Próxima reseña:

Próximas reseñas:

Un lugar a dónde ir, María Oruña.

viernes, 23 de abril de 2010

Sant Jordi, el día del Libro.

Hoy es el Día del Libro, para los que vivimos en Cataluña, seamos o no catalanes, hoy es la festividad de Sant Jordi; donde es tradición que los chicos regalen a sus chicas una rosa, y las chicas obsequien a sus chicos con un libro.
El día de Sant Jordi es el día que más libros se venden en Cataluña. Aquí, en el pueblo donde vivo, los kioskeros sacan mesas a la calle, forradas con la bandera catalana (la senyera) y hacen el muestrario de libros con la intención de vender el obsequio estrella de la diada. Y en el pueblo de al lado, la rambla entera se convierte en una enorme librería al aire libre, y hoy además favorecidos por el buen clima de hace, con un bonito sol luciendo en el cielo.
En cambio con las rosas se ha perdido gran parte del glamour que una flor tan bonita debería llevar implícita; el día de hoy puedes conseguir una rosa en cualquier semáforo del pueblo y en muchos de los supermercados. Eso sí, baratas no son, te pueden pedir lo que les parezca a ellos bien por una simple rosa, aunque algunas vienen acompañadas de una espiga de trigo y el celofán que los envuelve también decorado con la bandera catalana.
Verdaderamente no alcanzo a entender algunas tradiciones, por ejemplo esta de la rosa y el libro. Regalar dos cosas tan dispares... la rosa es extremadamente perecedera y raro será que ninguna de las miles de rosas que hoy se venderán en Cataluña alcance a vivir más de una semana o diez días. Y el libro, es libro es literatura y como tal imperecedera, siempre que lo conserves lejos del fuego y el agua, un libro lo podrás leer hoy y volverlo a leer dentro de cincuenta o cien años. Yo misma, que no tengo tantos años, tengo ya libros que vienen acompañándome desde hace 12 ó 15 años.
Desgraciadamente hoy no podré ir a cazar ofertas literarias en los estands de las librerías, porque el tema económico no anda muy bollante, pero eso es lo de menos. Le pedí a mi chico que no invirtiese en algo tan perecedero para mí (además yo prefiero un libro), pero mi padrastro ha llegado hoy con una rosa para mi madre y otra para mí, así que, ¡finalmente sí que tengo rosa! Ha sido una agradable sorpresa porque no lo esperaba.
Y sobre la leyenda de Sant Jordi (San Jorge) pues que iba a transcribirla aquí, pero ha resultado ser bastante larga y un poco ñoña, además que tiene alusiones marcadamente religiosas que me han desagradado un poco, así que haré un micro resumen de lo que he leído.
En la ciudad de Silca, perteneciente (según la leyenda) al país de Libia, llevaban muchos años amenazados por la presencia de un dragón que vivía en el lago; los habitantes de la ciudad habían intentado cazarlo, sin éxito y el dragón era muy apestoso (es cierto, lo dice la página donde he leído la historia); para que les dejase vivir tranquilos, los ciudadanos le alimentaban con dos ovejas diarias.
Llegó el momento en que casi no quedaban ovejas y difícilmente iban a poder crian una nueva partida de animales al ritmo que se los comía el dragón, así que el Rey (que debía ser un cachondo) dijo que a partir de ese día, al dragón había que darle una oveja y una persona, que sería elegida por sorteo. El problema vino cuando cada vez quedaba menos gente y al final acabó por tocarle el premio de ser devorada por el dragón del lago a su querida hija, y ahí sí que ya no quiso jugar. Pero las gentes del pueblo, que todos habían perdido a algún familiar por la "genial" idea del rey de darle al dragón de comer personas y ovejas, no quisieron perdonarle la vida a la princesa.
Iba la princesa rumbo a ser devorada por el dragón cuando se cruzó con San Jorge, que viéndola que lloraba le pidió que le contase sus cuitas, tras hacerse la remolona, la princesa terminó por hablar y decirle al caballero que debía ser sacrificada como alimento para un malvado dragón que tenía atemorizado a su pueblo. Pero el caballero, que tenía una fe inquebrantable, dijo a los habitantes del pueblo que si todos se metían en el agua y se bautizaban, Dios le ayudaría a derrotar al dragón... Allá que fueron más de 20mil personas y se bautizaron (esta es la parte religiosa que decía que me molestaba) y luego San Jorge mató al dragón. Llevaron al animal, arrastrado por no se cuántos caballos a una explanada que había bastante lejos del pueblo, recordad que he dicho antes que el dragón apestaba... y más en putrefacción.
Luego el Rey quiso darle un montón de dinero a San Jorge por haber salvado a su hija (y al resto del pueblo supongo) y el caballero lo rechazó, pidió que se repartiese entre los pobres de la ciudad) Con el tiempo terminaría construyéndose una iglesia en honor de Santa María y San Jorge.
Esta es mi mini versión de la leyenda de San Jorge, sé que no me ha quedado muy seria, pero es que tenía tela... no la había leído hasta hoy, y la que he usado la he sacado de aquí. Si esta resultara no ser realmente la verdadera historia de San Jorge y el dragón, ruego a todos los catalanes que me disculpen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina libremente. Respeta a los demás y sus opiniones. Se educado. Gracias por tu opinión.