Próxima reseña:

Próximas reseñas:

Calendar Girl I, Audrey Carlan.

lunes, 12 de febrero de 2018

La sangre helada, Ian McGuire

El argumento: ¿Qué hace un médico como Patrick Sumner en un ballenero con rumbo a Groenlandia? Se sabe que estuvo en el ejército, destinado en la India. Para la tripulación del Volunteer, está claro que el seño Sumner huye de algo. Nadie elige el infierno si tiene una opción mejor. En su época como soldado, durante el asedio de Delhi, Sumner llegó a creer que había experimentado en su totalidad las profundidades del mal, y que el viaje en el ballenero podía ser el salvoconducto hacia una vida en libertad. 
Henry Drax es el principal arponero del Volunteer, un tipo hediondo, borracho, brutalmente sanguinario que se mueve por impulsos. Nada se interpone entre él y su objetivo. Si es necesario, saca el cuchillo, alarga el brazo y toma lo que necesita, y ni siquiera una vida es un obstáculo. 
En un ambiente opresivo donde cualquiera puede sacar lo peor de sí mismo, es difícil distinguir entre culpables e inocentes, pero todos pueden ser víctimas. Y en el barco viaja un asesino sanguinario que convertirá la expedición en una pesadilla dantesca. (Texto de las solapas)

Mi opinión: Para empezar diré que este es un libro que yo nunca hubiera comprado. Soy socia de Círculo de lectores desde donde me alcanza la memoria y como mi espacio físico para libros es limitado, hace tiempo que no compro nada; pero me llamó un comercial y me hizo una oferta muy buena por Origen, de Dan Brown, que lo andaba buscando por librerías y en todas partes estaba carísimo y venía con este "de regalo". El de Origen aún no lo he empezado, después de meses buscándolo, ahora que lo tengo no me apetece, así que está esperando el momento adecuado durmiendo en la pila de libros de mi mesita de noche. 

Me costó cogerle el punto, literalmente me dormía cada pocas páginas. Es muy mal hablado, ojo, no mal escrito, sino mal hablado; os vais a hartar de palabras tipo: polla, chocho, coño, puta, follar, etc. Ya sé que son marineros rudos, de un barco ballenero y tal, pero el texto podría ser un poco más light; hay momentos en los que estas palabras ya te molestan para seguir leyendo y es algo que se mantiene durante todo el libro. 

Alrededor de la página 50 me enganchó, ya dejé de dormirme y empecé a prestarle atención en serio, el texto se pone interesante y te captura. Un fallo, por llamarlo de alguna manera es que desde las primeras páginas, desde la propia sinopsis, ya sabes que el asesino en Drax, pero eso no quita el interés en cómo se va a desarrollar la historia. 

Y es que este no es un viaje de caza de ballenas cualquiera, la idea oculta del capitán del barco es hundir el barco, puesto que ya está antiguo respecto a los nuevos barcos de vapor, el Volunteer, que es un velero, queda en clara desventaja, así que Bromlee quiere llevarlo lo más al norte posible y hundirlo para cobrar el seguro. Sólo el segundo de a bordo conoce el plan, y están en complot con otros barcos para que les recojan cuando el naufragio suceda, pero una vez el Volunteer se hunde, el barco más próximo está a varios kilómetros de distancia y no logran llegar a tiempo... pues mientras el otro barco les espera, un iceberg choca contra él y también lo hunde, sin supervivientes. Así pues, se quedan solos, casi sin recursos, en medio del hielo. Y deberán pasar así varios meses hasta que llegue la primavera, los hielos se rompan y vuelvan a pasar por allí barcos con relativa normalidad. Pero si queréis saber si consiguen sobrevivir a los interminables hielos del paso del norte, tendréis que leer el libro. 

Como siempre que introduzco a un autor nuevo en el blog, dejo su página de Wikipedia (en inglés) por aquí.

viernes, 26 de enero de 2018

Los guardianes de la casa, Lisa St Aubin de Terán.

El argumento: Basada en experiencias autobiográficas. Los guardianes de la casa -Premio Somerset Maugham 1982- fue la primera novela de Lisa St Aubin. Lydia Sinclair, recién casada con Diego Beltrán, último descendiente de la excéntica y peculiar familia que desde el siglo XVIII ha gobernado los desolados valles andinos, llega al a decadente hacienda La Bebella. Ante la incomunicación y la introversión de su marido, Lydia se refugia en el desenterramiento de la trágica historia de los Beltrán. Benito, el más antiguo criado de la familia, le va relatanteo el pasado esplendor, con las intrigas, los amores y  a la vez la violencia y el sufrimiento. A partir de estos testimonios, Lydia teje un rico tapiz, en el que aparecen fantásticas leyendas de ese pasado, mezcladas con la dureza  de un presente marcado por la lucha por la supervivencia en esas tierras de extrema aridez y pobreza. 

Mi opinión: Lo primero que deseo contar es cómo llegó a mis manos este libro, escrito en 1982 , aunque esta sea una edición de 1990. Tendría yo unos 12 años, allá por 1992, cuando fui con mi clase de sexto de EGB a la feria del libro de mi pueblo, después de visitiar las casetas y atender a las explicaciones pertinentes, los profesores nos dejaron unos minutos libres para explorar por nuestra cuenta y escoger y comprar algún libro, quién quisiera. Yo escogí este, me gustó la portada y el texto de la sobrecubierta y me pareció que sería una buena elección para convertirse en uno de mis primeros libros "de adulto", ya ves, con doce años. 

Reconozco sin vergüenza ninguna que la primera vez que lo leí, a esa edad, sinceramente no lo entendí, me pareció enrevesado y sin sentido. A lo largo de estos 26 años pasados desde que lo compré lo he releído en numerosas ocasiones y cada vez me gusta más. La forma en que está escrito, directa, casi sin florituras, en ocasiones dura y en otras ocasiones muy descriptivo y rico, actualmente me fascina. Hay que ver cómo vamos cambiando con el tiempo y cómo cambian nuestras percepciones junto con nosotros. 

Pese a ser un libro muy corto, apenas tiene 157 páginas, no he sido capaz de leerlo de un tirón nunca, es intenso, contiene la historia condensada de tantas generaciones de la familia Beltrán, que hay que beberlo a sorbitos y poco a poco irlo asimilando.

En esta ocasión lo he releído para comentarlo en una reunión de Círculo Literario en el que participo en el que esta vez teníamos que comentar algún pasaje de nuestros libros favoritos y mi mano se fue directamente a por este libro. 

La historia que Lydia escribe, la historia de la familia de su marido, es tan rica, ha habido tantas subidas y bajadas a lo largo de las generaciones que vivieron allí durante varios siglos que para poner un poco de orden mental, en una de las primeras páginas encontraremos el árbol genealógico, al que acudiremos en más de una ocasión para ubicarnos, ya que la tradición es que al primogénito se le bautice como Rodrigo y por lo tanto hay varios personajes con el mismo nombre. 

Sé que mucha gente que pase por aquí pensará que lo que voy a escribir ahora es casi un sacrilegio, pero leyendo este libro encuentro similitudes, me recuerda muchísimo al muy premiado Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez. El parecido es evidente, una familia que se establece en una tierra casi deshabitada, el desarrollo de su linaje, la locura y rarezas de las personas de la misma familia y finalmente la decadencia y extinción del apellido. Lo recomiendo a cualquier lector que no conozca esta escritora, pero también a aquellos que disfrutaron con Cien años de soledad y quieran leer algo "parecido", así, entrecomillado. 

Actualmente este libro está descatalogado, pero puede ser encontrado en páginas de venta de libros de segunda mano sin problemas. En Iberlibro lo he encontrado desde apenas 2€. 

Dejo por aquí el enlace a la página de la autora en Wikipedia (en inglés), como siempre que escribo de un autor que no se haya tratado antes en el blog. 

Y por mi parte lo dejo aquí, ya lo he releído este año, así que regresa a su puesto honorífico en la balda de mis libros favoritos.

Fin de guardia, Stephen King

El argumento: Algo se ha despertado en la habitación 217. Algo nocivo. Brady Hartsfield, autor de la masacre en la sala de conciertos donde murieron ocho personas y muchas otras resultaron heridas, lleva cinco años en estado vegetativo. Según los médicos, no es probable que se recupere completamente, pero tras el Brady de mirada ausente está el Brady despierto y poseedor de unos poderes que le permiten sembrar el caos sin salir del hospital. Bill Hodges, detective retirado que dirige una agencia privada con Holly Gibney, investiga una serie de suicidios recientes con un punto en común: todos los fallecidos tuvieron relación con Brady. De este modo se ven envueltos en el caso más peligroso de su trayectoria. Brady ha vuelto con intención de vengarse no solo de Hodges y sus amigos, sino de la ciudad entera. 
Con Fin de guardia Stephen King consigue llevar la trilogía a un final sublimemente terrorífico combinando la parte detectivesca de Mr. Mercedes y Quien pierde paga con la intriga supernatural, marca del autor. El resultado es una mirada inquietante a la vulnerabilidad humana combinada con una trama escalofriante. Nadie supera a King. (Texto de las solapas)

Mi opinión: Lo primero que voy a decir, y de lo que me acabo de dar cuenta ahora mismo al copiar el texto de las solapas de la sobrecubierta es que por resumir tanto hay un error garrafal, la masacre de Brady Hartsfield no fue en una sala de conciertos, sino en la feria de empleo. El atentado que había planeado en la sala de conciertos fue abortado en el último instante cuando Holly le golpeó la cabeza con la cachiporra de Bill Hodges, pero claro, para saber eso tienes que haber leído Mr. Mercedes

A mi este libro me hace pensar en cosas paralelas, estoy leyendo sobre la poderosa mente de Brady y divago sobre las personas que están en hospitales y residencias en estado vegetativo y en que hasta qué punto sabemos que esas personas ya no piensan, ¿podría ser que esas personas tengan una linea de pensamiento activa y nos puedan oír y en ocasiones vernos con relativa normalidad, aunque su estado no les permita interactuar o respondernos? es desalentador e inquietante. 

El desarrollo de la novela es muy del estilo propio del autor, aquí cobran un protagonismo importante Bill y Holly, como apenas lo tenían en la segunda parte de la trilogía, ya que a mis ojos apenas eran personajes secundarios, el chaval protagonista de la novela era muy avispado y los detectives apenas intervienen. Esto me lleva a confirmar una vez más mi teoría (y mi manía) de pensar que en las sagas siempre hay un libro que cojea, que sin ser malo es más flojo que sus compañeros de balda. 

Para mi gusto personal este libro supone un buen cierre a la trilogía, ya que empezó con Brady y Bill y termina con ellos y el final, que no quiero desvelar, no da lugar a una continuación en forma de una posible cuarta novela. 

En este libro el personaje de Jerome, que tan buen resultado daba en las novelas anteriores como ayudante extraoficial de Holly y Bill apenas aparece, puesto que ha pasado el tiempo y ya es un chico adulto que se ha tomado un tiempo de descanso antes de ir a la universidad y está empleando unos meses en ayudar a construir casas para pobres en otra zona de Estados Unidos. Pero no le echaremos mucho de menos, porque cuando aparece lo hace a lo grande, logrando un gran efecto protagonista. 

Los personajes son muy King, la trama muy del estilo del autor, aunque lo clasifico mentalmente como una línea aparte de la tradicional de terror de King que tanto me gusta, las dos anteriores son más policíacas puras y esta tiene el toque sobrenatural. Igualmente me gusta, todo aquel que pase alguna vez por este blog ya sabe que soy incondicional de King, pocas cosas escribirá que a mi no me gusten. 

Recomiendo la lectura de este libro principalmente a los que hayan leído -al menos- la primera parte de la trilogía, Mr.Mercedes, porque si bien es una historia cerrada en sí mismo, hace muchas alusiones al primer volumen y si lo leemos sin haber leído antes el primero pueden verse muchos cabos sueltos que en realidad están atados en el volumen anterior. 

Poco más que decir, me ha gustado y lo recomiendo a los lectores fieles al señor King, y también a los lectores de novela policíaca.

viernes, 8 de diciembre de 2017

Lo que un día fue amor, Mona Camuari.

El argumento: La vida deja de tener sentido para Margaret Oakland cuando acepta casarse con quien ha pagado las deudas de su familia, a pesar de que lo aborrezca como al culpable de haberla obligado a renunciar al que siempre ha amado...
Y cuando este, Richard Ryvers, reaparece en su vida, el deber duele más todavía, hasta el punto de romper lo irrompible: su matrimonio.
¿Querrá Edward, su marido, renunciar a ella, o luchará por retenerla y enamorarla de él cueste lo que cueste?
En una realidad donde pocas cosas son lo que parecen, ¿resistirá Margaret a los encantos de su esposo, o seguirá luchando por que Richard, el que le había robado el corazón en el pasado, vuelva a formar parte de su vida?

Mi opinión: Empiezo por decir que no suelo leer romántica por pereza, no sé explicarlo de otra manera, pero la literatura romántica me produce pereza, es decir, nunca me apetece leerla. 
La historia empieza cuando Margaret todavía es una niña y está enamorada platónicamente del hijo de su madrina, el muchacho, que le saca algunos años, ya casi se aburre al tener que cuidar de la cría porque él es ya un adolescente y le fastidia hacer de niñera. 
Pasa el tiempo y Margaret nota que cada vez que regresa a visitar a su madrina, Richard nunca está... es como si siempre estuviera ocupado y nunca está en casa. Así pasan algunos años y pasan los cambios habituales en una vida, por muy desagradables que puedan ser: fallece la madre de Margaret, su padre vuelve a casarse con una mujer que dilapida su fortuna alegremente y ella crece hasta convertirse en una joven hermosa y a la que no le faltan pretendientes, y a los que rechaza sin pena ninguna porque muy en el fondo de su corazón todavía habita ese amor ¿platónico? por el hijo de su madrina, al que no ha vuelto a ver desde los 11 años. 
Un día, su padre llega a casa y le presenta a un hombre, en un momento en que les deja "oportunamente" a solas, este hombre le comunica que es su prometido y que su padre ha concertado su matrimonio para dentro de poco tiempo. Ella se ofende muchísimo, como es normal, pero él le baja los humos cuando le dice que su padre está gravemente enfermo, que le queda poco de vida y que debido al despilfarro de la fortuna que ha causado la gestión de su madrastra, ya no tienen patrimonio. Él se hace cargo de las deudas, pero a cambio, se casará con ella. 
Margaret se casa con el muchacho, al que ignora deliberadamente, pocos días antes del fallecimiento de su padre y como no quiere saber nada de su esposo, ni siquiera llegan a consumar el matrimonio. Y así van pasando los días en la vida de Margaret Oakland, encerrada en su vida de mujer casada con un hombre al que no ama y al que no muestra interés alguno en conocer.
 Y empieza todo a enredarse, porque todo libro ha de tener un nudo, porque si no no habría lugar para un desenlace y sería un aburrimiento esto de leer y escribir. Y la historia aunque no llegue a animarse hasta ser una fiesta de sucesos unos tras otros, sí que le da un cierto toque emocionante. 
No ha sido esta historia la que me despierte de la sensación de pereza que me produce la literatura romántica, pero he de reconocer que el lenguaje es apropiado a la época en la que está ambientada la historia, detalle que se agradece. Las descripiciones de la protagonista me recuerdan al modo sibilino y pasteloso de Danielle Steel, autora a la que detesto, pero me gusta más Mona que Danielle, por favor. 
La historia en sí no tiene gran misterio, es amena, entretenida y os durará un ratillo, pues tampoco es muy extensa, pero lo cierto es que para pasar un rato agradable bien nos vale. 
Dejo por aquí el enlace a una pequeña biografía de Mona Camuari y la recomiendo para aquellos lectores aficionados a la romántica, a la estética de los años mil ochocientos y pico y para todos aquellos que gusten de dar una oportunidad a una autora autopublicada.

Hipnotizada, Michael Bates.

El argumento: Una chica sufre un profundo trauma al presenciar el asesinato de su madre a manos de un psicópata. 
La policía detiene al criminal, pero será condenado sólo si Jane lo identifica. Y Jane padece amnesia a causa de la horrenda experiencia. Su abogada decide ponerla en manos de un hipnoterapeuta, el doctor Desmond. Sin embargo Jane no sólo no recupera la memoria, sino que además cambia drásticamente de conducta. Sorprende a su novio con obscenos deseos y desarrolla una insospechada violencia con los demás. Es evidente que en el gabinete del misterioso doctor Desmond ocurre algo extraño. Texto de la contraportada.
 
Mi opinión:  He visitado otros blogs y leído otras opiniones antes de escribir la mía, me picaba la curiosidad por saber si es que me estoy volviendo muy exigente e intolerante con según ciertos aspectos de las tramas de los libros o nos había pasado a más gente lo que voy a explicar a continuación.
La sinopsis es muy atractiva, tanto que al ser un libro pequeño, piensas... ¿cómo habrá desarrollado bien esta historia en tan poco espacio? Pues desarrollándola mal, evidentemente. 
El principio es atrayente, va directo "a por faena" en las primeras páginas ya sucede el asesinato de la madre de Jane y la chica entra en shock. Debo reconocer que me gustan los principios impactantes, que me atrapen desde primera hora, sobre todo en un libro tan corto no se puede uno entretener en florituras. 
Enseguida llegan al tema de la hipnosis, como la muchacha está en shock y hasta tiene alucinaciones que le hacen tener miedo hasta de sus propios amigos de repente, la abogada les recomienda someterse a una terapia de hipnosis que le puede abrir la memoria y hacerle recordar si el hombre que está siendo acusado del terrible asesinato es culpable y si, por lo tanto debe ser condenado por ello o si es inocente y si ella no le reconoce al cien por cien, estarían juzgando indebidamente a alguien que no cometió ese crimen. 
Pero resulta que el hipnotista  que se presenta a hacer la terapia no es quien dice ser y el comportamiento de Jane se vuelve confuso, aparte de que en vez de recordar al hombre que mató a su madre empieza a estar obsesionada con una misteriosa mujer rubia que supuestamente habría cometido el crimen.
La cosa es que el texto parece poco formal, entendemos que son un grupo de adolescentes los que llevan el peso de la trama, Jane y su mejor amiga y sus correspondientes parejas, pero lo cierto es que parece que también estuviera escrito por un adolescente, tienen reacciones extrañas, se desvelan antes de tiempo y de manera podo adecuada datos interesantes que al revelarse de esa manera, no se aprovechan. La sensación que me queda es la de que la idea original era buena, pero el autor no ha sabido aprovecharla. Una pena. 
Lo clasifico como un libro para echar un rato, yo lo leí en el tiempo que mi hija está en el colegio en el turno de tarde, así que realmente tampoco ocupa mucho tiempo. 
Me gusta enlazar la página web de los autores o al menos el artículo en wikipedia donde se relata su biografía, pero lo cierto es que de este autor no he encontrado mucho, y en Wikipedia por este nombre me sale un actor... Puede que sea un seudónimo, ¿quién sabe?

miércoles, 1 de noviembre de 2017

La memoria del agua, Margaret Leroy.

El argumento: Grace es una madre soltera que lucha por sacar adelante a su hija de cuatro años. Sin embargo, Sylvie no es una niña como las demás: Sylvie es especial. Se niega a llamar mamá a su madre y se dirige a ella por su nombre de pila. Además, tiene una fobia cuyo origen nadie puede explicar: la sola visión del agua le produce un pánico visceral e incontrolable.
Hasta que un día, al ver en una revista una fotografía de Coldharbour, un pequeño pueblo costero irlandés, Sylvie afirma: Esta es mi playa. Grace está desconcertada. ¿Por qué lo dice si jamás ha estado en ese lugar?
Grace no puede hacer otra cosa: viajará a Coldharbour con su hija y desentrañará el inquietante misterio que está marcando su existencia, aunque para ello tenga que caminar sobre la difusa línea que separa la vida de la muerte. (Texto de la contraportada)

Mi opinión: Esta es una relectura de un libro que compré hará bien bien 8 ó 9 años, y debo decir que le ha sentado bien la relectura, pues entonces lo entendí de una manera y ahora que soy madre, he entendido de otra muy distinta la relación entre Grace y Sylvie.
Me voy a centrar en la figura de Sylvie, porque tiene detalles que me han impactado, lo primero es que al igual que mi hija, que también tiene 4 años, se expresa casi como una adulta; luego está lo de los berrinches y rabietas, las de Sylvie se salen de lo común, tiene tal fobia al agua que solo con que le salpique el agua en el rostro se convierte en una pequeña poseída, totalmente fuera de sí y solo su madre y a veces ni siquiera ella, logra calmarla. Esto me recuerda a mi hija, que ya he recibido un par de veces una pequeña charla de su tutora del cole porque cuando tiene una de sus pataletas se hace totalmente imposible calmarla o negociar con ella y acaban por dejarla por imposible y apartarla un poco de su grupo hasta que consigue calmarse sola, bueno, que se le pasa la pataleta, y vuelve al grupo y a la actividad que estén haciendo con total normalidad. Lo de mi hija, por supuesto, no tiene nada que ver con el caso de Sylvie, que además es un personaje literario, pero no he podido detectar muchas similitudes entre mi hija y esta niña de papel y tinta.
El personaje de Grace a veces enerva un poco, porque si bien es admirable cómo ama por encima de todas las cosas a Sylvie, no puedes reprimir las ganas de tirarle de las orejas cuando explica como casi 5 años después de que el padre de la niña la abandonase -hombre casado que salió huyendo en cuanto ella quedó embarazada- sigue acudiendo de vez en cuando a las proximidades de dónde vive su ex y se esconde dentro del coche para verle aunque sea de lejos, y cuando llama a su casa sólo para oir su voz en el contestador.. es una pobre patética.
La historia de Sylvie es la de una niña que aparte de su fobia al agua y de negarse a llamar a su madre mamá, sino por su nombre de pila, de vez en cuando va soltando frases, detalles, que dan a entender que está recordando una vida anterior y que sufre porque algo no ha quedado cerrado en esa vida y ésta se superpone sobre la presente, de modo que a veces no reconoce a su amiga Lennie y la hace llorar porque le dice que ella "no es su Lennie" y otras habla de su casa, su antigua casa, su antigua vida.
Cuando a través de un profesor de psicología y parapsicología de la universidad, viajan a Irlanda a visitar el pueblo que Sylvie reconoce, todo se desencadena. No es una avalancha de sucesos apabullante, en el libro van sucediendo paulatinamente, de repente Sylvie pasa por un sitio y tiene un acceso de vómitos repentino y cada vez que pasan por allí le sucede lo mismo, cuando visitan su supuesta casa reconoce todas las habitaciones y sus recovecos, pese a estar actualmente en reformas e incluso cuando conocen al propietario de la vivienda, se entristece cuando el hombre, que es la primera vez que ve a Sylvie, no la reconoce y no le da un beso de despedida cuando se van.
La historia de la casa es peculiar, en ella vivía un matrimonio formado por una mujer muy bella y su esposo, que se presume que a veces le pegaba, pues habla de moretones y hasta de un ojo inflamado, de las hijas de este matrimonio, gemelas, como dos gotas de agua y del potentado del pueblo, un empresario de éxito para el que la madre de las niñas trabajaba llevándole la contabilidad. Un día cualquiera, la madre de familia desaparece sin dejar rastro junto con una de las gemelas, la otra estaba en clase de música, el coche aparece calcinado a poca distancia. Pese a las investigaciones que se efectúan, nunca se llega a saber qué pasó con esa madre y esa hija y la familia fue cayendo en desgracia. La gemela "superviviente" se quedó al cuidado de su tía, porque el padre queda totalmente destrozado, y siete años después, cuando Sylvie regresa a su hogar en Coldharbour, la casa está en venta y a medio reformar, su padre en otra vida es un hombre roto y su antigua hermana gemela es ya una chica de 17 años que apenas tiene recuerdos de su hermana y su madre.
El desenlace del libro es adecuado, no es un gran final brillante de aquellos que dan ganas de aplaudir tras cerrar el libro, pero es correcto y bastante cerrado, lo que yo personalmente agradezco.
Como siempre, dejo un enlace de interés sobre la autora, aquí, para que podáis curiosear como yo en busca de novedades sobre la escritora.


sábado, 5 de agosto de 2017

Un lugar a donde ir, María Oruña

El argumento: Han transcurrido varios meses desde que Suances, un pequeño pueblo de la costa cántabra, fuese testigo de varios asesinatos que sacudieron a sus habitantes. Sin embargo, cuando ya todo parecía haber vuelto a la normalidad, aparece el cadáver de una joven en la Mota de Trespalacios, un recóndito lugar donde se encuentran las ruinas de una inusual construcción medieval. Lo más sorprendente del asunto no es que la joven vaya ataviada como una exquisita princesa del medievo, sino el objeto que porta entre sus manos y el extraordinario resultado forense de la autopsia. Cuando hasta los más escépticos comienzan a plantearse un imposible viaje en el tiempo, comienzan a ocurrir más asesinatos en la zona que parecen estar indisolublemente unidos a la muerte de la misteriosa dama medieval. Mientras Valentina Redondo y su equipo investigan los hechos a contrarreloj, Oliver Gordon, ayudado por su viejo amigo de la infancia, el músico Michael Blake, buscará sin descanso el paradero de su hermano Guillermo, desaparecido desde hace ya dos años, y descubrirá que la verdad se dibuja con contornos punzantes e inesperados.

Mi opinión: Con esta segunda novela que leo de esta autora me ha sucedido exactamente lo mismo que con la primera, la cogí con muchas ganas y a las pocas páginas me vine abajo, como si se me pasaran las ganas (no descarto que sea un problema personal mío y no tenga nada que ver con la literatura de la señora Oruña) y la abandoné durante unas semanas. Luego la volví a recuperar, en el caso de este volumen no necesité empezarlo de nuevo desde el principio pues no había estado tanto tiempo abandonada. Y ahí sí ya que me volví a enganchar y ya fue devorada hasta el final. 
Diré a favor de la escritora que su manera de escribir es ágil y cómoda de leer, no resulta pesada, ni empalagosa, ni hay que leerla con un diccionario cerca por lo rebuscado de sus palabras. Sí reconcozco que he buscado en (san) Google casi todas las localizaciones de la novela, empezando por la Mota de Trespalacios y acabando en el sótano de las golondrinas. Desconocía los datos que la autora nos facilita sobre la riqueza del suelo de Cantabria en cuevas y yacimientos prehistóricos y de otras épocas, pinturas rupestres y demás tesoros. Sinceramente, la lectura de esta novela dan ganas de ir por esos lares de vacaciones temáticas. 
Sobre el argumento, me ha parecido muy original la aparición de la chica muerta vestida de princesa medieval y con una moneda antigua entre las manos, me ha gustado mucho cómo ha deshilado la madeja que componen los diferentes hilos de los personajes de esta historia, que son muchos. 
A Valentina, Oliver, Sabadelle, Cardona y a otro gran número de personajes ya les conocíamos de la primera novela, Puerto Escondido (enlace necesario) y es casi como volver a encontrarse con un viejo grupo de amigos el abrir una novela y volver a verse con ellos. 
El estilo de esta escritora, tan descriptivo y hermoso me recuerda mucho a Dolores Redondo y sus descripciones de Navarra tan bellas que encontramos en la Trilogía del Baztán; si te gustó Dolores, es muy posible que María Oruña también te encante.
Al final del libro encontramos un guiño literario que nos hace pensar en que pronto tendremos una tercera parte a la historia de Valentina, Oliver y todos los demás. La espero con ganas. 
Dejo por aquí el enlace a la página oficial de María Oruña.