Próxima reseña:

Próximas reseñas:

Un lugar a dónde ir, María Oruña.

martes, 15 de marzo de 2011

Las dos después de medianoche, Stephen king.

El argumento: En el caso de este libro, nos encontramos con dos argumentos ya que hablamos de un libro de historias semi-largas y en las que se reconoce inmediatamente el inconfundible estilo del autor. Compuesto por la historia de más de doscientas páginas Los Lagolieros, que supone en sí misma ya una novela completa, y por Ventana Secreta, Secreto Jardín, algo más breve que la anterior. En Los Lagolieros nos adentramos en la particular visión del señor King sobre los viajes interdimensionales y un peculiar concepto del olvido, la nada y el pasado. Y en Ventana Secreta, Secreto Jardín, podemos descubrir la versión del autor sobre el remordimiento, la doble personalidad y la locura.
Mi opinión: Como digo siempre que comento un libro suyo, Stephen King es mi escritor fetiche, por lo tanto cualquier libro suyo no deja de ser un placer y una gozada leerlo, aunque sea una vieja edición de 1992 como esta, que ha llegado a mis manos tras pasar por un vertedero. Hago un inciso para hacer una reflexion: ¿por qué la gente tira a la basura los libros? Los libros son cultura y la cultura debería ser como la energía, indestructible, así que en mi opinión la gente que ya no desea conservar un libro (ya sea porque no le ha gustado, por falta de espacio o por que sí y punto) debería liberarlos; no sé, tal vez abandonarlo en el banco de un parque sea suficiente para que esa historia siga viajando de mano en mano hasta encontrar un nuevo dueño que la valore y que tenga espacio en sus estanterías para un libro más.
La historia de Los Lagolieros me ha dado miedo como hacía tiempo que no me lo causaba ningún libro. Debo reconocer que tengo cierto pánico a volar, aunque soy consciente de que es uno de los medios de transporte más seguros del mundo, no dejo de pensar que si el avión dice de caerse, hay menos posibilidades de salir con vida de un accidente de ese tipo que de un descarrilamiento de trenes o un accidente de autobús. Así las cosas, no he podido evitar ese escalofrío que eriza los pelillos de la nuca al leer la historia de Los Lagolieros. Con sus personajes odiosos, con sus amables, con los locos de atar y los extremadamente cuerdos, constituye en sí misma una novela completa más que una historia breve. Me ha gustado.
En la historia de Ventana Secreta, Secreto Jardín encontré un error, no del escritor, sino mio; hace unos años vi la película que hicieron con Johnny Deep de protagonista basada en este relato. Aunque hay ciertas diferencias entre film y relato, debo reconocer que la película no me gustó mucho y que al leer la historia se me superponían en la mente las imágenes de la misma, empañando el arma más poderosa de cualquiera, la imaginación. Por eso no me gusta ver películas sacadas de libros, o leer libros de los que ya he visto la película, para no coartar la visión de mi mente, ni su libre interpretación.
En conjunto puedo comentar sobre este libro que es uno de los que todo fan del terror debería leer, sobre todo los fans del señor King, como yo; pero, eso sí, prohibiría su venta en aeropuertos. No me imagino viaje más terrible que el que ha de pasar un viajero que compre este libro para leerselo en el avión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina libremente. Respeta a los demás y sus opiniones. Se educado. Gracias por tu opinión.