Próxima reseña:

Próximas reseñas:

Un lugar a dónde ir, María Oruña.

miércoles, 4 de julio de 2012

Los sin nombre, Ramsey Campbell.

El argumento: Barbara Waugh es una exitosa agente literaria, podría vivir feliz en el presente si no fuese porque hay un suceso de su pasado que no se cerró del todo; su hija Ángela fue secuestrada y supuestamente asesinada a los 4 años. Cuando el dolor comienza a atenuarse, una llamada de teléfono la devolverá al infierno, alguien que dice ser su hija vuelve a ponerse en contacto con ella 9 años después de su desaparición.
Mi opinión: Me encuentro ante otro libro que me ha costado terminar, porque si bien el argumento era llamativo y prometía mucho, mucha intriga, mucho terror y podría haberse sacado algo muy interesante de un planteamiento así, en realidad me he encontrado ante un texto que me ha resultado algo confuso y que ha dejado muchos cabos sueltos al final de la historia.
Voy a meter algunos Spoilers, por lo que si tienes intención de leer este libro, quizá te interesaría no leer el resto del artículo. 
Un tema interesante que nos plantea al principio del libro es que Arthur, el marido de Barbara y padre de Angela, fallece justo antes de que la protagonista de a luz, pero de alguna manera, la niña parece poder ponerse en contacto con ese padre al que no ha llegado a conocer. Pues bien, durante toda la parte central del libro este cabo queda suelto, no se trabaja sobre él y de buenas a primeras, en el desenlace, vuelve a aparecer, a ser una parte importante del final del libro, de hecho, pero sin llegar ni pegar.
Ted, el compañero sentimental de Barbara, en un momento del libro es secuestrado por los "Sin Nombre" y en cuestión de una noche, pasa a estar en su poder. Se hace alusión a que está sometido bajo técnicas de control mental, pero sinceramente, me resulta poco creíble.
La carta de Iris, en la que avisa a Barbara que Ted es uno de los Sin Nombre, aparece 2 veces en escena y las dos veces es obviada.
La periodista que se intenta infiltrar en el grupo y es capturada y asesinada por los Sin Nombre, excepto en el final en que alguien muestra a Barbara parte de sus restos, nada más se vuelve a saber sobre ella. ¿Nadie la busca? ¿A nadie le importa?
Se hace referencia a "algo" que habita en las casas en las que viven los Sin Nombre, algo que no queda claro qué es, si animal o cosa, algo que repta, o trepa, o se arrastra, según en qué pasajes, algo tierno o blando, algo de la textura de la tela de araña, pero algo al fin y al cabo que no queda explicado al final de la historia.
La edición del libro que he leído, cuenta con un epílogo escrito por el autor en el que él mismo reconoce no haber quedado muy satisfecho con el resultado final de esta novela, lo cual es un consuelo, pero un poco pobre. 
No sé, podría decir algunas cosas más sobre esta novela, pero básicamente todo se reduciría a lo que ya he escrito, hay algunos párrafos de escritura tan compleja y con tanta floritura y detalle, que no encajan para nada con el contexto en el que están instalados y que sólo me han servido para desorientarme más, si cabe, de lo que ya estaba. 
Encuentro también algunas dificultades o deficiencias en la separación de capítulos, hay trozos de texto escritos en la misma página que sin lugar a dudas estarían mejor tras un punto y aparte y continuando en la página siguiente. Se haría más de notar el cambio de escenario y el texto en sí tendría más sentido.
Leyendo el perfil del autor en Wikipedia, aquí, me siento una harpía, pues a mi no me ha parecido para tanto la novela, ni el estilo literario; tal vez me haya equivocado y haya escogido su peor obra.

2 comentarios:

  1. Ola Ana, tu que parece que sabes de esto, ¿Se pueden publicar libros con el mismo nombre que uno que ya existe? Es que estoy actualmente trabajando en uno al que hace tiempo pensé en llamar "Los sin nombre", y ahora veo que ese titulo ya existe, de ahí mi duda :P
    Si me pudieras responder te lo agradecería.

    ResponderEliminar
  2. Hola Pablo, gracias por tu comentario. Respecto a tu pregunta, debo decir que yo tengo registrado, pero aún no publicado, un manuscrito con un nombre similar a uno de los libros que tengo comentados en el blog, el mío se llama "El largo camino a casa". Creo que no debe haber más impedimento para publicar una novela con título similar a otra ya publicada que el hecho de arriesgarte a que sea confundida con la otra y que este hecho tanto pueda perjudicarte, como favorecerte. Imagino que a lo largo de los años, a lo largo de la historia y en la gran cantidad de idiomas que existen, debe haber más de uno y más de dos casos de títulos de libros iguales o muy parecidos. Obviamente, hay que ser un poco pretencioso para pretender lanzar un libro que se llame como algún otro muy conocido, como el de Los pilares de la tierra, de Ken Follet, pero supongo que para esto está el trabajo de las editoriales, para aconsejarnos en detalles como estos, que nos pueden meter en más de un lio.
    Un saludo y espero haberte ayudado.

    ResponderEliminar

Opina libremente. Respeta a los demás y sus opiniones. Se educado. Gracias por tu opinión.