Próxima reseña:

Próximas reseñas:

Un lugar a dónde ir, María Oruña.

martes, 15 de febrero de 2011

La Memoria del Agua, Teresa Viejo.




El argumento: En plena Alcarria, en Sacedón, en un sitio privilegiado y bañado por las aguas del río Guadiela, nacía un manantial de aguas medicinales sobre el que llegó a girar la vida de mucha gente, y la salud de muchos otros fue reconstituida durante décadas y décadas; allí estuvo edificada La Isabela, un balneario que gozó de gran prestigio en la época anterior a la Guerra Civil Española. Esta es la historia -novelada y con personajes ficticios- de todos aquellos que vieron sus vidas marcadas por un lugar que a unos dio la salud, y a otros destrozó la vida.
Mi opinión: Ha sido una grata sorpresa la lectura de La Memoria del Agua, de Teresa Viejo, no esperaba encontrarme con una historia tan bien narrada, tan abundante en riqueza de vocabulario y tan conmovedora. He llegado a creer que toda esa gente, todos los protagonistas de la historia realmente existieron, que había sido la narración-reconstrucción de unas vidas que fueron realmente marcadas por las aguas medicinales del manantial. Pero no, hasta la última página, no he tenido la certeza de que todo esto ha sido fruto de un trabajo de investigación por parte de la periodista y autora y los personajes fruto de su imaginación. Vamos a darles un breve repaso.
La historia comienza cuando un hombre llega a casa de una señora más bien vieja ya en busca de la narración de unos recuerdos que nunca han sido los suyos, pues busca a su padre o mejor dicho, lo que pasó con aquel que le concibió, pues no llegó a conocerle y sólo tuvo noticias de él por boca de otras personas. Así es como llega a casa de Amada Montemayor, que vivió durante los que ella identifica como los mejores años de su vida en La Isabela, que era por aquel entonces propiedad de su familia. Ahí es cuando se produce el intercambio de papeles protagonistas y pasamos a leer la historia contada desde los ojos de Amada; cómo era la vida cotidiana en el Balneario y todo lo que de extraordinario allí sucedía, el amor de su padre por aquel centro, como para querer permanecer enterrado allí a su fallecimiento, cómo su madre -una deslumbrante estrella de ópera- renunció a una posible carrera de éxitos por vivir su historia de amor con Ernesto Montemayor y hacerse cargo de las riendas de La Isabela.
Tenemos momentos de intriga, como cuando un dedo cortado surge espontáneamente de la boca de un grifo y el misterio que implica averiguar a quién pertenece aquel dedo y por qué fue amputado, o como cuando la historia de amor clandestina del director médico del Balneario y una de las señoras pudientes que venían a reponerse al centro con su familia, vive los momentos más duros y finales de su pasión y sufriremos con ellos, Samuel y Ana. En la primera mitad del libro casi todo serán voces amigas, pese al crimen, pese al misterio, casi todo es la descripción de mágico día a día sumergidos en las aguas curativas del balneario.
Luego se produce el cambio, la familia Montemayor debe deshacerse del Balneario antes de que estalle la Guerra Civil y los sucesos que la precedieron. De cómo crecieron los niños de aquellos tiempos felices, especialmente Amada, que sigue siendo la voz que nos guía por aquellos pasillos ya casi abandonados a su suerte, pues La Isabela se vio convertida en manicomio para los que quedaron con la cabeza perdida por las atrocidades vistas durante la guerra y ahí es donde Amada debe regresar para enfrentarse a su destino. Cinco días de visita en su pasado que pueden cambiar todo su futuro.
Como nota final, puedo decir que la historia es muy bonita, con aquellos pasajes atroces que no dudo que se llegaran a producir en los años posteriores a una guerra que enfrentó a familias enteras unos contra otros; tras todo este paisaje, tras todas estas letras, tras todas estas palabras, pervive el amor, el amor de Amada por sus recuerdos, el amor con el que la premiaron sus padres y las gentes con las que creció y el amor de verdad, el que hará de ella una mujer auténtica. Y al final encontraremos la respuesta, aquel hombre que nos condujo hasta ella, encontrará en Amada las respuestas que le fueron negadas, poniendo un bonito fin a la historia.
Perfil en Wikipedia de la autora, aquí.
Información sobre la realidad del balneario La Isabela, aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina libremente. Respeta a los demás y sus opiniones. Se educado. Gracias por tu opinión.