Próximas reseñas:

Próximas reseñas:

Al otro lado de las llamas, Vanessa Requena.
Las almas de Brandon, César Brandon Ndjocu.

miércoles, 22 de agosto de 2018

La madre perfecta, Aimee Molloy

El argumento: Se hacen llamar las madres de mayo, porque es el mes en el que nacieron sus hijos. Desde entonces, se han reunido dos veces por semana en el Prospect Park de Brooklyn para compartir experiencias y preocupaciones sobre sus recién nacidos.
Una noche deciden salir un poco de la rutina, alejarse por unas horas de su estrenado papel de madres responsables y salir de copas, reírse un rato, pasarlo bien. Pero algo se tuerce irremisiblemente cuando Midas, el hijo de Winnie, desaparece mientras duerme sin que la canguro sepa dar explicación alguna y sin dejar rastro.
¿Qué peor pesadilla puede existir para una madre que no saber dónde está su hijo de apenas seis semanas? Lo que sigue es una carrera contrareloj para encontrar a Midas en la que todas las madres del grupo tendrán que decidir cuánto están dispuestas a arriesgar para dar con el pequeño, aunque eso signifique exponer sus secretos, desafiar sus miedos, poner a prueba las vidas que tan cuidadosamente han construido e incluso cuestionarse a sí mismas.

Mi opinión: Había algo en la sinopsis de este libro que me atrajo morbosamente a leerlo, digo morbosamente porque tiene que haber algo de morbo insano en la idea de que desaparezca un bebé de unas pocas semanas  y a los demás nos interese leer los entresijos de la historia. 

Lo primero es la indignación con la forma de vida americana, madres que no disponen más que de unas pocas semanas, en los mejores casos, para descansar después de algo tan pesado y trabajoso y hasta traumático como es llevar un embarazo a término y dar a luz, y luego enfrentarse a la crianza de ese hijo tan amado y sobre todo, según la novela, en la dureza de dejar a tu bebé que apenas tiene un mes en una carísma guardería en brazos de unos extraños, que vivirán en tu lugar los mejores momentos y los pequeños logros de tus hijos, desde su primera sonrisa hasta la primera vez que balbucee un ajoooo. 

Luego me pareció un poco exagerado la manera en que las mujeres protagonista de la historia sufren por la lactancia, por los kilos de más sobrantes tras el parto, por las relaciones sexuales con las parejas... Hay una pareja en el libro que lleva tres meses sin tener sexo, no se especifica si hay alguna condición médica que dé lugar a esto pero... no sé, es demasiado tiempo, ¿no? 

La forma en la que está narrada la historia me gusta, porque me hace estar sospechando todo el rato de unos personajes y otros, primero de la madre, que tal y como se presentan los textos parece que no fuera un hijo deseado, luego las tornas se giran y no era la persona que el lector pensaba quíén había dicho eso que te había hecho pensar lo otro. Porque si abrimos el pequeño agujero por el que aparentemente estábamos mirando, resulta que todo es diferente a lo que pensábamos. 

Me gusta la forma en la que está escrita, pese a lo ya contado sobre las obsesiones de las madres recientes y la forma de vida americana y sus... ejem, "ventajas" .  Los giros del argumento están bien traídos y te mantienen atenta al desarrollo de la novela. 

Aimee Molloy es otra autora que hace con este libro su primera aparición en el blog, así que dejo el enlace a su página web (en inglés) por aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina libremente. Respeta a los demás y sus opiniones. Se educado. Gracias por tu opinión.