Próxima reseña:

Próximas reseñas:

Un lugar a dónde ir, María Oruña.

miércoles, 20 de octubre de 2010

Sinsajo, Suzanne Collins.

El argumento: Tercera y última parte de la Trilogía de los Distritos creada por Suzanne Collins. Retomamos el hilo donde se quedó al terminar el segundo libro. Katniss consiguió romper el campo de fuerza que mantenía hermética la arena de los Juegos del Hambre del Quarter Quell y fue rescatada por los rebeldes del distrito 13. Muchos distritos se han levantado contra el Capitolio durante los días que los vencedores estuvieron en los Juegos del 75 aniversario; muchos más han caído aplastados de nuevo por el Capitolio; pero los rebeldes no tienen intención de rendirse, ahora tienen en su poder a un mito, una cara visible que podría soliviantar a todos los que se mantienen en la duda de si alzarse o no contra la dictadura del presidente Snow. Ahora tienen a su Sinsajo de carne y hueso, tienen a Katniss. Pero ella no puede ser feliz, no puede concentrarse en nada porque no sabe en quién confiar, ya que ni siquiera puede confiar en Gale como antes de que empezara el primer Juego en el que le tocó participar. La única persona en la que creía poder confiar es Peeta, pero él no fue rescatado por los rebeldes, como ella; él está en el Capitolio, sometido a quién sabe qué clase de torturas.

Mi opinión: *****Atención: Si tienes intención de leer este libro, tal vez sería mejor que no continuases leyendo este comentario, es muy posible que contenga spoilers que hagan desmerecer la lectura imparcial del mismo, estás avisado/a*****

El distrito 13 está vivo, tal y como las rebeldes que Katniss encontró en el bosque le dijeron, pero la vida allí no tiene mucho que ver con lo que ella considera normal. Básicamente se vive bajo tierra y bajo unas extrañas normas que la hacen sentir poco menos que en una cárcel. Añora profundamente la libertad que sentía en los bosques tras la valla de su distrito y cree que si esto es ser revolucionario, tal vez no vale la pena.
El Comando, gobierno de los rebeldes del distrito 13, intenta convencerla para que se convierta en el Sinsajo de carne y hueso, que lea en voz alta los incendiarios textos revolucionarios escritos por ellos y hechos para activar el instinto de rebelarse en las pobres gentes de los distritos que aún no se hayan decidido a levantarse contra el Capitolio.
En este libro encuentro a Katniss muy cambiada. Sobre todo lo que le ha tocado vivir, ella siente un profundo cansancio; ya no sabe qué quiere, a quién creer, en quién confiar. Y la verdad es que el hecho de que todo el mundo le guarde secretos no le sirve de ayuda. Se siente muy desconcertada y perdida.
Me ha sorprendido que la autora se haya atrevido a eliminar a algunos protagonistas de la historia, ya que no es algo que se suela hacer, pero Collins si se atreve. Por si Katniss todavía no había perdido suficiente, se enfrenta a la pérdida más dolorosa que podía imaginar. Dio un paso al frente para evitar su muerte, ha desencadenado una gran guerra con su gesto, y finalmente ella ha muerto... y no lo puede aceptar.
Tanta guerra, tanta guerra, tantas trampas y gente que no es lo que parece, tiene un par de momentos en los que resulta ligeramente aburrida, pero si le doy el 9 es sin duda por la simpatía que siento hacia el personaje de Katniss y al final tan bonito que tiene.
El final es sorprendente, sin duda. Supongo que es el que todos queríamos leer, al menos yo es lo que esperaba, que tomase por fin la decisión entre Gale y Peeta. Pero ha sido el tiempo y el sufrimiento quién le ha dado la solución. Ella se dio cuenta realmente de lo importante que era él para ella cuando consiguieron rescatarle del Capitolio y vio el terrible estado mental en el que estaba.
Por mucho trozo del libro he llegado a dudar de que él lograse recuperarse, porque quería que ellos quedaran juntos. No podía ser menos. Y en las tres o cuatro últimas páginas, se te humedecen los ojos al leer el emotivo final de su historia, cuando Katniss habla de sus hijos, los hijos que ha tenido con Peeta.

2 comentarios:

Opina libremente. Respeta a los demás y sus opiniones. Se educado. Gracias por tu opinión.