Próxima reseña:

Próximas reseñas:

Fin de guardia, Stephen King.

viernes, 5 de mayo de 2017

Dolores Claiborne, Stephen King.

El argumento: En la pequeña y remota isla de Little Tall, una mujer pasa toda la noche prestando declaración en comisaría. La acusan de un asesinato que afirma no haber cometido. Para demostrar su inocencia deberá contar una larga historia, remontarse a épocas anteriores y resucitar uno de los grandes misterios de la historia criminal de la isla.
Apoyado en un personaje fascinante y en el ambiente cerrado, casi claustrofóbico, de una minúscula población, King ha creado un monólogo tenso, vibrante, concebido como un ovillo del que el propio lector tirará sin parar hasta la última página, subyugado por una realidad que se va desvelando sutil y contundente (texto de Lecturalia.com).

Mi opinión:  En primer lugar aclarar que, en principio, no prentendía leer esta novela ahora, sino más adelante, pero estoy haciendo pruebas de formato y de carga con el Kindle y lo primero que hice fue meter un montón de libros de mi escritor fetiche y aunque luego puse algunos libros más de otros autores, todavía no me aclaro mucho con lo dicho (formato y carga) y luego no me salen los libros que he puesto y sólo me salieron los de King, así que de todos los que había escogí este, que me pareció atractivo. Y no me equivoqué. Digo esto por si parece que últimamente comento muchos libros de King, que es una verdad como un templo, que hay muchos en este blog porque es mi escritor favorito hasta ahora. 
Me ha sorprendido de este libro que no es de terror, al menos a mi no me lo ha parecido, me ha parecido más un thriller o un drama por encajarlo de alguna manera, en el que Dolores Claiborne se marca un monólogo impresionante y es ella y solamente ella la voz que nos cuenta toda la historia. Por supuesto que hay otros protagonistas, si no sería un aburrimiento tremendo, pero las voces de su marido, de sus hijos y hasta la de Vera -la señora de la imponente mansión para la que trabajará durante muchísimos años- las oiremos filtradas por la voz de Dolores. 
La historia de Dolores, pensándolo fríamente, es la historia de muchas de nuestras abuelas y antepasadas, que se casaron porque había que casarse con alguien, sin saber realmente si estaban enamoradas y que transmiten el regusto de tristeza de que hasta que no tuvo hijos no supo lo que era amar de verdad, pues con la convivencia llega la caída de las máscaras y se da cuenta que aquel muchacho al que miraba con cierto grado de adoración anhelando que él le hiciera un poco de caso y que cuando al fin le hizo caso acabó por embarazarla en pocos meses y de ahí a acabar casados todo tuvo que hacerse deprisa y corriendo, aquel muchacho no sólo no es azul, sino que tampoco es príncipe y que hasta para ser hombre le queda grande el nombre, porque tiene unos vicios muy desagradables, como beber más de la cuenta o levantarle la mano a su esposa porque tiene un mal día y alguien ha de pagar los platos rotos. 
Esta parte de la historia de Dolores me ha producido una gran tristeza por eso, porque da la sensación de que si no fuese por el amor que tiene a sus hijos y que recibe de ellos, sería una mujer que no ha sido amada nunca. 
Me gusta mucho cómo King es capaz de crear un personaje de mujer que piensa, siente y se expresa como una mujer de verdad, porque todos sabemos de personajes de un sexo creados por autores del sexo contrario que no tienen credibilidad ninguna, pero el caso de Dolores me ha resultado fascinante por su credibilidad, es totalmente una mujer pensando, comportándose y expresándose, por mucho que la haya creado y escrito un hombre. 
La relación de Dolores con Vera, la dueña de la mansión para la que trabaja durante más de 30 años, me ha llegado a arrancar alguna sonrisa, pese a lo trágico y escatológico de las anécdotas que cuenta, ya sabes, aquello de "seis pinzas de tender en cada sábana, Dolores, y no sólo cuatro" y las peleas que se echaban cuando Vera se empeñaba en hacerse caca encima pese a que Dolores le ponía la cuña una y otra vez y como era capaz de aguantarse durante horas hasta aprovechar un instante en que la sirvienta estuviera pasado el aspirador para ponerse de heces hasta las orejas, literalmente. 
La historia de Dolores Claiborne es sobretodo la historia de una mujer valiente, porque en el principio mismo de la novela, que narra una declaración ante la polícia, no lo olvidemos, ella con toda su sangre fría reconoce abiertamente que mató a su marido. En parte creo que lo reconoce tan abiertamente porque han pasado tantos años que el crimen debe haber prescrito si es que ese tipo de crímenes prescriben y porque está segura de que hizo lo mejor para su familia en ese momento. Joe St. George, su marido, era un hombre malo; malo porque sin venir a cuento un día le pega a ella y Dolores sin cortarse ni un pelo, cuando sus hijos están dormidos le deja bien clarito que jamás consentirá que le vuelva a poner una mano encima y desde ahí la relación entre ellos está terminada. Comparten casa, cama y mesa, pero ni siquiera son amigos; sobretodo cuando Dolores descubre que Joe está haciendo daño a sus hijos. Embebido por el alcohol que consume de forma compulsiva, se burla de su propio hijo Joe Junior porque es muy inteligente y saca buenas notas, incomprensible, ¿verdad? Alienta el mal comportamiento de su hijo pequeño Little Pete, animándole a meterse en líos en el colegio y hasta aplaude los castigos que le van llegando por decir palabrotas e insultar a las profesoras. Pero lo peor es cuando se vuelve "demasiado afectuoso" con su propia hija Selena, por ahí es por donde Dolores no está dispuesta a pasar y creo que cualquier madre haríamos lo mismo. Ojo, no me refiero a matar al marido (atención Spoiler), sino a enfrentarle en cuanto descubre lo que está pasando, dejarle bien clarito que no piensa tolerar que vuelva  a tocar a su hija y que en cuanto pueda se irá de casa con sus hijos y lo dejará abandonado cual perro rabioso. 
La historia me ha gustado mucho y además es un libro breve, de poco más de 100 páginas, así que se puede leer en un ratito, como quien dice. 
La recomiendo a todos los lectores del King más light, del Stephen King que de vez en cuando deja de escribir sobre demonios, coches encantados y dimensiones desconocidas y escribe sobre personas normales con vidas increíbles. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina libremente. Respeta a los demás y sus opiniones. Se educado. Gracias por tu opinión.