Próxima reseña:

Próximas reseñas:

Un lugar a dónde ir, María Oruña.

lunes, 11 de febrero de 2013

Crimen en directo, Ryan David Jahn.

El argumento: Katrina (Kat) Marino regresa a su casa tras un largo día de trabajo cuando se topa en el patio de su propio hogar con el hombre, el depredador que ha venido a matarla. Sin ningún motivo ni razón, simplemente porque el asesino ha decidido actuar en ese barrio esa noche y ella es la única mujer que regresa sola a casa a las 4 de la madrugada. Un grito de dolor parte la noche en dos y muchos de sus vecinos se asoman a la ventana, ella puede verlos desde el suelo, ve cómo la miran y espera que alguno de ellos llame a la policía, pero ninguno de ellos lo hará... ¿por qué?

Mi opinión: Estoy ante otra novela fácilmente devorable, porque la historia te atrapa y te obliga a seguir leyendo, realmente intrigada, por saber si finalmente alguno de los vecinos avisará a la policía y Kat conseguirá ser rescatada a tiempo de la brutal agresión a la que está siendo sometida. 

Pero nos encontramos ante una historia muy coral, cada uno de los vecinos que se asoman a las ventanas, cada dueño de un par de esos ojos que la ven, tiene sus propias miserias y problemas y pensando en que lo hará otro, seguro, ninguno de ellos avisa a la policía. También la policía, así como los técnicos de la ambulancia tienen un papel protagonista en la novela. Este es un repaso rápido a las vidas de todas esas gentes que a nadie les importan. Todas esas vidas que sólo cobran sentido cuando se cruzan con las nuestras. 

Me ha resultado un relato muy duro, tanto por cómo el autor ha descrito paso por paso la agresión a Katrina, como por cómo describe los acontecimientos que suceden en cada uno de los apartamentos en esa terrible noche. Y es ahí cuando de repente comprendemos por qué a veces se comenten verdaderas atrocidades ante nuestras narices y parece que no las hubiera visto nadie. 

En cada apartamento del edificio hay una historia que da en sí misma para explayarse mucho más, para escribir un relato centrado en sus protagonistas y que juntas y girando unas sobre las otras, dan lugar a una novela inquietante y perturbadora como esta. También conoceremos al agresor de Kat, el escritor no nos lo deja como una incógnita, sino que nos lleva a conocerle, a él y a su familia y aunque no lleguemos a entender qué es lo que le lleva a hacer lo que hace, entendemos que tiene un impulso asesino visceral a la par que es un hombre del montón, un hombre normal de los que en nada destaca. 

Con sus 234 páginas, también tengo que considerar que este libro es una novela breve, y más teniendo en cuenta lo rápido que se lee por lo mucho que te atrapa la trama.  

Como curiosidad impactante para el lector, el saber que el autor se inspiró en un hecho real, el asesinato de Kitty Genovese, ocurrido en Queens, Nueva York en marzo de 1964.  El autor no tiene perfil en Wikipedia en castellano, pero enlazo a la breve biografía sobre el caso Genovese en este link.

De la portadilla trasera de la sobrecubierta del libro podemos extraer algunos datos acerca del autor:

Ryan David Jahn nació en Arizona y creció entre Austin (Texas) y Los Ángeles. Ya desde su infancia mostró interés por la literatura y con apenas 10 años escribió su primer relato corto y a los 12 ya escribía a diario. Dejó los estudios a los 16 años y después de trabajar en una tienda de discos, se alistó en el ejército. Tras una breve carrera militar, trabajó como recepcionista y conductor de carretillas elevadoras. La novela Crimen en directo, es su primera novela y ha obtenido el reconicimiento de la crítica y el público gracias a ella. Actualmente vive en Los Ángeles con su mujer y se encuentra trabajando en su tercer libro.

2 comentarios:

  1. Lo leí no hace mucho y también me pareció muy interesante a la par que deprimente, por el hecho este de que a cada uno le importe nada más que lo suyo...
    Muy de acuerdo con tu comentario.
    Buena semana!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Kotek! Es curioso que este libro nos haga abrir un poco los ojos y darnos cuenta de que el mundo en el que vivimos es así, es curioso y triste, que no nos demos cuenta de nuestros defectos, a los que llegamos a acostumbrarnos tanto y tan fácil, hasta que los leemos en las vidas de otros. Me ha parecido un buen reflejo de la vida y los sucesos de cualquier gran ciudad.
    Gracias por comentar, un saludo.

    ResponderEliminar

Opina libremente. Respeta a los demás y sus opiniones. Se educado. Gracias por tu opinión.