Próximas reseñas:

Próximas reseñas:

Al otro lado de las llamas, Vanessa Requena.
Las almas de Brandon, César Brandon Ndjocu.

domingo, 17 de febrero de 2019

El bosque sabe tu nombre, Alaitz Leceaga.

El argumento: A finales de los años veinte del siglo pasado, Estrella y su hermana gemela, Alma, llevan una vida privilegiada como hijas de los marqueses de Zuloaga, propietarios de una casa solariega y una mina de hierro en un pequeño pueblo suspendido sobre el Cantábrico. Crecen rodeadas de fiestas y lujos, pero también marcadas por un poderoso misterio. 
Porque Estrella y Alma no son como las otras niñas: herederas de un extraño don que pasa de generación en generación entre las mujeres de su familia, viven a la sompra de una maldición según la cual una de las dos morirá antes de cumplir los quince años. 
Así arranca este historia llena de magia y pasión, que nos lleva por medio mundo tras los pasos de su protagonista, una mujer inolvidable que no dudará en hacer todo lo necesario, sin miedo al peligro ni a las convenciones sociales, para defender su tierra y el legado que lleva escrito en la sangre. 
*Texto de la contraportada. 

Mi opinión: Este libro, al que llevaba meses teniéndole muchas ganas, fue elegido protagonista del mes en el Club de Lectura L'Armengol, y me hizo mucha ilusión porque la sinopsis, la portada, lo que sugería la propia historia me atraía mucho. Aunque finalmente no puede asistir al Club el día que se debatió sobre él, lo leí con muchísimo gusto y lo devoré como esas novelas que te roban hasta el sueño. 
Hablaré primero sobre la relación de las hermanas Zuloaga. Gemelas prácticamente idénticas, son tan diferentes en pensamiento, comportamientos y hasta en sus dones mágicos, que Alma siempre será  considerada "la buena" y Estrella "la mala". Pero Estrella, que conoce a su hermana gemela desde que compartían espacio en el útero de su madre, sabe que la buena de Alma no es tan buena como parece, que tiene su lado oscuro y su dosis de maldad, como cualquiera. Aunque sea ella la que carga con la fama, Alma también carda su parte de lana. 
La familia Zuloaga está compuesta por el despreciable señor Zuloaga, que trata a las mujeres poco menos que como una nulidad, incluídas su propia esposa y a sus propias hijas, menos mal que son rebeldes, más Estrella que Alma, si no las tendría anuladas, tal como tiene a la madre de las chicas. El servicio de la casa: cocinera, jardinero, y algunos más y sobre todo la niñera de las gemelas, que será pozo de los oscuros deseos del señor de la casa. 
En los primeros capítulos del libro nos encontramos con el suicidio de la abuela de las muchachas, en su tiempo fue una bella princesa mexicana, que fue poco menos que comprada por el que sería su marido y que la trajo hasta el País Vasco, no dejándola jamás regresar a su amada tierra, ni siquiera después de muerto. Tal sería su desesperación, que se arroja al Cantábrico desde el acantilado cercano a la mansión, con tal de que su cuerpo sea tragado por el mar y jamás encontrado, para que no la puedan enterrar después de su muerte natural junto al que fue su marido. La misteriosa abuela también tenía poderes, que ha legado a sus extrañas nietas. 
He llenado de post-it el libro, de frases y pasajes que he querido conservar marcados por lo evocadores y bellos que me han parecido o porque han despertado en mi una profunda reflexión. 
Copio a continuación un pequeño fragmento de una reflexión de Estrella. 
       Alma me dijo una vez que un cordón invisible atado alrededor de la muñeca nos unía; lo que no me contó es que después de su muerte ese hilo invisible seguiría ahí, atado alrededor de mi muñeca derecha. "Unidas para siempre. Inseparables." Me había dicho Alma. Un extremo del cordón invisible continuaba atado alrededor de mi muñeca: lo sabía porque casi podía sentir cómo me cortaba la circulación mientras dormía y algunas veces aparecía una fina marca en mi piel, parecida a la que queda después de llevar una pulsera demasiado apretada. Mi extremo del cordón seguía donde siempre. Pero el otro lado, el lado que en vida rodeaba la muñeca de Alma haciéndonos inseparables, se había soltado y ahora se arrastraba por el mundo enredándose con todo y reteniéndome, atándome, aunque yo intentara evitarlo. Algunas veces pensaba que el extremo del hilo invisible había atravesado la fina cortina que separa a los vivos de los muertos, y que Alma disfrutaba tironeando de su extremo para fastidiarme igual que hacía cuando aún estaba viva.
De Estrella quiero ceñirme a decir que en todo momento se muestra como una mujer práctica, azotada por la vida y el desprecio que recibe de su padre tras la muerte de su hermana gemela, hace de tripas corazón y se agarra a cualquier clavo ardiendo que la haga avanzar hacia adelante, aunque para ello tenga que pisar alguna que otra cabeza.
El tema de la magia que tienen las protagonistas de la novela está bien al principio, empieza a ser recurrente a la mitad y cansa un poco ya al final del libro. Es el comodín preferido de la autora, pongo un ejemplo: están viviendo una larga época de sequía que hace que el ganado se muera de hambre, pues echa mano de la magia y hace llover. Sin más ni más. No me acaba de cuadrar, es lo que digo, es el comodín.
En conjunto el libro me ha gustado mucho, la historia cumple lo que promete y te deja buen sabor de boca, aunque en muchos momentos puedas no estar de acuerdo con las decisiones de Estrella, que no tiene entre sus objetivos vitales ser un personaje ejemplar, si no más bien una superviviente. 
Sobre el final.... me hubiera gustado saber qué pasó después de. Ya sabéis, no mola el "Y comieron perdices" que no es para nada lo que pasa al final de este libro, pero para mi gusto le faltan un par de capítulos explicando un poco más y sería absolutamente perfecto. 
Dejo un enlace a un artículo sobre la autora, aquí; no he encontrado perfil sobre ella en la wikipedia.

Donde fuimos invencibles, María Oruña.

El argumento:El verano está terminando y la teniente Valentina Redondo está contando los días para empezar sus vacaciones. Pero algo insólito sucede en el centro mismo del pueblo costero de Suances: el jardinero del antiguo Palacio del Amo ha aparecido muerto en el césped de esa enigmática propiedad. El escritor americano Carlos Green, herederodel palacio, ha decidido instalarse temporalmete en el lugar donde vivió sus mejores veranos de juventud. Pero la paz que buscaba se verá truncada por el terrible suceso, y aunque todo apunta a una muerte por causas naturales, parece que alguien ha tocado el cadáver, y Carlos confiesa que en los últimos días ha percibido presencias inexplicables a la razón. 
A pesar de que Valentina es absolutamente escéptica en torno a lo paranomal, tanto ella como su equipo, e incluso su pareja, Oliver, se verán envueltos en una sucesión de hechos insólitos que les llevarán a investigar lo sucedido de la forma más extravagante y anómala, descubriendo que algunos lugares guardan un sorprendente aliento atemporal y secreto y que todos los personajes tiene algo que contar y ocultar. *Texto de las solapas. 

Mi opinión: Este tercer volumen cierra la, hasta ahora, trilogía de María Oruña, con sus personajes principales: la inteligente inspectora de la Guardia Civil Valentina Redondo y su pareja, el hostelero Oliver Gordon. Con el transcurso de los tres libros y las 3 aventuras que en ellos se narran, Valentina ha dulcificado su carácter, no por ello dejando de ser una gran profesional a la que no se le va un detalle, pero Oliver ha aportado a su vida la felicidad y un cierto grado de relax, que es de agradecer, pues se hace menos antipática aunque a mi nunca me lo haya parecido. 
En este tercer volumen nos centramos más en el tema paranormal que en el policíaco, se da mucha importancia a las apariciones que está sufriendo el propietario del Palacio del Amo, el norteamericano Carlos Green que pasó varios veranos de su infancia allí y que esta vez ha venido para acabar un manuscrito -en la actualidad es escritor- mientras intenta vender la propiedad.  
Carlos está sufriendo agresiones también, se despierta con nuevos moratones casi cada día, aunque duerma solo en una habitación cerrada con llave. En la cocina hay una gramola que se enciende sola a voluntad y empieza a sonar en cualquier momento del día o de la noche y junto a la cocina, hay un "jardín secreto" un invenadero interior donde la abuela de Carlos pasaba muchas horas cuidando con esmero de sus preciosas plantas y flores. Es allí donde Carlos verá varias veces al espectro de una joven y bella mujer, que le mira y le hace señas, aunque no puede comunicarse con él con las palabras. 
La aparición del cadáver del jardinero trae hasta su casa a la Guardia Civil y se ven todos envueltos en el estudio de los sucesos paranormales que parecen estar sucediendo en el palacio. Aparte de la bella señora que se aparece ante Carlos,  la poca servidumbre que tiene el palacio ha visto luces que se encienden durante la noche en diferentes estancias del Palacio que deberían estar deshabitadas y cerradas con llaves y algunas cosas aparecen algo revueltas... ¿qué estará sucediendo allí? 
A mi me ha gustado mucho, si bien he echado en falta el tema más policíaco de las otras novelas precedentes, me ha parecido amena, con unas explicaciones muy interesantes y que hacen reflexionar sobre los fenómenos paranormales, que expondrá durante una serie de conferencias un científico canario -Álvaro Machín- que justo está en una universidad cercana dando un ciclo de clases magistrales.
Sobre la resolución del caso, me ha parecido bien desarrollada, me ha gustado. Cierra muchos de los frentes abiertos y también otros hilos traidos de novelas anteriores. Creo que si bien lo ideal sería leer la serie completa, podrían leerse sueltos sin que se echara en falta al resto de la trilogía. 

Dejo los enlaces de las reseñas del resto de la trilogía, por aquí. 
Recomiendo su lectura a aquellos a quienes nos gustó la trilogía del Baztán, de Dolores Redondo, pues aquí también tenemos bellas y evocadoras descripciones de paisajes, que casi nos trasladan allí.

jueves, 14 de febrero de 2019

La mala hierba, Agustín Martínez.

El argumento: Tras perder su empleo, Jacobo se ve obligado a empezar una nueva vida junto a Irene, su esposa, y Miriam, la hija adolescente de ambos, en las afueras de Portocarrero, un pueblo en pleno desierto de Almería donde no crece nada salvo la mala hierba. Un año más tarde, unos desconocidos irrumpen en su viejo cortijo. Irene es asesinada. Jacobo, herido, entra en coma.
Sin embargo, el infierno no ha hecho más que empezar. Meses despues, cuando Jacobo despierta, la Guardia Civil le pone al tanto de la investigación. Tienen a un culpable. Al responsable que ordenó su asesinato. Y no es otro que su propia hija de catorce años: Miriam.
Con la ayuda de Nora, la singular abogada de Miriam, que cree firmemente en la inocencia de su cliente, Jacobo intentará descubrir qué sucedió en realidad esa noche. Pero a medida que avanza la investigación, saldrán a la luz nuevos interrogantes que afectan a la cerrada comunidad de Portocarrero, donde nadie parece inocente.
*Texto de la contraportada.

Mi opinión: Andaba yo un día por un centro comercial y mis pasos me dirigen automáticamente (casi siempre) hacia la parte de pequeña librería que suelen tener, y ahí encontré este libro con la etiqueta de Best Seller pegada en la portada. Y como no suele ser habitual ver un libro de un escritor español siendo superventas en nuestro propio país, me picó la curiosidad, aquí se aplica eso tan redicho que "Nadie es profeta en su tierra".
El argumento me pareció muy atractivo, muy de thriller, novela negra, policíaca, gente que sufre y se atormenta y vidas intensas que se esconden tras la apariencia de personas normales, y pensé: ¡Me lo llevo! Y no me he arrepentido para nada de mi decisión.
Haciendo una búsqueda simple en Google sobre Portocarrero en la provincia de Almería, el primer resultado me dirige a un reportaje de un blogger de 2010 que habla de pueblos abandonados, encontramos un texto muy extenso explicando cómo debió ser el pueblo en sus tiempos, con una vida muy dura por los tiempos de entonces y por la propia situación del pueblo en la sierra de los Filabres, a un paso del disierto. Encuentro otra publicación de otro blogero cazador de pueblos abandonados, que fue expresamente a buscar el pueblo y casi no lo encontró de perdido que está, dejo el enlace también por el texto, es un reportaje de 2012.
Lo que voy encontrando me lleva a pensar que actualmente Portocarrero es una aldea abandonada y que el autor la dotó de vida, gente y ambiente para localizar allí la trama de la novela. Cualquiera que se haya dado una vuelta por este blog sabe que soy muy fan de S. King, que leo de él todo lo que voy pilando, sea nuevo o viejo porque tengo muchos libros suyos, que no todos, pero vengo a hacer esta cita porque cuando un autor de otro país sitúa la acción de sus novelas en tal o cual pueblo de otro país no suelo investigar, me lo creo o no, o creo que son escenarios recreados ex profeso para encajar la acción de la trama; pero al ser un autor español que sitúa su trama en un pueblo de Almería, me ha dado por hacer una pequeña búsqueda, sin profundizar mucho tampoco y es algo casi mágico saber que el pueblo en cuestión existe, o al menos existió.
La idea del autor de que una niña de sólo 14 años maquine contratar a alguien para asesinar a sus padres porque odia vivir en ese pueblo, odia a sus padres y odia su vida de adolescente en general, no deja de ser profundamente inquietante... Adolescentes hemos sido todos, y en épocas en las que no teníamos todo lo que tienen los jóvenes de ahora, no teníamos redes sociales, ni whatsapp, ni tantas otras cosas, en mi caso, en los años 90 no sólo no había nada de eso, sino que teníamos sólo el correo convencional y poco más, había veces que alguien se iba de viaje y te enviaba una postal y se daba el caso de que la persona regresara del viaje antes de que la postal fuese entregada, no deja de ser un absurdo, pero eran los tiempos en los que crecimos los que nacimos en los años 80 y más atrás. A partir del  2000 llegó la modernidad y todavía seguiremos sorprendiéndonos con nuevas cosas. 
La situación de Miriam, que supuestamente ha conseguido que unos sicarios entren en su casa y maten a su madre y dejen a su padre por muerto, con solo 14 años, no deja de ser aterradora. Te preguntas: ¿tanto les odia y por qué?, ¿cómo tiene tanto valor y tanta crueldad para hacer algo así? y la pregunta más importante ¿ha sido ella?
A lo largo de la novela vemos como Jacobo se deprime, cómo han llegado a ese pueblo más deprimente aún si cabe, huyendo de la ruina que tenían en la ciudad, de una forma de vida que ya no podían mantener, a vivir en una localidad muy pequeña, en una casa familiar abandonada y ruinosa donde se deprimirá más todavía. Y donde pasarán los meses y tampoco conseguirá un empleo estable, no conseguirán remontar y lo que parecía una solución temporal se irá alargando y convirtiéndose en un abismo sin salida. 
La relación entre Jacobo e Irene ha pasado por tantos estadios que es un reflejo de la realidad de tantas parejas que ya no saben si seguir adelante o dejarse, y si se dejan... ¿después qué?
El hecho de que en Portocarrero viva el exnovio de Irene hace que Jacobo desde el principio empiece a enloquecer porque no puede dejar de sentirse inferior ante él, que actualmente está muy bien situado, casi es el "dueño" del pueblo, y tener que mendigar un empleo miserable es un escalón más en su bajada a los infiernos. Y empiezan los celos y las dudas, las sospechas de que Irene haya retomado la relación con su exnovio porque él ya no vale, ya no tiene nada, ya no puede darle el tipo de vida que a ella le gusta... En fin, todos son factores que abocan a la catástrofe. 
Durante la novela, pese a que Miriam es la principal sospechosa de haber contratado a los sicarios que casi consiguen acabar con toda la familia, aparecerán más hilos que nos harán sospechar de unos o de otros, lo que nos mantiene vivo el interés en el texto. Personalmente, me encanta sospechar de unos y de otros, tiene algo de misterioso que alimenta el interés. No os perdáis al pintoresco personaje de Nora, da para un libro ella sola.
Sobre el desenlace de la novela, decir que me ha gustado el final, queda cerrado prácticamente desde todos los frentes y redondeando el texto. 
Recomendaría este libro a todos los fans de la literatura de género negro y thriller, a mi me ha gustado bastante. 
Como siempre que presento a un autor que nunca antes ha aparecido en el blog, dejo un enlace a su página personal en wikipedia, por aquí. Y quedo pendiente de leer su otra novela publicada, con el sugerente nombre de Monteperdido.

viernes, 8 de febrero de 2019

El último adiós, Kate Morton

El argumento:
Junio de 1933: en Loanneth, la mansión en el campo de la familia Edevane, todo está limpio y reluciente, listo para la tan esperada fiesta de solsticio de verano. Alice Edevane, de dieciséis años y escritora en ciernes, está especialmente ilusionada. No solo ha encontrado el giro argumental perfecto para su novela, también se ha enamorado perdidamente de quien no debería. Pero para cuando llegue la media noche y los fuegos artificiales iluminen el cielo estival, la familia Edevane habrá sufrido una pérdida tan grande que tendrá que abandonar Loanneth para siempre...
Una casa abandonada.
Setenta años más tarde: después de un caso especialmente complicado, Sadie Sparrow, investigadora en Scotland Yard, está cumpliendo un permiso forzoso en su trabajo. Refugiada en la casa de su abuelo en Cornualles, pronto comprueba que estar ociosa le resulta complicado. Hasta que un día llega por casualidad a una vieja casa abandonada rodeada de jardines salvajes y espesos bosques y descubre la historia de un niñito desaparecido sin dejar rastro...
Un misterio sin resolver.
Mientras tanto, en el ático de una elegante casa en Hampstead, la formidable Alice Edevane, ya anciana, lleva una vida tan cuidadosamente planeada como las novelas policíacas que escribe. Hasta que una joven detective empieza a hacer preguntas sobre su pasado familiar en un intento por desenterrar la intrincada maraña de secretos de los que Alice ha pasado toda su vida tratando de escapar.

Mi opinión: Creo recordar que este fue el primer libro que leí junto con las chicas de El Club de Lectura l'Armengol, lo leímos en dos mitades, puesto que es bastante largo. 
Estoy poniéndome al día en el blog, hacía meses que no escribía y tengo un gran retraso y mira por dónde, estoy intentando avanzar un poco. 
 De este libro se quejaban las compañeras del espesor del texto, pues les aburría y les producía cansancio leerlo. A mi me gustó desde el primer momento, si cerraba los ojos un instante mientras leía, podía ver en mi mente perfectamente mi propia versión de Loanneth según las descripciones que había leído. La historia me gustó mucho, me resultaba muy curioso el cambio tan grande que se había producido en la madre de Alice Edevane desde que era una adolescente rebelde, hasta que las penurias de la guerra y los trabajos de la maternidad la convierten en alguien totalmente diferente. Me ha hecho sentirme identificada también en eso, supongo que todas las mujeres cambiamos al convertirnos en madres, pero leyendo este libro hice una reflexión sobre cómo había cambiado yo desde el nacimiento de mi hija y, si bien nunca fui fiestera, ni la alegría de la huerta, sí que es cierto que saber que la vida de otros depende de ti, te condiciona, te hace más serio y responsable. 
Resulta tremendamente curioso cómo se entremezclan las ideas, cómo las tres hijas de la familia Edevane sospecharon tres sucesos diferentes sobre qué pasó con su hermanito la noche que desapareció para no volver a saberse de él nunca jamás y como las tres, en cierta manera, se sintieron culpables. De algo que en realidad no tenían ninguna culpa, solo fueron "películas" de adolescentes, como suele decirse. 
El personaje de la policía es muy importante también, pues su manera de no rendirse, su cabezonería es lo que lleva a descubrir toda la historia que da sentido al libro.
Como siempre que tratamos sobre un autor nuevo en este blog, dejo el enlace a su perfil en Wikipedia, por aquí.

jueves, 7 de febrero de 2019

La semilla de la bruja, Margaret Atwood.

El argumento: Es un lunes cualquiera de enero de 2013 y Felix pasa el control de seguridad para acceder al centro correccional de Fletcher. Los guardias lo miran con simpatía y benevolencia; para ellos este hombre solo es el señor Duke, un cincuentón que en sus ratos libres se dedica a organizar funciones de teatro con los reclusos. El autor elegido siempre es Shakespeare, y este año el profesor les propone La tempestad.
Felix accede sin problemas al recinto de la cárcel, llevando consigo algo muy peligroso pero imposible de detectar a través de un escáner: son las palabras, aún vivas, robustas, sonoras, de una obra donde la venganza viaja a través del tiempo y se instala en el presente. De a poco, ensayo tras ensayo, los chicos de Fletcher, que quizá nunca antes habían oído hablar de Shakespeare, convierten la obra en algo muy personal. Ahí se encuentran con sus fantasmas y con algo de sí mismos que no sabían, pero hay más: Felix, ese profesor terco y a veces aburrido, el día del estreno de la obra también podrá vengarse de quien le arruinó en el pasado. 
*Texto de la contraportada.

Mi opinión: Este libro fue seleccionado como lectura para el pasado mes de diciembre por las compañeras del Club de Lectura L'Armengol de Cubelles, organizado por mi querida amiga Vanessa López y al que asisto todas las veces que puedo.
Con este libro sufrí el engaño del título, me parece que el nombre del libro "La semilla de la bruja" es algo tan sugerente, se podrían haber escrito tantas novelas maravillosas con un título así, que el hecho de que Margaret Atwood haga un repaso a una obra de Shakespeare en la que la expresión "semilla de bruja" se usa como un insulto (de otra época) en vez de ser una piedra angular sobre la que gire todo el argumento de la historia, me ha decepcionado bastante.
De hecho, a la reunión del Club de Lectura en la que se trató las opiniones que había generado en nosotras (de momento somos todas mujeres en el Club) no asistí, porque no había conseguido terminar de leerlo.
Los personajes me parecen vanos, con poca profundidad, a pesar del empeño de la autora por darles cuerpo, apariencia y mente. El argumento soso y repetitivo. Esta es mi opinión y no estoy pretendiendo sentar cátedra de nada, este es un blog personal y a veces me encuentro con libros que no me gustan y este fue uno de ellos.
No me voy a extender más, Margaret Atwtood fue un descubrimiento para el gran público a raíz de la serie de televisión basada en su novela El cuento de la criada, pero también lo leí y tampoco me gustó especialmente. Por mi parte, relego a esta autora a la fila de los que no me gustan.

La viuda, Fiona Barton.

El argumento: El policía Bob Sparkes lleva mucho tiempo obsesionado con un caso que ha conmocionado a la opinión pública y que a punto ha estado de costarle la carrera y la vida personal. Todos los indicios conducen a Glen Taylor, un hombre completamente normal. 
La periodista Kate Waters cubre la noticia para el periódico sensacionalista Daily Post, y se debate entre el deber moral y la que puede convertirse en la gran exclusiva de su vida. 
La viuda: cuando Glen Taylor fallece, Jean, la esposa perfecta que siempre lo ha apoyado y creído en su inocencia, se convierte en la única persona que conoce la verdad. Pero ¿qué implicaciones tendría aceptar esa verdad? ¿Hasta dónde está dispuesta a llegar para que su vida siga teniendo sentido?
Ahora que Jean puede ser ella misma, hay una decisión que tomar: ¿callar, mentir o actuar? 
*Texto de la contraportada.  

Mi opinión: Cogí este libro con muchas ganas, me lo había comprado por la sinopsis y por el diseño de la portada, me resultaba muy atractivo y sencillo (para que luego digan que no es importante una buena portada, aunque sea sencilla). Mi idea era que estaría enfrentándome a una novela policíaca más, como tantas otras que he leído y es que es uno de mis géneros preferidos, junto con el Terror y Thriller, pero para mi ha sido algo más. Además del caso policial, nos metemos directamente en la mente de Jean, una mujer subyugada a un marido que sin ejercer directamente violencia física o verbal contra ella, ha conseguido dominarla y atontarla de tal manera, que Jean ya no es ella y cuando él muere... no sabe quién es. 
El personaje principal de esta historia es por supuesto, Jean, aparentemente un huevo sin sal... una mujer que no produce ni frío ni calor, siempre en su sitio, pareciera que no tuviera sangre en las venas, sin personalidad, ¿o no? ¿Y si Jean fuese mucho más, y si la personalidad de Jean se hubiera intentando manifestar aun en contra de su voluntad, produciendo leves destellos de rabia, breves momentos de lucidez?
Glen Taylor es un hombre con mucha personalidad, se casa con Jean cuando ella es muy joven, se deja llevar con la personalidad arrolladora de quien se convierte en su marido y que prácticamente empieza tomar todas las decisiones por ella, a ella no le queda más que aceptarlas, pues él siempre tien razón, siempre sabe cómo envolverla en palabras de seda, darle la vuelta para que todo el mundo vea su punto de vista, sobre todo Jean, que lo ama con locura. 
Me hace mucha "gracia", si es que se puede llamar gracia y por eso lo entrecomillo, una frase de la página 14.
        "No podía decirles que en realidad me alegraba de que hubiera fallecido. Se habían acabado sus tonterías".
Lo entrecomillo porque con Tonterías no se está refiriendo a lo que cualquiera llamaríamos tonterías, pero esto lo descubrimos durante el transcurso del libro. 
Al comienzo de la historia de Glen y Jean, él trabaja en un banco, de donde es despedido de formas algo destempladas, porque encuentran en su ordenador del trabajo "algo" que no debería estar ahí, pero él consigue convencer a Jean que ha sido víctima de un complot porque cae mal a cierto jefe y que lo mejor es aceptar el despido y buscar otro trabajo, y así es como con el cuento de que quiere ser su propio jefe, irá probando cosas hasta terminar trabajando de repartidor de paquetería, trabajo en el que se acomoda. 
La relación entre ellos sufre un cambio importante cuando pasan los años y no consiguen tener hijos, cuando la presión de las familias con sus comentarios se hace insoportable, acuden al médico donde les dicen, tras una batería de pruebas, que la calidad del esperma de Glen es muy baja, prácticamente estéril. Leyendo el libro llegas a darte cuenta, a preguntarte, qué hubiera sido de la pobre Jean si llega a ser ella la estéril, pero como es cosa de él, una vez más dará la vuelta a la tortilla hasta hacer que incluso se produzca una ruptura en las relaciones con sus propios padres por causa de los comentarios a cerca de su inexistente fertilidad.
Salto en el tiempo. Una madre soltera deja a su hija de unos dos añitos, apenas unos instantes sola jugando en el patio trasero de la casa mientras va a la cocina a preparar la merienda. Cuando regresa, Bella ha desaparecido. Como si se la hubiera tragado la tierra, nunca jamás aparece ninguna pista. Nadie ha visto nada, no aparece su cadáver...
Bob Sparkes y Kate Waters, policía y periodista forman un extraño tándem, a dónde él no consigue llegar, llega ella, con la confianza que despierta en otras mujeres por ser ella también mujer y madre, consigue sacar de la madre de Bella ciertos datos relevantes para la investigación, que la joven madre soltera no ha confiado al inspector de policía, pero la investigación tardará tanto en dar frutos...
Finalmente, todos los escasos y finos hilos sobre los que se sustenta la investigación llevan hasta Glen, que sería un usuario de pornografía infantil que habría perdido el control de sus impulsos y habría secuestrado a la niña y hecho con ella... ¿qué? a Jean no le queda más que mostrarse impertérrita como la esposa perfecta que apoya a su marido en todo momento y que piensa que todo lo que se le acusa no son más que tonterías. 
Jean deberá enfrentarse, tras el fallecimiento accidental de Glen a una muchedumbre de gente que la insulta en cuanto sale a la calle, por teléfono, por carta, por todos los medios posibles, a la invasión de su intimidad que supone tener un grupo de periodistas acampados día tras día en la puerta de su casa, incluso atreviéndose a llamar al timbre, esperando e insistiendo para que ella dé su versión de los hechos, para que cuente quién era de verdad Glen, ahora que él ya no existe. Y entonces entra en juego Kate Waters, la única periodista que consigue hacer hablar a Jean... y que facilitará el reeencuentro de Jean consigo misma, la catarsis que supondrá para ella hacer un repaso minucioso a los años que ha vivido con Glen, cómo él moldeó y manipuló a su esposa hasta hacerla a su propio gusto. 

Este es un libro que da un paso más en el tema de la literatura policíaca, no deja de ser en el fondo una novela de crímenes y misterio, de buenos y malos, pero también es una inmersión en apnea en la mente de Jean, la mujer que todo lo sabe y todo lo calla. 

Dejo el enlace a la web personal de la autora por aquí, en inglés.

lunes, 3 de septiembre de 2018

Ana, Roberto Santiago.

El argumento: Años atrás, Ana Tramel fue una brillante penalista a la que se disputaban los mejores despachos. Un oscuro suceso en su pasado cambió su vida y ahora pasa sus días entre recursos administrativos en un mediocre bufete, ahogándose en un vaso de whisky. Pero su vida da un vuelco cuando su hermano Alejandro, con el que no habla desde hace cinco años, la llama angustiado. Ha sido detenido por el asesinato del director del Casino Gran Castilla. Ana pide ayuda a su jefa y vieja amiga, Concha. Necesita la estructura y recursos del despacho para llevar adelante una defensa en la que tiene prácticamente todo en contra. Acompañada de un peculiar equipo (un viejo investigador, una abogada novel y un becario ludópata) se enfrentará a las grandes empresas del juego.

Mi opinión: Cogí este libro con cierto temor, las más de ochocientas páginas que lo cumplimentan me hicieron temer por la salud de mis muñecas. Debo recordar comprar estos libros tan pesados por voluminosos en digital en vez de en cuerpo de papel. La sinopsis tampoco me llamaba mucho, empresas de juego, abogados venidos a menos... Pero no imaginaba que me sorpendería tan gratamente, es un libro grandísimo, tanto de tamaño y peso como de contenido y a pesar de lo que digo, de sus más de ochocientas páginas, no le falta ni le sobra ni una letra. 

Ana es el personaje principal de la historia, es a través de ella y de su voz interior que viajamos por este océano de páginas en busca de un orden en el caos de su vida. Aunque pasadas tres cuartas partes de la historia, Ana nos contará qué fue lo que le sucedió que la convirtió en lo que ahora es, desde el principio debemos conformarnos con la Ana que se nos presenta como una mujer adicta al alcohol y especialmente a las pastillas, analgésicos y ansiolíticos y si puede ser todo mezclado, mejor le sienta.  Sobrevive más mal que bien trabajando en el bufete de su amiga de toda la vida Concha recurriendo multas, saliendo por las noches a beber y mezclar con pastillas y a enrollarse con jóvenes veinteañeros con buenos cuerpos y mejor entrepierna. Para el principio de la historia Ana tiene algunos años más de cuarenta. 

Una mañana como otra cualquiera, despertando en una cama desconocida y acompañada por el apetecible cuerpo joven del veinteañero de turno, despierta después de recibir cerca de veinte llamadas perdidas de su hermano Alejandro, al que ha evitado y con el que no se habla desde hace unos cinco años. Éste le dice que está detenido en el cuartel de la Guarcia Civil de Robredo, cerca de Madrid, por asesinar al director del casino Gran Castilla y le ruega que ella sea su abogada. 

No quiero hacer spoilers sobre cómo se desarrolla la historia, porque esas más de ochocientas páginas dan para muchísimos giros de guión. Sólo algunos apuntes, como que el personaje de Ana es maravilloso en sí, pese a lo destrozado que pueda estar por dentro, está tan bien construído, tiene tantos matices, que cuesta pensar que a una mujer como ella la haya podido escribir así de bien un autor masculino. Es una de las sorpresas agradables de la historia. 

En el lado desagradable, pues como en todas las novelas de investigación y juicios, abogados o policíacas, empezarán a salir lados oscuros de casi todo el mundo y será un no parar de recibir sorpresas desagradables. Ana piensa muchas veces en rendirse, es castigada otras tantas veces por los jueces o compañeros que no se alegran, precisamente, de tenerla de regreso en los juzgados tras cinco años fuera de servicio y no se cortan un pelo para recordarle que está desentrenada o que sus procedimientos se han quedado anticuados. Pero Ana se repone a todo, se adapta y se crece e incluso herida es capaz de seguir con uñas y dientes y entrar por sus santas narices, caminando a una sala de juicios por primera vez en varios años, aunque esté reponiéndose de un misterioso accidente que le afectará severamente en su físico. 

Leyendo este libro he tenido muchas veces la sensación de estar leyendo algún libro de esos muy buenos de juicios, como los de John Grisham y es realmente maravilloso y esperanzador el descubrir a autores tan buenos y que sean españoles. Hago el firme compromiso de leer más de este autor, que es muy polifacético: director de cine, dramaturgo, guionista y escritor de obras infantiles, Ana es su debut en literatura para adultos.

Dejo el perfil del autor en wikipedia por aquí, como siempre que nombramos por primera vez a un autor que no haya aparecido antes por el blog.  

Y recomiendo encarecidamente su lectura a todos los aficionados al género thriller, policíaca, judicial y similares, os garantizo que la vais a disfrutar.