Próxima reseña:

Próximas reseñas:

Un lugar a dónde ir, María Oruña.

miércoles, 8 de febrero de 2012

El nombre del viento, Patrick Rothfuss.

El argumento: Esta es la verdadera historia de Kvothe contada por él mismo, deshaciendo el misterio que ha envuelto su vida y sus actos hasta hacer de él más que una persona, una leyenda. Desde su escondite como dueño de la posada Roca de Guía, cuenta su historia a Devan Loeches, el Cronista, que viaja por los cuatro rincones de la civilización buscando historias que contar, hasta que encuentra la más interesante que podía imaginar, la historia de Asesino de Reyes contado por él mismo. Esta es la crónica del primer día.
Mi opinión: Esta es la segunda vez que me enfrento a las 873 páginas que forman este gran volumen de la fascinante historia de Kvothe. La primera vez fue hace unos tres años y he esperado para darle un segundo repaso a tener la posibilidad de leer la segunda parte a continuación.
La primera vez que leí este libro me maravilló, me pareció tan completa, tan trabajada, con tantos detalles y con tanta capacidad de sumergir al lector en la historia, que lo devoré en pocos días. Esta segunda vez me ha costado un poco más leerlo, a pesar de ser sólo la segunda lectura, pero no porque la historia me haya parecido menos buena o menos sugerente, sino porque he descubierto con fastidio, que la recordaba bastante bien, por lo que me iba adelantando al texto, que es una cosa que me fastidia mucho cuando me sucede porque me impide disfrutar de la lectura como su fuera la primera vez.
Es un libro que recomiendo muchísimo a aquellos lectores que son fanáticos de las grandes historias, porque si Patrick Rothfuss necesita más de 800 páginas para explicar sólo uno de los tres días que pretende emplear en contar la historia de Kvothe, y por lo que he visto y sopesado, porque pesa mucho, el segundo volumen no le anda a la zaga, es porque sin dudas es una gran historia para leer.
¿Qué decir de la historia de Kvothe? Contada en primera persona, está escrita en un lenguaje muy ameno, nada complicado y que no se hace pesado, a pesar de que nos encontramos a menudo en la historia con personajes y seres que nos son desconocidos, tales como los Seres Fata o el Draccus. Se va mezclando con la historia de sus antepasados, los héroes de la antigüedad y nos va haciendo una descripción de los lugares por los que pasa en sus viajes.
Miembro de la estirpe de los Edena Ruh, artistas itinerantes, poetas y en mi opinión prácticamente un circo viajero, Kvothe aprende desde muy pequeño muchas y variadas disciplinas, pero es cuando a la troupe se une Abenthy, un arcanista, cuando la increíble inteligencia y capacidad del jovencísimo muchacho se empieza a desarrollar en todo su esplendor.
A lo largo del libro, que pese a las más de ochocientas páginas se hace corto, veremos la vida a través de los ojos del muchacho, el drama que le hace cambiar de vida, la pobreza extrema y el amor... porque en ninguna buena historia puede faltar un poco de amor, Kvothe se enamorará de una mujer tan difícil de sujetar, como atrayente y fascinante le parece, Denna.
No quiero desvelar nada más sobre el argumento de este primer volumen de la trilogía de Patrick Rothfuss, si es que alguien todavía no lo ha leído, me gustaría que lo disfrutase tanto como yo lo hice en la primera lectura. Con los primeros párrafos de esta opinión no he querido decir que el libro sea malo en segunda lectura, ni mucho menos, sino que he descubierto que tengo mejor memoria de lo que yo creía y eso me ha impedido disfrutar tanto del libro como la primera vez que lo leí.
Por mi parte, espero que Hollywood nunca se interese por esta historia, porque sería una autentica desgracia que con unos libros tan buenos se hiciera una mala adaptación, porque queda claro que es imposible meter en una película, por larga que sea, todos los detalles que el libro contiene entre sus tapas.
El perfil en Wikipedia del autor, aquí.
Y próximamente, la reseña de la segunda parte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina libremente. Respeta a los demás y sus opiniones. Se educado. Gracias por tu opinión.