Próxima reseña:

Próximas reseñas:

Un lugar a dónde ir, María Oruña.

domingo, 24 de febrero de 2013

Criadas y señoras, Kathryn Stockett.

El argumento: Jackson, Mississippi (USA) años sesenta, una época en la que la segregación racial todavía estaba a la orden del día y en la que podías recibir tranquilamente una paliza simplemente por tener la piel negra y entrar en un aseo para blancos. El círculo social de la ciudad está comandado por un grupo de mujeres, La liga de damas, que hacen y deshacen a su antojo manipulando sin pudor a sus maridos, pues estos no hacen más que trabajar fuera y creer a pies juntillas en todo lo que sus adorables mujercitas les dicen. Pero alrededor  de este selecto grupo de damas, están sus criadas, mujeres negras que limpian sus casas, lavan sus ropas, crían a sus hijos y conocen todas las miserias.

Mi opinión: Tengo que reconocer que este libro me ha encantado y que aunque cuando lo metí en mi ebook reader y me salió que contaba con 600 páginas casi me da un pasmo, ya el primer día leí más de 200, pues me enganché muchísimo a las historias de las criadas negras de las señoritingas de Jackson. Cuesta pensar que hace pocas generaciones las cosas fueran de esa manera, pero lo cierto es que las vidas de las personas de raza negra hubo un tiempo en que no valían nada.

La forma de narrar de la autora hace que una se quede intrigada y deseosa de saber cómo evolucionan las vidas de Aibileen, Minny y tantas otras criadas que un día deciden aceptar la propuesta de la señorita Skeeter Pelhan y contar lo que es la realidad de la vida de unas criadas negras al servicio de las casas blancas de alto standing de la ciudad, pero como hacerlo a cara descubierta en los tiempos que corren sería una invitación abierta a que las ajusticiaran de mala manera, deciden camuflarse cambiando sus nombres y los de las familias para las que trabajan, así como cambiar también el nombre de la población y que Miss Skeeter renuncie a la posible fama como autora, que más podría perjudicarla que otra cosa por haberse acercado tanto a los negros y publicar como anónimo.

Este libro se ha convertido en algo especial para mi porque ha sido el libro que estaba leyendo cuando tuve que ingresar en el hospital para dar a luz a mi primera hija. Obviamente, tuve que apartar la lectura durante unos días, pero en cuanto volvimos a casa y empecé a estabilizarme con las tomas del pecho y los horarios de mi bebé, regresé encantada a la lectura de Criadas y señoras.

Espero que aunque ahora tenga más faena por ser madre y tener a una personilla dependiendo de mi muchas horas diarias no se resienta el funcionamiento del blog, pues mientras mi hija toma el pecho, el ebook reader me ayuda a seguir leyendo y puedo manejarlo con una sola mano. 

No es que yo sea muy partidaria de las venganzas, pero me hacen muchísima gracia las anécdotas de cuando las criadas les dan alguna lección a las señoras, momento memorable el del pastel con sorpresa que Minny prepara para la estirada y repelente Hilly Holbrook. La historia de Skeeter también me gusta mucho, porque ella es la primera que da el paso, al escribir el libro, para hacer notar que las diferencias entre blancos y negros se deben limitar sólo a la tonalidad de nuestra piel.

En cuanto al final del libro, pues mi manía de siempre, es un final que está bien pero me hubiera gustado otro tipo d final que dejara menos puertas abiertas y más preguntas resueltas. 

No encuentro perfil de la autora en Wikipedia en castellano, per el artículo en inglés se puede consultar aqui. 

Por cierto, mi hija nació el 15 de febrero, con 3'7 kilos y 52'5 centímetros, y la hemos llamado Patricia.

lunes, 11 de febrero de 2013

Crimen en directo, Ryan David Jahn.

El argumento: Katrina (Kat) Marino regresa a su casa tras un largo día de trabajo cuando se topa en el patio de su propio hogar con el hombre, el depredador que ha venido a matarla. Sin ningún motivo ni razón, simplemente porque el asesino ha decidido actuar en ese barrio esa noche y ella es la única mujer que regresa sola a casa a las 4 de la madrugada. Un grito de dolor parte la noche en dos y muchos de sus vecinos se asoman a la ventana, ella puede verlos desde el suelo, ve cómo la miran y espera que alguno de ellos llame a la policía, pero ninguno de ellos lo hará... ¿por qué?

Mi opinión: Estoy ante otra novela fácilmente devorable, porque la historia te atrapa y te obliga a seguir leyendo, realmente intrigada, por saber si finalmente alguno de los vecinos avisará a la policía y Kat conseguirá ser rescatada a tiempo de la brutal agresión a la que está siendo sometida. 

Pero nos encontramos ante una historia muy coral, cada uno de los vecinos que se asoman a las ventanas, cada dueño de un par de esos ojos que la ven, tiene sus propias miserias y problemas y pensando en que lo hará otro, seguro, ninguno de ellos avisa a la policía. También la policía, así como los técnicos de la ambulancia tienen un papel protagonista en la novela. Este es un repaso rápido a las vidas de todas esas gentes que a nadie les importan. Todas esas vidas que sólo cobran sentido cuando se cruzan con las nuestras. 

Me ha resultado un relato muy duro, tanto por cómo el autor ha descrito paso por paso la agresión a Katrina, como por cómo describe los acontecimientos que suceden en cada uno de los apartamentos en esa terrible noche. Y es ahí cuando de repente comprendemos por qué a veces se comenten verdaderas atrocidades ante nuestras narices y parece que no las hubiera visto nadie. 

En cada apartamento del edificio hay una historia que da en sí misma para explayarse mucho más, para escribir un relato centrado en sus protagonistas y que juntas y girando unas sobre las otras, dan lugar a una novela inquietante y perturbadora como esta. También conoceremos al agresor de Kat, el escritor no nos lo deja como una incógnita, sino que nos lleva a conocerle, a él y a su familia y aunque no lleguemos a entender qué es lo que le lleva a hacer lo que hace, entendemos que tiene un impulso asesino visceral a la par que es un hombre del montón, un hombre normal de los que en nada destaca. 

Con sus 234 páginas, también tengo que considerar que este libro es una novela breve, y más teniendo en cuenta lo rápido que se lee por lo mucho que te atrapa la trama.  

Como curiosidad impactante para el lector, el saber que el autor se inspiró en un hecho real, el asesinato de Kitty Genovese, ocurrido en Queens, Nueva York en marzo de 1964.  El autor no tiene perfil en Wikipedia en castellano, pero enlazo a la breve biografía sobre el caso Genovese en este link.

De la portadilla trasera de la sobrecubierta del libro podemos extraer algunos datos acerca del autor:

Ryan David Jahn nació en Arizona y creció entre Austin (Texas) y Los Ángeles. Ya desde su infancia mostró interés por la literatura y con apenas 10 años escribió su primer relato corto y a los 12 ya escribía a diario. Dejó los estudios a los 16 años y después de trabajar en una tienda de discos, se alistó en el ejército. Tras una breve carrera militar, trabajó como recepcionista y conductor de carretillas elevadoras. La novela Crimen en directo, es su primera novela y ha obtenido el reconicimiento de la crítica y el público gracias a ella. Actualmente vive en Los Ángeles con su mujer y se encuentra trabajando en su tercer libro.

domingo, 10 de febrero de 2013

La delicadeza, David Foenkinos.


El argumento: Cuando Nathalie y Françoise se conocieron, fue como si la última pieza de un puzzle encontrase su lugar. Desde entonces, su vida comenzó a discurrir dulce y apaciblemente, llena del amor y los planes para el futuro que cualquier pareja perfecta puede tener, pero como no hay perfección duradera, un giro del destino hará que Nathalie quede viuda y se quede hundida por la sordidez del dolor que le produce haber perdido todo lo que amaba. Pero la vida sigue y tarde o temprano, un nuevo amor se dibujará en el horizonte para Nathalie, alguien a quien nunca pensó  amar, alguien que pasaba por su vida con tanta delicadeza que casi, casi... era invisible.

Mi opinión: Hacía tiempo que no me encontraba con un libro fácilmente devorable como este y es que, la delicadeza, tal como su título, se destila del texto y poco a poco se te va metiendo dentro y cuando vienes a ver, te sorprendes pensando en la vida de Nathalie y queriendo saber cómo sigue la historia. También juega a su favor el hecho de ser un libro relativamente corto, sólo 196 páginas, que después de haber leído el gran volumen de más de seiscientas páginas de El príncipe de las mareas, hace que, durante un tiempo, cualquier otro libro me parezca corto.

El texto está formado por 117 capítulos, algunos muy breves, de apenas unas líneas y otros por textos largos, que son los que realmente nos hacen avanzar a través de la historia de Nathalie. Me ha gustado la manera de componer la historia así, en capítulos cortos, aunque algunos sólo nos aporten datos que en principio pueden parecer triviales, desde alguna receta de cocina, hasta el resultado de una quiniela, hasta el horario habitual de un tren que en un momento de la historia la protagonista toma irreflexivamente, huyendo de unas palabras pronunciadas por una persona despreciable y que, escudándose en el amor, la herirán en lo más profundo. También encontramos citas hermosas, como la que reproduzco en la siguiente fotografía, que me ha parecido realmente bella y evocadora.


¿Y qué decir sobre la historia de la bella y triste Nathalie? Pues que es una historia tan simple como normal en nuestros días, como llena de delicadeza. Tras enviudar repentinamente y sobreponerse más o menos al proceso del duelo, cuando decide reincorporarse al trabajo, se topa con que, de repente, se ha convertido para sus compañeros y sobre todo para Charles, su jefe, en una especie de mito, una mujer intocable e inalcanzable a la que todos admiran y ambicionan en secreto, pero a la que nadie aspira a tocar o intentar siquiera seducir por respeto a la profunda sensación de tristeza que trasluce.

Y así pasan los años, hasta que un gesto impulsivo de Nathalie cambie su vida y la de todos a su alrededor, que se han hecho tan a la idea de que ella es y será siempre algo inalcanzable que no les entra en la cabeza que pueda ser humana y por fin decida evolucionar en su vida.

He leído que se está planeando hacer una película basada en esta historia con la actriz francesa Audrey Tatou (protagonista de Amelie) recreando el papel de Nathalie, espero que cumpla con las expectativas y no empañe el buen gusto que deja en la boca a todas las personas a las que nos haya gustado esta historia.

No encuentro artículo en Wikipedia en castellano sobre el autor, así que enlazo a una pequeña biografía sobre él encontrada en la página Planeta de libros.com, que podréis leer, aqui.

viernes, 8 de febrero de 2013

El manuscrito encontrado en Accra, Paulo Coelho.

El argumento: 14 de julio de 1099. Mientras Jerusalén se prepara para la invasión de los cruzados, un griego conocido como el Copto convoca al pueblo, jóvenes y viejos, hombres y mujeres, a reunirse junto a él. 
¿Que valores quedan cuando todo ha sido destruído? Nadie sabe lo que nos reservará el mañana, porque cada día llega con el mal y con el bien. Así pues, al preguntar lo que deseaís saber, olvidad las tropas que están fuera de la ciudad y el miedo que está dentro de ella. Hablaremos en cambio de nuestra vida cotidiana, de las dificultades que debemos afrontar.  -Texto de la contraportada (parcial).

Mi opinión: Debo ser sincera y decir que no me ha impresionado casi nada este libro de Coelho, lo he encontrado casi como un pequeño compendio y resumen de esas frases "mágicas" que tanto me gusta encontrar en sus libros anteriores y que aqui aparecen reunidas en las palabras que el Copto usa para responder a las preguntas que les hacen los habitantes de la Jerusalén a punto de ser invadida.

Por encima de que el libro me haya impresionado mucho, poco o nada, la idea del personaje de el Copto, me recuerda a que fuera una especie de viajero en el tiempo, casi como el personaje principal de la magnífica serie de novelas de ¿ficción o no ficción? de J.J. Benítez, Caballo de Troya. Posiblemente no tenga nada que ver y sea sólo una paranoia mía, pero de verdad que en el momento de leer el libro, el misterioso personaje de el Copto, parece que fuera alguien fuera de tiempo, que está ahí para decir cosas que deberíamos saber, por encima del tiempo y la era en la que estemos viviendo actualmente.

Estamos ante un libro muy breve, sólo 176 páginas, aún así me ha llevado unos buenos pocos días el terminar de leerlo; aduciré motivos personales para mi distracción y lo comentado al principio de mi opinión, que no me ha impresionado demasiado. 

Este es al menos el tercer o cuarto libro de Coelho que comento en el blog y creo que excepto el de Aleph, que sí me impresionó bastante, he ido notando cierto decaimiento en la profundidad de los textos del autor, o tal vez sea que yo no estoy en la onda precisa y necesaria para que toda esta "espiritualidad literaria" me llegue como me llegó en su día El Alquimista, que muchos años después sigue siendo uno de mis libros favoritos, pese a su sencillez y obviedad.

Poco más puedo comentar sobre este libro, esta vez no voy a enlazar el perfil del autor en Wikipedia, porque como ya he comentado otros libros de él, se puede encontrar fácilmente en cualquier otro post de cualquiera de ellos. En su lugar, voy a enlazar la página web de la editorial Planeta dedicada a este libro en concreto, aquí.

sábado, 2 de febrero de 2013

El príncipe de las mareas, Pat Conroy.

El argumento: Cuando Tom Wingo decide ir a Nueva York a entrevistarse con la psiquiatra de su hermana Savannah, que acaba de intentar suicidarse una vez más, no espera que su vida vaya a irse por el sumidero por varios frentes al mismo tiempo. Antes del viaje, recibe una visita de su madre, que tiene la capacidad de hacerle enfadar y hacerse sentirse culpable al mismo tiempo, su mujer le confiesa que tiene un amante y que se plantea la separación y, para colmo, cuando llega a una ciudad a la que odia profundamente, se encuentra con que su hermana se niega a verle y que es él quién habrá de entrevistarse prácticamente a diario con Susan Lowenstein, la psiquiatra, para intentar poner algo de claridad en las oscuras tinieblas que nublan la cabeza de su hermana gemela.

Mi opinión: Reconozco que empecé a leer esta novela con la curiosidad que me ocasionaba haber visto hace años un trozo de la película del mismo nombre y quería saber si, como siempre, la novela supera a la adaptación al cine. Pero la primer impresión fue abrumadora, los párrafos son excesivamente largos, no hay apenas casi separación entre ellos y eso hizo que, al principio me abrumase la sensación de estar leyendo un libro interminable. Eso y las 629 páginas de las que consta el volumen. Pero como he tenido bastante tiempo libre estas últimas semanas, he podido ir avanzando a través de la historia de la famlia Wingo, mediante los recuerdos de Tom, olvidándome por completo del trozo de película que vi hace ya bastantes años. 
La historia de la familia Wingo tiene tanto de trágico que cuesta pensar en qué situación mental se tiene que poner el escritor para poder escribir algo así,  con tantos detalles.
La familia, formada por Henry Wingo y su esposa Lila, cuenta con tres hijos, el mayor, Luke y los gemelos Tom y Savannah, que crecen entre los malos tratos de su padre, que pierde el control de vez en cuando y sin tener razón alguna y la emprende a golpes con su familia cuando menos se lo espera, hasta el punto de llegar a hacer verdadero daño tanto a su esposa como a sus tres hijos. 
Lila, la mujer más bella del condado de Colleton, en Carolina del Sur, tiene una gran capacidad de negación, pues parece olvidar sistemáticamente los malos tratos y todas las desgracias a las que se ve sometida a lo largo de los 30 años de matrimonio con Henry. 
Luke, el hijo mayor, se declara defensor de su familia, de sus hermanos e incluso de la pequeña ciudad en la que ha vivido toda la vida, cuando el nuevo marido de su madre vende los terrenos a una fábrica de armamento nuclear. 
Savannah, de carácter delicado y mentalidad frágil, sufre desde niña con los traumas que le ocasiona el ver cómo su padre menosprecia a su madre y hermanos y machaca y pisotea una y otra vez todo lo que pudo haber de hermoso en su familia.
Tom, el narrador de la historia, menos traumado que su hermana gemela, pero igualmente herido en los más profundo de su espíritu, hará de la terapia de su hermana con Lowenstein, una terapia para sí mismo, pues al contarle a ella toda su vida, abrirá las dolorosas puertas que tenía cerradas a cal y canto en lo más profundo de su alma.
Una vez soprepasada la sensación de agobio o más bien, una vez acostumbrada a los larguísimos párrafos y a los escasos espacios en blanco en la historia, me he sorprendido pensando en la historia y en su continuidad en momentos en los que no estaba leyendo. Deseando seguir leyendo y poder saber más sobre ellos, los Wingo, cuya vida parece un cúmulo de despropósitos por parte del padre, Henry, que van desde comprar una gasolinera, hasta un tigre... comprar un tigre, que parece una idea tan descabellada que resulta impensable que el mismo animal al que Lila tacha de despropósito sea el que habría de salvarles la vida en un momento crucial de la historia. 
La historia en sí, tanto por dura como por bien narrada, me ha resultado muy buena, aunque veía aproximarse peligrosamente el final del libro y temía que se acabase por resumir y resolver todos los cabos sueltos de mala manera en las tres o cuatro últimas páginas, no ha sido así. Sí que se ha resuelto en las últimas páginas, pero lo cierto es que queda casi todo bastante bien atado. 
No encuentro perfil de Pat Conroy en Wikipedia en español, pero sí que he encontrado un artículo sobre la película que se sacó del libro, aquí podéis leerlo.