Próxima reseña:

Próximas reseñas:

Fin de guardia, Stephen King.

domingo, 20 de septiembre de 2015

El gran frío, Rosa Ribas y Sabine Hofmann.

El argumento: Todas las previsiones anunciaban que el invierno de 1956 iba a ser el más frío que se recordaba en el país e iba a cubrir toda la geografía española de nieves sumiéndola en temperaturas bajo cero. Pero las noticias llegan cuando llegan y no esperan, y el frío no será un obstáculo para que la periodista Ana Martí, de El Caso, acuda a un aislado y remoto pueblo de El Maestrazgo para escribir un reportaje sobre Isabel Castán, una niña que al parecer presenta en manos y pies los estigmas de la Pasión. (Texto de las solapas)

Mi opinión: Lo primero quiero decir que para entender al 100% este libro es recomendable leer primer el volumen "Don de lenguas" de las mismas autoras y no hacer como yo, que los he leído en orden inverso y me he perdido parte de la gracia que supondría leerlos en el sentido correcto.

Este volumen, como su hermano "Don de lenguas" pertenecen a la colección de novelas policíacas que vengo leyendo y comentando en los últimos días, pero no así pertenecen al género policíaco, sino al de novela negra, pues la protagonista no es policía sino periodista. 

La historia en sí promete, año 1956, la censura campa a sus anchas, pues estamos en los tiempos de la dictadura franquista, las verdades hay que escribirlas tan sutilmente camufladas para pasar el corte del censor, que a veces ni siqiuera parecen noticias. Y Ana Martí es una periodista a la que le gusta la verdad y muy poco los censores. Para captar estos detalles es mejor leer primero el volumen de "Don de lenguas" al que se hace referencia en varios pasajes de este libro.

Pongámonos en situación, una mujer periodista aislada en un pueblo de la tenebrosa España profunda en la que las mujeres no son periodistas, no son nada que pueda desempeñar un hombre; una mujer puede ser ama de casa, madre, costurera y otros cuantos trabajos más, pero ¿periodista? Por eso cuando llega al pueblo donde debe conocer a la Santita, se encuentra con la curiosidad descarada y el rechazo a partes iguales entre las gentes del pueblo.

Cuando Ana se ve obligada a permanecer en el pueblo de Las Torres indefinidamente porque debido a la ola de frío se han quedado aislados, casi enloquece y poco a poco se va mimetizando con la gente del pueblo; todo con tal de llegar a conocer a Isabel, la Santita, la niña de los estigmas. 

Me ha gustado mucho lo bien trazados que están los personajes, las gentes del pueblo con las que Ana se relaciona, la dueña de la posada, el maestro, Eugenia, la niña inteligentísima... me gusta el giro narrativo de eliminar a algunos personajes que son importantes, pues a mi también me gusta matar a mis protagonistas o secundarios, pues es un giro que el lector casi nunca espera. 

En cuanto a la resolución del caso, pues qué decir sin estropear la lectura... Hubo momentos en los que yo, como mi tocaya, pensé que si los estigmas eran reales, a ver cómo iba a salir del atolladero la historia, pero la resolución en sí me parece estupenda. 

El personaje de Mauricio es magistral y si fuera una persona real sería para darle una medalla, por el papel que desempeña en el final de la historia.

 Como siempre, facilito un enlace al perfil de las autoras en wikipedia, Rosa Ribas y Sabine Hofmann y recomiendo una vez más leer "Don de lenguas" antes que este volumen, si como en mi caso se dispone de las dos novelas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina libremente. Respeta a los demás y sus opiniones. Se educado. Gracias por tu opinión.