Próxima reseña:

Próxima reseña:
Afortunada, Alice Sebold.

miércoles, 2 de diciembre de 2015

Ya no sufro por amor, Lucía Etxebarría.

El argumento: En este libro, la autora no escribe una novela, si no que es un ejercicio de autoayuda, o una sesión de psicoanálisis en papel. Una manera divertida de saber si estás sufriendo más de la cuenta por mantener un amor que no te satisface.

Mi opinión: Conocía a la autora de leer Amor, curiosidad, Prozac y dudas,  que me gustó mucho y he releído alguna que otra vez y aunque, en principio este libro no me atraía, al final me lancé a leerlo. 

Yo dividiría el libro en dos mitades, la primera mitad, la he encontrado más ágil, amena y hasta divertida y la segunda mitad, espesa, profunda y que ahonda en la psicoanálisis y que a mi hasta me ha costado digerir. 

No sé qué nota ponerle, pero es una reseña muy corta porque no se me ocurre mucho más que decir... sólo que creo que prefiero a la Lucía novelista que a la ensayista.

Revival, Stephen King.

El argumento: Jamie Morton es un niño cuando la sombra del nuevo pastor de la iglesia de su pueblo se cierne sobre él mientras juega con sus soldaditos, a partir de un hecho tan trivial como este, la vida de Jamie quedará unida a la del pastor Charles Jacobs, que siente una fascinación por los experimentos con electricidad que le llevará a seguir por caminos muy diferentes una vez que abandona la iglesia.

Mi opinión: Tengo que decir una vez más que el señor King es mi escritor fetiche y que me gusta muchísmo casi todo lo que escribe y esta novela no podía ser menos.  

Siempre me ha fascinado la capacidad de King para inventarse vidas enteras, el cómo coge un personaje desde que es un niño y nos hace acompañarle durante todo el largo de su vida. Por poner un ejemplo; en casi cualquier otra novela de otros autores, el tramo de vida del personaje que vemos es en el que se refleja la acción que se narra en la propia novela, como ver la vida del vecino por la ventana, que solo podemos ver el trozo que la ventana abarca. En cambio, con el señor King, es como si tuviéramos cámaras dentro de la casa del vecino, una máquina del tiempo para viajar a su pasado y hasta una cámara grabando sus sueños cuando duerme. Su estilo es inconfundible y por eso me fascina.

En esta ocasión tenemos al personaje principal, que al arranque de la historia es un niño de seis años y que conoce al pastor Charles Jacobs cuando la sombra de él le cubre mientras juega con sus soldaditos en el patio de su casa. A partir de ahí, la vida de este niño y posterior hombre, se verán íntimamente unidas y se irán encontrando con cierta regularidad, aunque Jaime no quiera, aunque llegue un punto de la historia en que llega a odiarle con todas sus fuerzas, no le queda más remedio que acudir a su llamada cuando Jacobs le reclama a su lado.

Charles Jacobs llega al pueblo para hacerse cargo de la iglesia, poco tiempo después se le unen su bella esposa y su hijo pequeño, como familia se ganan en seguida las simpatías y el respeto de la comunidad de un pueblo de Nueva Inglaterra. Pero a los pocos años de vivir allí, una tragedia cambiará tanto y de forma tan radical la vida de Charles Jacobs que hará que rompa con todo y que se aparte de la fe y se vuelque completamente en su "hobby" de hacer experimentos con electricidad. 

Luego nos volcamos en la vida de Jamie durante muchos años, le vemos crecer, madurar, hacerse músico y caer de cuatro patas en el mundo de las drogas y cuando parece que por fin ha tocado fondo y que de ahí no puede más que subir, pues el grupo con el que tocaba le ha dejado abandonado en un hotel de mierda tras pasarse muchísimo con las drogas, vagando por la feria del pueblo, se encuentra por sorpresa con su antiguo pastor y le reconoce inmediatamente. 

Los experimentos del antiguo pastor con la electricidad han avanzado tanto, que aunque usa trucos de para ganarse el dinero de la gente en las ferias, su verdadero interés está en la sanación mediante la electricidad. Y es a la gravísima drogadicción de Jamie a dónde aplicará su poder y conseguirá sanarlo en una sola sesión. 

Pero Jamie ya no es el mismo Jamie. No es la misma persona, tiene como una especie de ecos, empieza a padecer sonambulismo y movimientos repetitivos involuntarios, aunque a veces puede pasar meses entre crisis. 

Jacobs le ayudará a encontrar un nuevo empleo y a encaminar su vida, pero a cambio de salvar su vida, se reserva el derecho de contar con él cuando llegue el momento de realizar el experimento final, y aunque para entonces Jamie no quiere saber nada de Jacobs porque ha investigado mucho y descubierto que muchos de los enfermos que fueron sanados como él también tienen efectos secundarios, se ve obligado a acudir y a observar el número final. 

Hay una frase en la contraportada, en la que se dice que este es el final más oscuro escrito por King, y bueno... no estoy muy de acuerdo, he leído finales que me han impactado mucho más, por ejemplo el de Un saco de huesos, o el de Cell. 

Pero como ya os he dicho varias veces, soy una fan acérrima de King y lo voy a recomendar siempre.

miércoles, 4 de noviembre de 2015

El tiempo entre costuras, María Dueñas.

El argumento: Sira Quiroga es hija de madre soltera en la España previa a la guerra civil de 1936-1939, su madre es una magnífica costurera y ella misma ha crecido entre puntadas y dedales. Su vida transcurre por caminos tranquilos hasta que todo su futuro, tan tranquilamente encarrilado por las sendas de la costumbre, se tuerce cuando conoce a un hombre que la enamora locamente y por el cual, ella romperá con todo lo que conoce.

Mi opinión: He tardado mucho en animarme a leer este libro, tampoco quise ver la serie de televisión que se hizo hace un par de años basada en la historia y que tan buenas críticas recibió y que actualmente se está ofreciendo repetida en los canales secundarios de la tdt. No me atraía, me daba como pereza.

Quizá por eso mismo, porque ya la empecé con la idea de pereza, ha resultado que no me ha gustado mucho. Se me ha hecho larguísima y a ratos aburrida, sobre todo cuando habían páginas y páginas en las que se habla de la evolución política de la España y el Marruecos de la posguerra española y de la situación de Europa hasta el estallido de la segunda guerra mundial.

El personaje de Sira es muy humano, muy bien trabajado, casi no parece un personaje de libro si no un ser humano de carne y hueso, con problemas reales y con los que es fácil identificarse. La narración es estupenda, la autora hace un buen uso de nuestro idioma y resulta muy agradable leer las descripciones que adornan el texto, pero aún así, no me ha gustado.

Lo achaco a la gran importancia que tiene dentro de la historia el tema político, de hecho Sira acaba siendo espía al servicio de agencias de inteligencia, pero me pierdo y acabo por aburrirme. He tardado mucho en leerla y mucho más en atreverme a escribir la opinión porque no sabía cómo encarrilar el hecho de que no me ha gustado una novela que ha encandilado a muchísima gente.

Dejo el enlace a la página web de la autora, por aquí. Animo a leer esta novela a todos aquellos que les haya gustado la serie de televisión o les atraiga el argumento, por supuestísimo que yo puedo estar equivocada al no gustarme este libro.



viernes, 16 de octubre de 2015

Las niñas perdidas, Cristina Fallarás.

El argumento: Existe otra Barcelona: la que se aleja del turismo, los anuncios institucionales con gente sonriente y el diseño. Es en esa otra ciudad, la canalla, en la que la ex periodista y detective Victoria González se mueve pisando fuerte. Y eso que su avanzado estado de gestación no se lo pone fácil. Cuando Victoria recibe el anónimo encargo ‒acompañado de un cheque de explícito y sustancial contenido‒, empieza a imaginar que los infiernos barceloneses que ella conoce están a punto de ganar kilómetros en profundidad. Dos hermanas desaparecidas, de 6 y 8 años. Una de ellas, ya asesinada brutalmente; la otra, en paradero desconocido. Lo que significa que hay que encontrarla lo antes posibles, viva y entera preferentemente.

Mi opinión: La colección de novelas policíacas con la que Círculo de Lectores me ha hecho redescubrir un género al que nunca había prestado mucha atención, está tocando a su fin, hoy le llega el turno a la última (creo) de esta colección. 

Me ha costado cogerle el hilo a este libro, lo primero por los saltos de un personaje a otro, la madre de las niñas, esa mujer pelirroja que divaga constantemente y que parece que no ve nunca la luz entre las tinieblas del colocón permanente que lleva puesto, me resulta desde el principio un personaje algo repulsivo.

Pero para repulsiva de libro la madre de acogida de las niñas perdidas, es decir, la señora a la que le entregaron en acogida a esas dos niñas cuando los servicios sociales se las retiraron a su madre por encontrarlas en un estado deplorable; es una personaje que está como una puta cabra. Absolutamente absurda, me identifico con los pensamientos que a la detective le despierta semejante monstruo absurdo. 

Hay cosas de este libro que no entiendo, deben tener su aquel, no digo yo que no, pero por ejemplo, las instrucciones para matar un perro, o a un hámster... ejem. Dejémoslo ahí.

Sobre la trama, pues siempre me sorprendo de la suerte que tengo, leyendo historias en las que se sumerge uno en los submundos de dentro de las ciudades en las que vivimos; tengo una suerte enorme pues jamás me he sentido tentada a probar las drogas y es un terrorífico mundo con el que he evitado el contacto, por ahora. 

La trama está bien, me gusta cómo la desarrolla y cómo el texto nos orienta a despreciar a los personajes que llevan la oscuridad con ellos mismos. El final me ha gustado, hay una parte que no, en lo que concierne a Victoria, por todo lo que ella pierde, pero es un absoluto descubrimiento y una sorpresa el saber por qué y por quién, quién es realmente causante de que esas niñas sufran tantisimo. Un final impactante, sin duda.
 
El enlace al perfil de la autora en Wikipedia lo dejo por aquí, y animo a todo el que me lea a echarle un ojo a esta novela, no se quedará indiferente, lo garantizo.

jueves, 15 de octubre de 2015

Las edades de Lulú, Almudena Grandes.

El argumento: La adolescente Lulú se siente atraída por un amigo de la familia, Pablo. Tras mantener su primera experiencia sexual con él a los 15 años, continúa adorándolo como su único objeto de deseo. Pablo seguirá enseñándole cuáles son los caminos más placenteros -y los más perversos- a los que conduce el sexo, desde la homosexualidad hasta el masoquismo, pasando por el travestismo. En ese continuo paseo por el lado oscuro, Lulú se interna cada  vez más en un infierno del que le será difícil salir. Crónica de una degradación por amor, esta primera novela ganó el XI premio de novela erótica La Sonrisa Vertical e inspiró la película del mismo título que dirigió Bigas Luna. (Texto de la contraportada)

Mi opinión: Hace como un mes que leí esta novela y todavía no tengo una opinión completa formada acerca de ella, es una erótica tan distinta a la de mi última reseña que no sé ni por dónde comenzar. Pero bueno, allá vamos.

Lulú es una niña atípica, seguro que conocéis alguna, de estas niñas que desde pequeñas parecen picantonas, como si ya desde niñas se les viese que de mayor les va a gustar el sexo. A los 15 años tiene clarísimo que Pablo, amigo de su hermano, le despierta una tensión sexual que está decidida a resolver, y en cuanto se le presenta la ocasión, la resuelve.

De Pablo debo decir que en ningún momento me parece un personaje masculino al que adorar/idealizar/ con el que soñar, en todo momento me parece un ser despreciable y que abusa de ella sin medida ninguna. Es un tío que sabe lo que quiere, lo que le gusta, va a por ello a saco y luego... luego dice que amaba a Lulú desde siempre, se casa con ella, tienen una hija y todo eso.

Pero como las reglas del amor y las del sexo las diseñan a su medida los miembros de cada pareja, a ellos parece que les funciona hasta que Pablo cruza un límite que hace a Lulú pensar que él nunca la escucha, que para él y mientras ella esté a su lado, siempre será una niña. No sé qué clase de niña, porque a mi , como ya decía en otro párrafo, Lulú no me parece una niña, me parece una mujer encerrada en cuerpo de niña desde bien joven. 

Del tema de cómo trata la autora la experiencia de Lulú con la homosexualidad, el travestismo y hasta el masoquismo, poco voy a contar, sólo que hay momentos en los que estaba leyendo y decía ¡¡venga!! y no sabía si echarme a reír o tirar el libro un rato por ahí hasta que se me pasase el mosqueo. 

Es un libro que recomiendo para cualquiera que le guste el tema de erótica con esos ingredientes del "casi" todo vale, cuidado con ese "casi", ojito ahí.

Como siempre, os facilito el link al perfil de la autora en Wikipedia, aquí. Y destaco algo: ha sido su ópera prima y su única incursión en el mundo de la erótica.

martes, 29 de septiembre de 2015

Gigoló, José de la Rosa.

El argumento: Su novio está de viaje, sus amigas ocupadas y María ha decidido hacerlo: contratar los servicios de un gigoló por una sola noche. Sin embargo, aquella experiencia de sexo pagado con un desconocido (Allen) quizá sea más trascendente de lo que esperaba. Dos años después se encuentran de manera fortuita, cuando ella está a punto de casarse con el hombre de su vida. Así descubre que Allen lleva desde entonces buscándola, y también que una hora de sexo por 500 libras ha podido cambiar sus destinos para siempre. (Texto de la contraportada, parcial). 

Mi opinión: Creo que lo más justo es empezar diciendo que casi nunca leo novela romántica en sí y mucho menos erótica, porque me dan pereza; pero esta me la recomendó una buena amiga y además se la había dedicado el autor en persona y me dijo lo típico de "tía, tienes que leerla", y así fue que yo, la persona menos romántica/erótica del mundo, que ni siquiera he leído la archifamosa trilogía de Grey porque me da pereza, aproveché un inciso en la colección de novelas policíacas para meterme en esta novela.

La historia en sí en sencillita, una chica que en un momento de locura para salir de su vida  súper cuadriculada, paga una hora (no una noche, no, una hora) de sexo sin compromiso con un prostituto. Y éteme aquí, que el experimentado gigoló, nota algo cuando está zumbándose a la muchacha, que le hace sentirse diferente; vamos, como que radicalmente decide cambiar de vida y no volver a acostarse con nadie si no es por amor.

Supongo que debe ser una idea muy romántica, pero hay veces que pienso "será psicópata el tío", pero bueno... sigamos. Por las casualidades de la vida, María se encuentra accidentalmente con el gigoló en una fiesta organizada en honor de su próxima boda con su novio de toda la vida, el mismo que tenía ya cuando contrató al prostituto. Y vaya, que se reconocen, sin lugar a dudas están completamente seguros de ser quienes fueron hace unos dos años en una hora de sexo por 500 libras en una habitación de hotel. Y Allen, porque el protagonista es como las herramientas que llevan su nombre, vale para todo el muchacho, da gloria a dios por su suerte y decide no dejar de tantear a María hasta que ella acceda a darle una oportunidad.

Me rallan las faltas de ortografía, una novela pierde un montón de puntos cuando encuentro faltas garrafales, que yo también las hago, hasta escribiendo para el blog, pero me parece una señal de dejadez el encontrarlas en los libros y las encuentro en libros carísimos y de autores conocidísimos y no es que yo sea una Grammar Nazi, ni mucho menos, ni filóloga, ni correctora de estilo, es que me chirrían los ojos cuando leo que "ella se sentó sobre los mulos de él" supongo que quiere decir muslos, es obvio, pero me chirría y también me chirría cuando encuentro varias veces el nombre del protagonista escrito con tres L, Alllen. O el tiro de gracia, que en este caso está casi al principio de la novela, cuando la protagonista se queda un poco chafada y el novio le pregunta qué le pasa y ella dice que tiene "abstemia" primaveral; debo entender que quiso decir "astenia" pero es una patada en el culo y ensombrece a la historia esos fallos tan evidentes.

No quiero ser una aguafiestas, ya digo que la historia en sí está bien, hay personajes que son asquerosos desde el principio, entre ellos es novio de la prota, que para que nos quede bien clarito se repite muchas, muchas veces en el texto que la conoce muy bien, super bien, requete bien, tanto pero tanto, que da todo el asco el jodido novio. La súper amiga, que da todo el asco del mundo, porque lo único que le interesa es ser la gran protagonista y que no la soportaría yo al lado ni cero coma; pero es lo que siempre digo: que unos personajes literarios me afecten como para despertar en mi esas emociones aunque sean desagradables, con esa intensidad, es porque están trabajados hasta el punto de ser muy realistas. 

De Allen, ¿qué decir? es atento, detallista, está muy bueno y es maravilloso estupendo y fantástico y le va a dar una rampa, porque está todo el rato empalmadísimo y así no se puede estar, por dios. Me canso cada vez que el texto hace alusión a que se pone cachondo con solo olerla o tocarla, pero bueno, si al protagonista le sobra virilidad y energía no voy a ser yo quien le dé una tila. 

El final... estuvo bien, porque María se da cuenta de que eso que está viviendo, esa rutina aplastante por la que se va deslizando chafada y bailando al son que marcan otros, es SU vida y hace bien en mandarlo todo a paseo y empezar a vivir.

Nota: Quiero una suegra como esa, la madre del novio de toda la vida y una madre como la de María, también. 

Del autor, no le conocía y no sé si volveré a leer algo sobre él, la historia en sí no me ha desagradado, pese a lo que pueda parecer por mi reseña, pero creo que si me lo vuelvo a encontrar prefiero darle una oportunidad a los libros que tiene de otros géneros. Tiene un palmarés estupendo y una trayectoria bastante buena como escritor y desde aquí lo felicito y lo recomiendo, porque sin haberla leído, igual en estas 284 páginas hay más romanticismo/ erotismo que en los tres tochos de 800 páginas cada uno de mr. Grey. Y además es un autor español, de mi provincia, y así barremos para casa. 

Su perfil en wikipedia, aquí.

lunes, 21 de septiembre de 2015

Don de lenguas, Rosa Ribas y Sabine Hofmann

El argumento: Barcelona, 1952: quedan pocas semanas para el Congreso Eucarístico y la consigna oficial es dar una imagen impoluta de la ciudad. Ana Martí, cronista de sociedad de La Vanguarda, encontrará en el encargo de cubrir el asesinato de Mariona Sobrerroca, una conocida viuda de la burguesía, su oportunidad par escribir sobre temas serios. Deberá trabajar con el inspector Isidro Castro de la Brigada de Investigación Criminal, pero la joven pronto descubrirá nuevas pistas que descifrará con la ayuda de Beatriz Noguer una prima lejana que resulta ser una eminente filóloga. (Resumen del texto de las solapas).

Mi opinión: Es en este volumen en el que conoceremos por primera vez a Ana Martí y a su prima lejana Beatriz Noguer, las dos mujeres más revoltosas de la familia, que se adentran en un mundo oculto tan grande, que les puede costar la vida. 

Ana se nos presenta como una periodista a la que nadie toma en serio y por lo cual, en La Vanguardia, se le ha asignado llevar la crónica de sociedad, puesto en el que ella siente que pierde el tiempo, por eso cuando aparece en su vida la investigación del asesinato de Mariona Sobrerroca a la que además conoció personalmente, decide entregarse tan a fondo, que deja de seguir los consejos del inspector a quién ha de copiar al dictado los textos para los artículos y decide investigar por su cuenta.

Casi accidentalmente, conoce a su prima lejana Beatriz Noguer, que ha sido "depurada" por el régimen de Franco y que por sus ideas poco afines a la dictadura, se encuentra un poco marginada en la sociedad barcelonesa. 

Las tramas me han gustado mucho, hay personajes muy interesantes, como la criada de Beatriz que merece un spin-off para ella sola, si no fuera porque se la cargan a mediados del libro. 

Me causa curiosidad todo lo que relata esta historia en cuanto se refiere a los mundos ocultos de una época en la que la censura de la dictadura se supone que hacía la vida bastante difícil y en esta novela he descubierto que lo de "hecha la ley, hecha la trampa" ya viene de antiguo, pues no son pocos los trapicheos que se hacen bajo mano y que todos aquellos que tienen conocimiento fingen no enterarse.

Debo reconocer que me ha gustado más la historia de "El gran frío", pero es sólo una opinión personal. 

Aunque los enlacé ya en el post anterior sobre el segundo volumen de estas autoras, enlazo de nuevo el link al perfil de Rosa Ribas en Wikipedia, y el de Sabine Hofmann en Lecturalia.