Próxima reseña:

Próximas reseñas:

Un lugar a dónde ir, María Oruña.

lunes, 15 de marzo de 2010

Abzurdah, Cielo Latini.

Debo empezar por decir que no tenía ni idea de la temática del libro; este es uno de esos libros que me recomendaron y descargué de alguna parte, y que dormía el sueño de las letras justas en alguna carpeta de mi portátil. Pero como a todos nos llega nuestra hora, finalmente llegó el día de leer Abzurdah.
El argumento: Viene a ser la autobiografía de la autora, haciendo un resumen desde que tiene memoria, su marginación en las diferentes escuelas en las que estuvo, hasta que empieza su decadencia al conocer a traves del chat a Alejandro, su obsesión. Por el amor obsesivo que siente hacia él a través de los años y el hecho de que (siempre según la autora) él le hace todo el daño del mundo porque nunca la deja del todo, Cielo acaba envuelta en la vorágine de la Anorexia, de la Bulimia, intenta suicidarse y finalmente, parece ser que consigue salir adelante. Escogería el primer final de las opciones que nos da al final del libro.
Mi opinión: Tal como la propia autora reconoce, siempre fue una niña super exigente consigo misma, quería hacerlo todo perfecto y agradar a todos, cumplía con las exigencias que su madre tenía para ella (si su prima tocaba el piano, ella tenía que hacerlo mejor) con tal de sentirse medianamente querida por unos padres con los que parece que la comunicación no acaba de funcionar del todo; por más que ella diga una y otra vez que les ama. Tras ser rechazada por unas supuestas amigas y conocer a Alejandro se convierte en obsesiva. Todo lo relacionado con él es obsesivo y excesivo, pero él no parece estar dispuesto a implicarse en la historia hasta el mismo punto que ella, por lo que a través de la historia aparece y desaparece en su vida, usándola para el sexo, sin dar muestra nunca de tenerla en consideración de que algún día la relación entre ellos pueda dar paso a otra cosa que no sea eso, ahora te tomo, ahora te dejo.
En mi opinión, es Cielo quién tampoco permite a Alejandro apartarse de ella totalmente, pues, a ver, yo creo que cuando alguien no te llama durante meses sin ser nada tuyo, ni tu novio, ni tu marido, ni siquiera ser el amante estable que te visita los viernes por la noche, tampoco tienes tú por qué estarle esperando; y debió ser ella quien dejase de esperarlo y de buscarlo, dejando que la relación fuese cayendo en el olvido o diluyéndose en el tiempo.
¡Ojo! no digo que Alejandro no fuese malo, ni que la relación no fuese conflictiva y destructiva, digo que cuando las cosas llegan a un punto en el que no tiene sentido, lo ideal es que alguno de los dos rompa la baraja y sigan caminos distintos. Pero ya digo, Cielo es muy obsesiva y Alejandro la usa cuando le viene en gana, a cambio de unos pocos mimos, sabe que la tiene ahí cuando quiera.
Leer este libro, a pesar de que me ha machacado el acento y la grafía argentinos, me ha ayudado a entender (aún más, si cabe) la motivación y los argumentos usados por los suicidas. Siempre pensé que lo de mi hermano fue una decisión personal y me dolía y me duele pensar en el momento de justo antes de... pero ahora entiendo más todavía que es un paso natural que da una mente enferma, ellos no tienen ninguna otra salida. Su mente no les muestra ningún otro camino.
Y si en el caso de Cielo fue por anorexia, en el de mi hermano fue por esquizofrenia.
El tema de la anorexia con períodos de bulimia que sufre durante gran parte de la historia, pues tampoco lo entiendo, aunque puedo entender lo que leo y comprender (en parte) sus motivaciones, no logro entender, no tengo capacidad para dejarme morir de hambre. Como todas las chicas, me veo defectos y cuando me miro al espejo cambiaría esto o aquello, pero me falta la voluntad para dejar de comer o provocarme el vómito. Sinceramente, creo que no vale la pena, y que quién me quiere me ha de querer con mis defectos, y con mis virtudes, y si no es así, entonces no me quiere y no vale invertir tiempo ni esfuerzo en esa relación. Por suerte no es mi caso.
He leído los artículos de la Wikipedia referidos a la autora, aquí. Y el dedicado a su libro, aquí. Tampoco aportan ninguna novedad a lo que ya nos cuenta el libro, pero igualmente los reseño, como viene siendo mi costumbre.
Lo que me toca la moral es que he visto, tampoco he querido profundizar demasiado en un tema que no comprendo, es que hay muchas páginas de chicas que entienden el libro por la parte que les da la gana y usan los capítulos en los que Cielo cuenta sus motivaciones para hundirse en la anorexia para darse ánimos a sí mismas en su cruzada por pesar menos que el aire. No sé hasta qué punto es positivo eso. Creo que los padres deberían cuidar más, mucho más lo que leen sus hijos, yo por ejemplo, viendo esa portada no tenía ni idea de la trama. Pero fue una de esas que me llaman la atención y que tengo que leer para salir de las dudas.
No recomendaría que lo leyera alguien que no tuviese las ideas muy muy claras y que le diese el valor que realmente tiene, es la válvula de escape de alguien que necesitaba contar su historia para repartir en parte su dolor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina libremente. Respeta a los demás y sus opiniones. Se educado. Gracias por tu opinión.