Próxima reseña:

Próximas reseñas:

Fin de guardia, Stephen King.

lunes, 31 de enero de 2011

El águila y la rosa, Rosemary Altea.




El argumento: Hoy voy a escribir sobre un libro diferente a todos los que había comentado hasta ahora. Lo primero porque no es una novela, sino más bien una especie de autobiografía... aunque no del todo. Lo segundo porque es un libro que me recomendó un familiar y que no me hubiera llamado la atención aunque lo hubiera visto en una librería, pero me dijo que sí, que lo leyese, porque como leo rápido, podría tenerlo listo en unos pocos días y puede que me inspirase algo. Así es como ha llegado a mis manos el libro “El águila y la Rosa” de Rosemary Altea. En este primer libro de la autora, Rosemary nos explica su dura infancia, su vida llena de sinsabores hasta que aprende a aceptar, de una vez por todas que ella es diferente de los demás. Diferente de ellos porque tiene un don, no está loca como le decía su madre, ni tiene una maldición como había llegado a pensar, es médium y tiene que desarrollar ese don para poder convivir en paz consigo misma.
Mi opinión: Para comentar este libro sigo la misma pauta que estoy usando para el resto de libros que voy comentando: el argumento y mi opinión; aunque este libro tan diferente debería usar otros apartados, o no usar ninguno y escribir un texto reflexivo sobre lo que pienso acerca de lo que cuenta la autora sobre la vida después de la vida.
Lo primero es decir que en este tema no sé nunca muy bien qué pensar, no sé si existe algo tras el umbral de la muerte o no, particularmente me inclino por pensar que vivir toda una vida con sus alegrías y sinsabores para terminar con una muerte más o menos dolorosa o apacible y punto final.... no me resulta un trago agradable. Necesito creer que existe algo más allá, que la muerte no es más que un punto y seguido, el comienzo de otra etapa, de otra vida o más bien de otra existencia.
Leyendo las experiencias de Rosemary Altea he llegado a plantearme puntos de vista que antes nunca había pensado sobre la muerte, el sentido de la vida, el más allá, el infierno y el cielo y la comunicación entre vivos y muertos. Desde luego hay que decir que el don de Rosemary es muy impresionante y que leyendo este libro uno se conmueve y, como todos hemos perdido a algún que otro familiar, nos entra el gusanillo de querer, de pensar, ¿cómo estarán, querrán comunicarse con nosotros? Pero estos temas son muy delicados de tratar y hay mucho estafador y aprovechado que vive de la ilusión y las esperanzas de los demás. Sobre todo de los que están desesperados por establecer contacto con alguien a quién han perdido de forma trágica o prematuramente.
Pensándolo bien, yo no me atrevería a intentar contactar con mis seres queridos fallecidos, porque si se estableciera el contacto, tendría una parte positiva, la confirmación definitiva de la existencia de un “algo”, otra vida tras esta. Y por la parte negativa estaría, en mi caso particular, el miedo; soy tan miedosa que no sé si podría aceptar y procesar lo que mis seres fallecidos pudieran decirme. Así que por si acaso y para evitarme sufrimientos, prefiero vivir con la intriga que tener que enfrentarme al miedo.
Quisiera creer en las palabras de Rosemary y poder aceptar y asumir que lo que hay tras la muerte es tan bonito y liberador como ella nos cuenta en el libro. Nos habla de la sabiduría sobre el funcionamiento del universo que ha aprendido de su guía espiritual, el espíritu del chamán apache Águila Gris y cuando comparan el funcionamiento del universo con algo tan común como un trozo de queso. ¿Un trozo de queso? recuerdo que pensé. Sí, un trozo de queso... agujeros que se comunican entre sí, sin que parezcan tener una razón de ser aparentemente clara, pero que hacen que el queso madure y tenga su sabor y textura y por otro lado, yéndonos al plano espiritual, estaríamos comparando los agujeros, túneles y pasadizos del trozo de queso con un conjunto de dimensiones paralelas que pueden tocarse en ciertos puntos e interactuar entre sí. La autora nos cuenta que los muertos siguen viviendo, afirma categóricamente que vamos a otro lugar donde estamos en paz y hemos aceptado primero nuestras culpas, el dolor que hemos causado nos ha sido devuelto y así hemos aprendido a comprender el daño que hemos hecho a lo largo de nuestra vida. Desaparece la idea del infierno, del purgatorio y hasta casi la percepción que tenemos tan mítica del cielo en sí, todo es diferente, según Rosemary, tenemos que cruzar el umbral de la luz y pasar al otro lado, donde seguimos viviendo. Por suerte o por desgracia es una experiencia que más pronto o más tarde, a todos nos tocará vivir y experimentar, aunque luego no podremos volver para contársela a nadie.
También habla de los suicidas, aquellos que un día tomaron la decisión de abandonar la vida voluntariamente, que suelen quedarse aquí entre nosotros porque están tan confundidos que no pueden entender o aceptar qué les ha pasado y no vieron la luz en su momento por este mismo motivo, porque estaban confundidos. En mi opinión hay que soltarles, aceptar lo que hicieron y liberarles, dejarles marchar y no atraerles ni atarles a esta vida a la que ya no pertenecen haciéndonos preguntas que ellos ya no pueden responder y lo que necesitan, lo único que precisan es que les demos paz. Como mucho que les ayudemos a encontrar el lugar al que ahora pertenecen.
Los párrafos que dedica a reflexionar sobre el dolor que experimentan los padres que sobreviven a sus hijos es por una parte conmovedor, y por otra crítico. Entiendo que un padre o madre, como tal, sean incapaces de aceptar que alguien que ha salido de su cuerpo, a quién han dado la vida y acompañado desde su nacimiento pueda morir, pero la autora nos dice que cada uno tiene que aceptar la vida como nos viene y que Dios no nos manda nada que realmente no podamos soportar. Cuesta creer, en los momentos más difíciles, que exista un Dios que crea que “merecemos” asistir al doloroso trance de la muerte de nuestros hijos, pero así es; desgraciadamente esto sucede en todas partes, los hijos sea por muerte natural, enfermedades, accidentes o suicidios, muchas veces no sobreviven a sus padres y estos padres tienen que vivir con ello. Rosemary les envía un mensaje reconfortante y consolador, estos hijos están vivos, en otra parte -otro plano, otra dimensión- pero son felices y nos aman desde allí.
La verdad es que es un libro que ha dado para un buen post, largo y lleno de temas interesantes de los que sacar alguna que otra discusión, esperemos que no demasiado agria, pero para mi es, en definitiva, un libro esperanzador, sobre todo para los que queremos creer que no acabaremos con la muerte. Seguiremos viviendo pues al fin y al cabo somos energía y la energía ni se crea, ni se destruye, se transforma una y otra vez, y así infinitamente.
La autora todavía no tiene perfil en Wikipedia, pero existe una pequeña biografía sobre ella en varias páginas de internet y tiene su propia página web; la versión en español, aquí.

5 comentarios:

  1. Estimada Ana, he llegado a su página por pura ¿"casualidad"?, y he leído su reflexión.

    Como veo que el tema tratado en el libro despertó su interés de cierta forma, y por otro lado como Ud. es asidua lectora, le recomendaría la lectura de un libro publicado en 1857 por primera vez, y con una 2da y definitiva edición ampliada y rectificada en 1860, escrito por el pedagogo francés Hippolyte Léon Denizard Rivail, quien es conocido más tarde Allan Kardec, el título es "El Libro de Los Espíritus".

    En el se explica sobre la inmortalidad del alma, "la naturaleza de los espíritus, y sus contactos con los hombre, las leyes morales, la vida presente, la vida futura y el porvenir de la humanidad..."

    Puede descargarlo de el siguiente link
    http://es.scribd.com/doc/29208337/El-Libro-de-Los-Espiritus

    ResponderEliminar
  2. En este otro link, encontrará también alguna información adicional sobre el tema y acceso a descargar libros

    http://librosdeespiritismo.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Estimada Rose, es fascinante conocerte a través de tus excelentes libros.
    Recibe mis más sinceros saludos y admiración.

    ResponderEliminar
  4. muy interesante este libro, me da miedo entrar a este mundo de oscuridad, si no fueera que cuando mi esposo murio tan rapido que quiso decirme algo , y no pudo y me dejo con la incertidumbre , todos aqlos dias amanesco pensando que quiso, quisiera encontrar la respuesta pero no la hay gracias

    ResponderEliminar
  5. estoy buscando ese libro y no consigo conseguirlo me puedes ayudar gracias

    ResponderEliminar

Opina libremente. Respeta a los demás y sus opiniones. Se educado. Gracias por tu opinión.