Próxima reseña:

Próximas reseñas:

Un lugar a dónde ir, María Oruña.

domingo, 22 de abril de 2012

Un punto y aparte, Helena Nieto.


El argumento: Tras la ruptura de su matrimonio con Miguel, tras 14 años de aparente felicidad, Paula se ve de la noche a la mañana sola y al cargo de sus tres hijos; pues su exmarido sólo se ocupará de ellos un par de días al mes. Debido a este trance que la cambiará profundamente, Paula deberá reponerse y reconstruir su vida, seguir con su trabajo y mirar siempre hacia adelante, concentrándose en sus hijos y su trabajo. Y es precisamente en el trabajo donde conocerá a alguien que llega dispuesto a cambiar su vida de nuevo. ¿Es posible volver a amar?

Mi opinión: Esta novela llegó a mis manos como un obsequio por parte de la propia escritora, que se puso en contacto conmigo para ofrecérmela. Debo reconocer que nunca había oído hablar de Helena Nieto Clemares, pero como me gusta leer material de escritores a los que pueda ser interesante descubrir, acepté encantada su ofrecimiento a cambio de hacerle una reseña cuando la hubiese terminado de leer.

Lo primero es decir que es una de esas novelas de lectura fácil y ágil, si bien puede parecer que 381 páginas son muchas a bote pronto, cuando te vienes a dar cuenta te vas acercando rápidamente a la mitad y luego al final. Generalmente agradezco este tipo de escritura, porque encontrarme con uno de esos libros "espesos" en los que no hay manera de avanzar, me da una pereza horrorosa y enseguida empiezo a arrepentirme de haberlos escogido. Por suerte no es el caso de "Un punto y aparte", y ahora, vamos a por la historia.
Cuando Paula se hunde tras descubrir que su matrimonio se ha terminado, tras un tiempo de sufrimiento en el que parece no verse ningún tipo de salida, acaba por aceptar la sugerencia de su amiga Sandra y acude a un terapeuta. Es en la consulta de este terapeuta donde sufre un fuerte bloqueo que le impide expresarse y sacar todo lo que la está ahogando y será por indicación de él que comenzará a escribir lo que siente, lo que piensa y cómo vive lo que le ha sucedido. Así es que nos encontramos ante una novela escrita a modo de diario. Un diario más bien abstracto pues en pocas oportunidades del texto se dan fechas, más que las imprescindibles como Navidad y Nochevieja y situaciones geográficas concretas como nombres de ciudades o pueblos. Esto es algo que no me molesta, pues es un recurso literario que yo también suelo usar cuando escribo y quiero que la historia sea atemporal, que no pueda etiquetarse dentro de lo presupuesto para la época o el año.
El personaje de Paula es el de una mujer con un par de narices que, por fuerte que haya sido el batacazo, ni por un momento se plantea hundirse hasta el punto de desatender a sus hijos, pues es consciente siempre, y así lo refleja claramente el texto, que sus hijos (Vicky, Dani y Alex) también sienten una profunda decepción por verse en cierto modo abandonados por su padre.
Miguel, el exmarido de Paula, es un personaje prácticamente secundario que, hablando mal y pronto, hace el papel del "perro del hortelano" del viejo refranero español, que cuando aparece en el texto lo hace para estorbar y dar problemas, para cuestionar el buen hacer de Paula para con sus hijos y para comprarles con regalos y dinero, sustituyendo el cariño y sus labores de padre por obsequios.
Los hijos de Paula, así como su amiga Sandra, son también protagonistas de la historia, unos porque son el fiel reflejo de unos adolescentes que pueden llegar a ser muy egoístas e injustos, como todos hemos sido en nuestra adolescencia y otra porque al ser la mejor amiga de Paula es quien le da los consejos que ella necesita oir en todo momento.
Y luego está Sergio... ¿qué decir de él? Sergio es el punto y aparte de la vida de Paula, es quién viene a escribir una nueva historia en aquellos renglones que la ruptura con Miguel dejó torcidos y disparejos. Paula caminará por esta relación primero con pasos cautelosos y luego con la seguridad que da la confianza en el ser amado, porque Sergio no aparece justo tras la ruptura del matrimonio, sino que cuando aparece, han pasado ya unos pocos años y Paula es una mujer que se ha reencontrado a sí misma y sabe lo que quiere.
La historia es muy humana, es muy fácil identificarse con ella porque es uno de esos casos que le puede suceder a cualquier amiga. El texto, quizá está un poco desordenado en algunos puntos, me explico, al no tener fechas o datos que nos sitúen en cuando se produce el corte entre unos días o situaciones y los siguientes, tal vez deberían haberse hecho uso más a menudo de los puntos y aparte y que los espacios en blanco nos dieran a entender dónde están los cortes que en algunos momentos pueden parecer un poco difusos.
Mi obsesión por la ortografía ya empieza a ser molesta y me sabe mal decirlo, pero he detectado ciertos errores en cuanto a acentuación en algunas palabras y algunas expresiones que no dejan de resultarme chocantes, pero que achaco a que tal vez sean modos de hablar, "dejes" por así decirlos de la zona de la que es la escritora. Por poner una comparación, es como si alguien dijera que en mis textos hay catalanismos, es decir, que hay restos de acentos que afectan en cierta medida a la neutralidad del texto. Hay una moderada profusión del uso del adverbio "de" antes de los verbos, ejemplo: Debería "de" callarme (este me lo invento, pero lo hago para botón de muestra) en lugar de buscar otra conjugación verbal que nos pudiera liberar de la duda de si ese "de" ahí está bien colocado o no. A mi en ocasiones me acarrea ciertas dudas y no acaba de encajarme dentro del texto.
Bueno, y una vez dicho lo bueno y lo, entrecomillas, malo del libro, debo una vez más agradecer a Helena Nieto su cortesía y amabilidad al enviarme un ejemplar de su libro. Tengo el honor de haberlo recibido ya autografiado por la autora y así se ha convertido en mi primer libro firmado y dedicado, cosa que hará que lo guarde con cariño.

 Recomiendo esta novela para cualquier tipo de lector, desde aquellas mujeres en la cuarentena que se sentirán identificadas rápidamente con Paula, o para lectores/as juveniles, que aprenderán a comprender más y mejor las motivaciones que pueden llegar a hacer que nuestros padres nos parezcan tan injustos cuando somos adolescentes y nos creemos dueños de la razón absoluta y del libre albedrío.También para esos chicos que les guste la literatura romántica, que sé que los hay, aunque se empeñen en ocultarse.
Pienso que es una novela sencilla, tal vez sin grandes pretensiones de ser una novela que esté escrita con ánimos de mover masas, pero de las que poco a poco va calando en la gente, de las que van haciendo mella en los lectores que fácilmente la recomendarán a sus amigos y conocidos y que contribuirá a hacer un nombre, un buen nombre para la autora y sus futuras obras.
Espero que Helena Nieto pronto publique algo nuevo y esta vez, lo compraré, porque hay que contribuir con la causa de la gente valiente que escribe y se atreve a publicar con estos tiempos tan difíciles.
La autora carece de momento de perfil propio en Wikipedia, pero pongo el enlace a su blog, que nos permitirá conocerla un poco más.
Helena Nieto tiene grupo propio en Facebook, en el que interactúa a diario con sus lectores, dando muestras de su amabilidad y disposición a atender sus sugerencias.
No me queda mucho más que añadir, sólo darle una vez más las gracias a Helena por permitirme conocerla un poco más y que espero que esta reseña contribuya a hacer de ella una escritora cada vez más leída.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina libremente. Respeta a los demás y sus opiniones. Se educado. Gracias por tu opinión.