Próxima reseña:

Próximas reseñas:

Un lugar a dónde ir, María Oruña.

jueves, 15 de julio de 2010

Tirant lo Blanc, Joanot Martorell.



El argumento: La vida, obra, calamidades y logros del caballero Tirante el Blanco, que se compromete a rendir honor a las normas del buen caballero y pasa su vida entre batallas, reyes, cortes, malos, buenos y princesas; especialmente Carmesina, su amor.
Mi opinión: primero debo justificarme y disculparme por el largo tiempo que he empleado en leer este libro, luego debo decir, es de justicia, que era la primera novela clásica de caballería que he leído y que no ha sido buena idea leerla en catalán, y menos en “este” catalán tan raro.*
La novela en sí está bien, es muy curioso y a veces me he quedado boquiabierta al leer, por ejemplo, las maniobras tan complicadas que usaban en los temas de amoríos: que si ahora me prometo, que si me caso en secreto (bodas sordas) para poder tener contacto carnal, que si luego me re-caso en boda pública para cumplir con las conveniencias de las normas sociales... ¡un engorro! Menos mal que estas cosas hace mucho tiempo que dejaron de estilarse, porque eran muy complicadas. Descubrimos que Tirante (Tirant en catalán) viaja por gran parte de la geografía europea, africana y asiática, que era en aquellos momentos de lo que se tenía constancia de su existencia. No sé si por ser en catalán la versión que he leído yo, pero hay un gran número de ciudades con sus nombres, donde Tirante hace grandes logros bélicos, que venían explicados a pie de página, y que resultaban ser ciudades que aún ahora existen.
No sabría si decir si me ha gustado mucho o no este libro, de lo que sí estoy segura es que debería haberlo leído en castellano y que desde luego, este libro merece una nueva oportunidad, pero mejor en mi idioma materno, para comprenderlo mejor.
Me desagrada el final, ya sé que siempre protesto tanto por los finales abiertos (porque dan pie para seguir infinitamente con secuelas que casi nunca están a la misma altura), como por los finales abstractos (porque dejan cabos sueltos). En esta novela el final está bien cerrado, pues muere hasta el apuntador, pero es un poco injusto que tras la larga lucha de Tirant en mil batallas para poder finalmente contraer matrimonio con la princesa Carmesina, morir al poco tiempo. Da la impresión de que disfruta muy poco de la compensación que tanto deseaba, el amor y los placeres carnales de su amada. Pero claro, estamos hablando de una novela de caballería.
También hay escenas sensuales muy picaronas, donde mujeres y hombres se resoban unos con otros, pero sin llegar al final, porque tenían que casarse vírgenes (sobre todo las chicas), pero eso no impide que se bañen juntas y se toqueteen y besen. Algunos momentos son un poco raros, pero estamos hablando de un texto escrito hace.... la tira años.
*Wikipedia me ha sacado de la duda atormentadora, esto no era catalán, por mucho que dijese el libro, esto era valenciano; o en todo caso un catalán muy muy antiguo, prácticamente medieval.
El perfil del autor en Wikipedia, aquí.
Como curiosidades, comentar que es una de las novelas más importantes de la lengua catalana (y valenciana) y que fue elogiada en su día por el mismísimo Shakespeare y por Cervantes, ya que es una de las pocas obras de caballería que se salvan de la quema de los libros en Don Quijote.
Definitivamente, este libro merece otra oportunidad, pero la próxima vez, me aseguraré de que esté en un castellano más contemporáneo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina libremente. Respeta a los demás y sus opiniones. Se educado. Gracias por tu opinión.