Próxima reseña:

Próximas reseñas:

Un lugar a dónde ir, María Oruña.

lunes, 22 de noviembre de 2010

La Cúpula, Stephen King.

El argumento: El pueblo llamado Chester's Mills de Maine, era una localidad como otra cualquiera hasta que les cayó encima la cúpula. Un día que podría haber sido como otro cualquiera se volvió especial cuando una enorme burbuja de cristal resistente y casi invisible les atrapó a todos los que en ese momento se encontraban entre los límites del pueblo como a una mosca dentro de un vaso de cristal invertido. Debido a la rutina del día a día, la gente cuenta con un espacio y un tiempo limitado para dar rienda suelta a sus perversiones pero, ¿qué pasará cuando el pueblo aislado se vaya quedando sin combustible para los generadores, sin gasolina o sin oxígeno? ¿Y si se queda aislados para siempre, quién va a juzgarles? ¿Quién y por qué ha colocado eso ahí? Y lo que es más importante, ¿por cuánto tiempo?

Mi opinión: Este es, sin dudas, el libro más largo que he leído en mi vida, pero tiene ese estilo de S. King que hace que no se te salga de la cabeza en todo el día. He tardado bastante tiempo en leerlo porque se me han juntado varias razones: trabajo, motivos personales, etc. Desgraciadamente no puedo dedicar el 100% de mi tiempo a la literatura, tanto a leer como a escribir (aunque sea en el blog) porque tengo otras cosas que hacer, pero la verdad es que uno/a necesita tiempo para que la historia que va leyendo, sobre todo si es una gran historia y muy larga como esta, se "asiente" en la cabeza de uno/a y la pueda razonar y comprender.
Este libro ha resultado ser una novela muy coral, hay una gran multitud de personajes con grandes papeles protagonistas en la historia y al ser tan larga, les da tiempo de desarrollar todo el potencial, de ayudarse o entorpecerse unos a otros... Dignos de mención son, por citar a unos muy pocos: Julia Shumway, la dueña-redactora del periódico local, Rose Twitchell, la propietaria del resturante donde trabaja uno de los protagonistas, Dale Barbara -Barbie-, que lleva sobre sus espaldas el peso de casi toda la trama. Y en el bando de los odiosos, tenemos a Big Jim Rennie y a su "adorable" hijo Junior Rennie, digno heredero de la crueldad y la miseria de su padre. Al tal Big Rennie se le comienza a aborrecer tan pronto como asomo su asqueroso hocico por la historia. Yo que odio a los fanáticos de las religiones (la que sea), nada más me falta aguantar durante tantas páginas su repelente presencia y su fanatismo absurdo capaz de llevar a un pueblo entero hacia la destrucción más absoluta con su avaricia y su estupidez.
El misterio de la trama de este libro es grande, sin duda. ¿Cómo se le ocurriría el señor King la idea de que un pueblo entero quedase atrapado bajo una especie de fuente de cristal Pyrex invertida de varios kilómetros de altura y también varios de profundidad, para que no pudiese ser sorteada ni siquiera haciendo un túnel? La verdad es que este hombre, pese a ser mi escritor fetiche y encantarme como escribe y lo que escribe, no deja de sorprenderme; cada vez que leo un libro suyo, nuevo o viejo que todavía no hubiese leído, me pregunto qué clase de mente tan retorcida debe tener este hombre para escribir lo que escribre... y lo más grande, cómo lo escribe. Es un talento, sí señor, por eso lo admiro.
De vuelta al libro, es muy curioso que la gente, en vez de unirse para pensar en algo útil, o hacer algo positivo con sus vidas, se les ocurra liarse a jugar a ver quién ostenta el poder y cómo puede colocarse por encima del resto de sus conciudadanos. El asqueroso personaje de Big Jim Rennie, tan detestable como me parece, es un buen reflejo de la sociedad de hoy en día; de cómo la locura es una de las plagas más contagiosas y lo peligroso que puede ser dejarse llevar ciegamente por las ideas de otro, sin cuestionarse siquiera las preguntas más elementales. En el fondo todos somos un poco borregos, en momentos de crisis, buscamos la piedra bajo la cual esconder la cabezota en espera de que venga alguien a rescatarnos. Y si quien viene en auxilio es alguien con dos dedos de frente, puede que al menos tengamos alguna esperanza de sobrevivir, pero si quien viene en nuestra ayuda es un petardo tarado como Senior Rennie, apaga y vámonos.
El final, si bien ha sido bueno y queda cerrado y es relativamente un final feliz a pesar del cortísimo número de supervivientes de la vida bajo la cúpula, tiene algo que no acaba de contentarme. Esos personajes... los que colocaron la cúpula. No sé, no sé. Bueno, es Stephen King, ya debería estar acostumbrada a estas cosas viniendo de él, ¿no?
Me ha gustado mucho, pese a sus personajes amables y a pesar de los personajes odiosos, es uno libro que recomendaría, incluso a los que no sean fans del señor King, pero mejor no leerlo si se tiene un poco de claustrofobia.
El perfil del señor King en Wikipedia, aquí.

2 comentarios:

  1. Continuo comentándote en esta sección. Pareces una persona muy agradable, eso habla bien de vos Ana. Ya me compre el libro de la famoso Cúpula de Stephen King. El librero que me lo vendio me dijo que era una de las mejores novelas de los ultimos 10 años. Veremos que pasa ja. Estoy todavia terminando de leer un libro excelente que me impide leerlo ya a la cúpula, llamado el Circulo de los Escribas. Si no sabes que leer es una muy buena recomendación, además estaba mas o menos barato, aca en argentina sale 90 pesos, que serian unos 15 euros en españa. Saludos. Ah por cierto, si soy fanatico del software libre. Administro una pagina en facebook mundialmente, en donde doy soporte y ayuda a todos los que usen ubuntu. Si te interesa te mando una invitación

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola de nuevo Sir Navarro; mi marido echó un vistazo a tu blog y lo agregó a sus maarcadores para consultarlo para sus dudas. Él no tiene perfil en blogger y no puede hacerse seguidor. Si quieres invitarme por facebook, búscame, soy Ana García Jiménez y mi avatar es un gato con una gran dentadura (suena a risa, pero ya lo verás).
      Un saludo!

      Eliminar

Opina libremente. Respeta a los demás y sus opiniones. Se educado. Gracias por tu opinión.