Próxima reseña:

Próximas reseñas:

Un lugar a dónde ir, María Oruña.

sábado, 28 de agosto de 2010

Sabrina:1- El mundo:0, Rebeca Rus.

El argumento: Sabrina tiene 26 años y trabaja como creativa júnior en una importante agencia de publicidad. Convive en un piso de alquiler con Ana y Candela, una que trabaja como secretaria y otra que estudia y juntas forman un trío tremendamente desordenado y muy fiestero que vivien al día a día y siempre llegan en números rojos a fin de mes. Sabrina se siente poco valorada en el trabajo, pero quizá debería tomarse las cosas más en serio para que toda su vida comenzase a cuadrar, su madre dejase de dejarle mensajes asustados en el contestador, para poder encontrar alguna vez algo en el desastre de su dormitorio, para conseguir organizarse con sus compañeras de piso y tener un mínimo de orden y limpieza en casa y para que, por fin, el trabajo comience a darle buenos resultados y poder sentirse valorada y realizada. Pero todo esto va a cambiar, porque Sabrina ha decidido encarrilar su vida y va a empezar a tomarse en serio su propio trabajo y su propia vida.
Mi opinión: A la primera impresión, Sabrina me parece una loca divertida muy ingeniosa, me río con la manera en la que el personaje ve, vive y cuenta las cosas que le pasan, pero pronto voy cambiando de opinión. Me doy cuenta que el personaje es una chica dejada y que, para tener 26 años ( y yo ya los he tenido) no es nada responsable en ninguno de los aspectos de su vida. El tener la casa llena de mierda, la habitación con todo tirado por el suelo y la cama sucia de restos de comida y desechos humanos, hace que a mi deje de hacerme gracia para darme asco, y pase a pensar que si conviviera conmigo nos llevaríamos fatal. El desorden que tiene en el trabajo, la falta de lealtad con su compañera de equipo, Mónica, el escaquearse a las primeras de cambio y no tener ni un poco de delicadeza para con nadie, tampoco me hace gracia. La manera de ver la vida de Sabrina pasa de ser graciosa y divertida para convertirse en un desastre que molesta y una de las cosas que más molesta es que el personaje quiere tener razón siempre.
Me da mucha rabia del personaje que además de ser irresponsable con su vida, perjudica con sus acciones a su compañera, pero queda claro que Mónica es una segundona en la historia cuando todo el mérito por un contrato conseguido es adjudicado por la autora a Sabrina, habiendo sido un trabajo hecho entre las dos. También hay personajes que reflejan la sabiduría popular española, como Pacheco, que siempre recurre a su propia experiencia para dar unos consejos la mar de raros.
La historia está bien narrada, hay chistes graciosos, momentos brillantes y escenas hilarantes, pero me condiciona disfrutar de la historia en sí el hecho de que el modo de vida de la protagonista no sea de mi agrado. Pero tal vez si la protagonista fuese de otra manera, la historia no tendría gracia.
Es la primera vez que leo una ejemplo de ChickLit español y la verdad, ha tenido sus altibajos, tal vez esperaba un pco más de la historia en sí. Está contada en primera persona, como si fuera una conversación de tú a tú, como si Sabrina se lo estuviera contando a una amiga.
También es muy interesante cómo nos enseña que a veces se puede conseguir que la gente que nos juega malas pasadas pague la putada que nos ha hecho, pero que es muy probable que en la mayoría de las ocasiones se queden sin castigo, pero que no por ello debemos rendirnos, debemos seguir adelante, teniendo más cuidado con en quién depositamos nuestra confianza la próxima vez y teniendo controlado al enemigo; como dice aquel refrán: quiero tener cerca a los amigos, pero aún más cerca a los enemigos.
El final, tal vez un poco previsible, como todo el resto de la novela, pero si ha servido para que el personaje por fin se gane mis simpatías, bien escrito está.
En fin, no conocía a ninguna autora española del género ChickLit y no ha sido una experiencia desagradable, aunque mi favorita sigue siendo Marian Keyes con su saga de las hermanas Walsh.
No se hace pesada de leer y si la lee otra persona menos exigente y quisquillosa que yo, lo pasará bien, se reirá todo el rato y disfrutará con el humor de Rebeca Rus.
El perfil de la autora en Wikipedia, aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina libremente. Respeta a los demás y sus opiniones. Se educado. Gracias por tu opinión.