

Mi opinión: Lo primero que quiero comentar, como anécdota, es que me costó encontrar este libro en castellano, en el centro comercial donde siempre lo veía estaba en inglés y me llamó tanto la atención que lo busqué hasta conseguirlo a través de la página Iberlibro. 
 En esta novela, el genial Stephen King abandona un poco su vena terrorífica y se adentra en la novela policíaca, aunque evidentemente no falta el toque misterioso suyo tan característico. 
El argumento a mi me ha parecido estupendo, un tipo que está un poco a vuelta de todo pese a su juventud y que tiene la idea macabra de matar a gente, cuanta más mejor y para ello se vale de su poder de persuasión para conseguir un gran coche y aprovecha la feria del empleo para hacer un atropello múltiple y dar una gran campanada. Pero le puede la soberbia y cuando observa que pasa el tiempo y nadie le coge, que nadie sospecha de él ni un poquito... se pone en contacto con Bill Hodges para apuntarse el tanto de que él es el asesino del Mercedes y que es mucho más listo que los demás, pues nadie ha conseguido atraparle. Con lo que no contaba es que Bill, aunque retirado y en una forma física bastante precaria es un hombre muy listo y al enviarle esa misiva, se ha descubierto a sí mismo y les ha puesto tras su pista. 
Los personajes de King siempre me gustan, es una cosa invariable en todas sus novelas que todos los personajes estén vivos: tienen personalidad, pasado y presente, les tomas afectos u odios con facilidad y eso a mi particularmente me encanta. 
Como siempre recomiendo esta novela a los lectores aficionados a King y a su obra o a otros escritores similares, pues aunque cambie de temática su estilo propio es muy reconocible. 
La historia está muy bien narrada, el final es abierto, pero ya en el momento de comprar el libro sabía que la idea de King era la de hacer una serie, posiblemente una trilogía, con los mismos personajes  y que esta que nos ocupa -Mister Mercedes- es la primera entrega. 
En mi propia reseña analizaremos la segunda parte de esta serie, llamada Quien pierde paga.

martes, 7 de marzo de 2017

(Yo) Antes de ti, Jojo Moyes.

El argumento: Louisa Clark sabe muchas cosas. Sabe cuántos pasos hay entre la parada del bus y su casa. Sabe que le gusta trabajar en el café Buttered Bun y sabe que quizá no quiera a su novio, Patrick. Lo que no sabe es que está a punto de perder su trabajo o que son sus pequeñas rutinas las que la mantienen en su sano juicio. Will Traynor sabe que un accidente de moto se llevó sus ganas de vivir. Sabe que ahora todo le parece insignificante y triste y sabe exactamente cómo va a solucionarlo. Lo que no sabe es que Louisa está a punto de irrumpir en su mundo con una explosión de color. 
Y ninguno de los dos sabe que va a cambiar al otro para siempre.(Texto de la contraportada) 

Mi opinión: Atención, puede contener espoilers, lee con precaución si tienes intención de leer la novela sin que nadie te la sabotee. 
Esta es la quinta novela que leo de la misma autora, tras El viaje de las novias, El bazar de los sueños, La casa de las olas y Hasta siempre, mi amor.  Todas las anteriores me habían gustado sin ambages, gustado en general por su forma de narrar, por el tema escogido, por el carisma de los personajes, por reconocer su estilo propio historia tras historia, pero aquí Jojo Moyes se ha embarcado en una novela que trata un tema que estando bien entrado el siglo XXI sigue siendo un tabú en la mayoría de los casos, el suicidio asistido o eutanasia. 
Will era un triunfador, tenía todo lo que podía soñar, no sólo porque se lo trabajase a diario, sino porque además proviene de una familia con con excelente nivel económico, pero todo cambiará cuando sufre un accidente que le deja tetraplégico; es decir, prácticamente paralizado desde los hombros hasta los dedos de los pies, puede girar el cuello y tiene la cabeza en perfecto funcionamiento, pero apenas logra algún movimiento reflejo ocasional en algún dedo de una de sus manos. El hecho de pertenecer a un nivel acomodado económicamente, le permite disponer de los mejores tratamientos, visitar a los mejores especialistas y usar las mejores sillas de ruedas motorizadas a la venta, con tal de disponer mínimamente de su propia independencia, pero eso no ha evitado que no tenga deseos de vivir, incluso que haya intentado suicidarse torpemente, ya que no puede apenas moverse, por lo que ha decidido en contra de la voluntad de su familia, desplazarse hasta Ginebra y administrarse la eutanasia. Para él la vida carece de sentido, no es capaz de resignarse a vivir así, a pesar de disponer de las "máximas comodidades" dentro de lo que cabe, no puede contentarse con vivir así hasta el final de sus días y ha dado a su familia un plazo de seis meses para hacerse a la idea.
En su desesperación, los padres, especialmente su madre, buscan a una cuidadora que se salga de lo normal, más que una enfermera buscan a alguien que sea capaz de ser su amiga, con tal de conseguir que Will cambie de opinión, pues ellos se oponen totalmente a su deseo de dejar de vivir. 
Ahí es donde entra en acción Louisa, en adelante Lou; acaba de quedarse sin trabajo, vive con sus padres, que tampoco están en una situación económica muy boyante y desde la oficina de empleo la envían a casa de los Traynor a optar al puesto de cuidadora de Will. 
Y casi milagrosamente lo consigue. Ahí empieza su trabajo, la principio aburridísimo, pues Will se niega relacionarse con ella, durante las primeras semanas incluso se niega a hablarle más que lo justo, pero con el paso del tiempo, Lou, que pertenece a otro estrato social se convierte en un asombroso descubrimiento para Will, que le recomienda libros, le habla de viajes, le enseña películas que ven juntos para que ella pueda abrir sus horizontes y confiar en sí misma más de lo que lo hace. 
Pasan los meses y Lou y Will son amigos y es entonces cuando ella descubre lo que él ha planeado y que se le está terminando el tiempo y decide hacer algo, entrar en acción y llenar sus últimos meses de experiencias nuevas, demostrarle que aunque sea un cuerpo atrapado en una silla de ruedas, es afortunado al poder contar con buenos equipos y buenos cuidadores y que hay un montón de cosas que todavía puede hacer.
Y hasta aquí quiero escribir. No quiero descubrir el final del libro, quiero que si habéis llegado hasta aquí buscando una opinión podáis ser capaces todavía de leerlo sin que os haya chafado el final.
Quiero decir que me parece una manera muy interesante de abordar un tema tan controvertido como es la eutanasia, ¿cómo aceptar que tu hijo no quiera seguir viviendo? ¿Querrías seguir viviendo enclaustrada en tu propio cuerpo, un cuerpo que aunque joven, por estar paralizado, sufre de problemas de salud causados por su propia parálisis?
Es un ejercicio de reflexión y aunque me ha gustado el final, es decir, la conclusión de la novela, no me ha gustado porque.... Bueno, es mejor que lo leáis vosotros mismos. 

sábado, 28 de enero de 2017

Fraude al descubierto, Mary Higgins Clark

El argumento: Ayudante de una reputada interiorista y madre de una niña de cuatro años, Lane Harmon está acostumbrada a entrar en casas de ensueño. Optimista de nacimiento, a Lane le resulta fascinante el mero hecho de poder echar un vistazo a estos mundos tan ajenos al suyo y disfruta con la recompensa de superar las expectativas de sus exigentes clientes. Cuando su jefa le encarga la redecoración de una modesta finca, sabe que es algo inusual. Pronto descubre que la casa pertenece a la esposa de Parker Bennett, un financiero de mala reputación y caído en desgracia. Bennett desapareció dos años atrás mientras navegaba en su velero por el Caribe, justo antes de que saliera a la luz que los fondos que gestionaba se habían esfumado. ¿Fue un suicidio o había tramado su desaparición? Lane queda conmovida tras conocer a la señora Bennett, una mujer aparentemente convencida de la honradez de su marido, y al hijo, Eric, decidido a probar la inocencia de su padre. Pero hay algo que Lane no sabe: cuanto más se acerca a los Bennett más pone en riesgo su vida y la de su hija. 

Mi opinión: Para empezar diré que este libro me ha parecido algo flojo en comparación a otros que he leído de la misma autora, veo que no tengo aún ninguna reseña de Mary Higgins Clark en este blog así que supongo que los debí leer durante el tiempo en que este blog estuvo a la deriva y no llegué nunca a escribir las reseñas, lo dejo anotado en tareas pendientes. 
Voy a dar un paseo por dentro del libro y sus personajes. La protagonista es Elaine (Lane) Marsha Harmon, de treinta años, viuda y madre de Katie, una niña de cuatro años que nació después del fallecimiento de su padre, en un terrible accidente de tráfico. Lane ha salido con algunos hombres desde que es viuda, pero sentirá una gran atracción hacia Eric Bennett en cuanto lo conozca, pues Eric es, además, un hombre encantador y seguro de sí mismo pese a la espada de Damocles que pende su cabeza desde hace dos años en forma de acusación de cómplice en el gran desfalco que hizo su padre antes de... ¿morir ahogado?
Parker Bennett salió a navegar con su velero, que fue encontrado más tarde a la deriva y en ruinas cerca de unas islas, se supuso inmediatamente que Parker había fallecido ahogado al caer al océano durante una tormenta; poco después se sabría que su empresa había provocado un desfalco de cinco mil millones de dólares y en seguida las dudas sobre su naufragio se tornaron en sospecha sobre una multimillonaria huída al extranjero. 
Su "viuda" Anne Bennett y su hijo, Eric, que había trabjado con él, llevan dos largos años soportando que todos les acusen de ser cómplices en el robo de Parker y de saber dónde se ha escondido durante este tiempo. 
Cuando Lane entra en la vida de los Bennett para decorarles la discreta casa a la que Anne se mudará tras abandonar la gran mansión familiar, que debe ser vendida para pagar a los acreedores, no se imagina que se verá envuelta en la trama de investigación que vigila muy de cerca a los Bennett para descubrir si de alguna manera siguen en contacto con Parker, a quien poca gente considera ya muerto en aquel misterioso naufragio.
Los personajes me han gustado mucho, aunque compadezco a Lane por trabajar a las órdenes de una tirana y no se puede evitar sentir en seguida una corriente de simpatía hacia algunos personajes, por ejemplo hacia Anne, que pese a ser la esposa del defraudador ha sufrido muchísimo y está al límite de su propia salud. 
La historia me parece muy bien desarrollada, pero tal y como he dicho al principio de la reseña, tal vez un poco floja en comparación con otras novelas de la autora. Quizá esta sensación se deba a que está ambientada en un ambiente social más acomodado, la clase alta, y eso lo hace parecer todo más relajado y tranquilo que si estuviera ambientada en las ajetreadas vidas de personajes de clase media o incluso baja, que se ven abocadas a vivir al día. 
Como siempre, dejo el enlace al perfil de la autra en wikipedia, aquí.